cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Perspectiva Isométrica
Varios |
03.10.10
  • 4
  • 5
  • 3029
Sinopsis

Dar las gracias a None por su contribución al "orto" del relato: me pasa por usar palabras de léxicos exóticos. Y ya respondo tu duda también: este texto nació de la inspiración de un par de grandes películas sudamericanas, "Martin H" y "Lugares comunes", las partes tontas del texto, son culpa mía jaja. Un abrazo a todos, y gracias de nuevo.

-Lo siento, te juro que calculé mal.
-No pasa nada, no es la primera vez que te pasa. Aunque la próxima tal vez te quite la cara de una bofetada.
-No seas así, cariño. Al fin y al cabo es algo natural- dijo Adán, encendiendo un pitillo.
-Natural sería mi orina sobre las verdes praderas del este. Natural es el reflejo del sol, en mis pupilas, difuminadas por el amor que profeso a la mañana. Natural es mi piel, pintada por tus dedos, en una única e irrepetible, caricia de amor. Natural es nuestra vida, pasándonos por encima. Tu semen, en mi cara, no es natural, hijo de puta, es una guarrada.- replicó Eva limpiándose cuidadosamente el rostro.
-Deberías dejar esas palabras tan feas, quedan muy mal en una señorita como tú. Venga, ven aquí, estás tiritando.
El tipo alargó ambas manos, y tomando de la cintura a la chica la atrajo hacia sí, dejándola en la cama, a su lado. Justo antes, de decir te quiero, la besó en el brazo y sonrió:
-Te quiero.
-Deberíamos dejar esto…- replicó ella.
-¿Por qué? ¿Por tu marido? Es un cabrón seco y arenoso, merece un disparo en el orto.
-A veces me amenaza con quitarme la vida, si me encontrase con otro hombre. Y con matar a ese hombre, claro. O sea que no sólo por la adoración que me profesas, sino por el amor propio hacia tu persona, que alimentas constantemente, deberíamos dejar de vernos.
-¿Y quién es…ese pendejo, para desincronizar nuestra armonía?- dijo él, posando su cabeza en el vientre de Eva.- A veces, parece creer ser Dios.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 44
  • 4.45
  • 391

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta