cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Personaje de ficcion
Suspense |
11.01.13
  • 4
  • 11
  • 15280
Sinopsis

Quienes somos o que somos

Abrí los ojos y me encontraba conduciendo mi coche en plena noche y lo más extraño de todo es que no recordaba nada.

Lo primero era intentar averiguar dónde me encontraba o hacia donde me dirigía, tras comprobar el GPS averigüe que me encontraba a medio camino de  la costa, ¿Cómo lo sabía?, hacia este recorrido cada fin de semana y lo tenía preestablecido en el navegador, pero en ese momento de incertidumbre unido a la oscuridad reinante por la caída de la noche me hizo imposible reconocer un recorrido tan conocido para mí.

Detrás de aquella curva venia la siguiente gasolinera y estación de servicio donde había tomado tantas veces café, unos segundos después pase por el lugar pero no conseguí ver ninguna luz, o indicación que me permitiera verificar mi afirmación.

Seguramente estará cerrado por obras y debido a la noche no me fije bien- me dije a mi mismo-, pero tras la siguiente subida si venia una de las localidades que solía atravesar en el trayecto, no sé por qué pero algo en mi interior me decía que algo no marchaba bien hay fuera.

Y no hay nada peor que tener razón en un momento así, pase por donde se suponía que debía de estar el pueblo, pero no había nada, solo una interminable carretera tan conocida para mí como desconcertante en estos momentos.

Acerque el coche al arcén y tras parar, puse las luces de avería mientras miraba con más atención el navegador y ¡no me había equivocado!, en aquellas coordenadas debería de estar el pueblo.

¿Qué está pasando?, ya llego por fin – me dije a mi mismo- ya me he vuelto loco, sabía que uno de estos días pasaría; siempre he tenido la capacidad de pensar en varias cosas a la vez mientras hacia otra diferente, en el trabajo, en mi vida diaria, nunca conseguía saber cómo parar aquella máquina infernal y por fin acabo pasando, la maquina se rompió.

Otra cosa que no había advertido hasta entonces, fue que tampoco había visto ningún vehículo desde que me di cuenta de que estaba conduciendo y esta era una de las carreteras de la provincia con más tráfico y más en fin de semana en dirección a la costa.

Eso debía de ser una confirmación a mi perdida de la razón, ¿Qué respuesta si no tenía a todo aquello?

Decidí meterme por uno de los caminos adyacentes a la carretera hasta el amanecer y esperar con un poco de suerte que todo esto fuese un mal sueño.

El sol me despertó de aquella pesadilla, la luz resultante me deslumbraba afectando a la forma en que veía las cosas, volví a cerrarlos esperando que esta luz cegadora me hiciese recobrar el juicio perdido durante la noche.

Volví a abrirlos para comprobar que mi locura había aumentado exponencialmente, me miraba las manos asombrado de lo que veía; todo y cuando digo todo es todo es como si estuviese pintado como en esos comics que todos hemos leído en nuestra infancia.

Definitivamente perdiste la razón, ahora vives en un mundo imaginario, seguramente estaré en algún psiquiátrico totalmente drogado mientras mi yo esta por aquí viviendo una vida irreal- me dio por pensar-.

Arranque mi coche de ficción para recorrer la carretera grisácea pensando que sería lo próximo que mi delirante mente me tendría reservado; mire el GPS de nuevo instintivamente y lo único que podía ver era que a escasos 2 kilómetros no había nada o al menos la pantalla así lo indicaba.

Apreté el acelerador al máximo en la certeza de que en mi mente nada malo podría ocurrirme hasta llegar en el punto en que mi coche se detuvo por sí mismo al llegar al final de mi camino; me baje y vi que delante mía se encontraba una pared traslucida que mantenía aquella viñeta atrapada en el tiempo.

Me había convertido en uno de los personajes de mis escritos, clausurado en aquella viñeta; justo al lado pude ver como otro yo continuaba con la historia alejándose en un coche idéntico al  que me había conducido hasta allí, otros muchos yo se encontraban en cada uno de los cubículos que completaban la historia en la que yo solo era una pequeña parte de aquel puzle que un día cree.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1155
  • 4.54
  • 186

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta