cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
Peter y Elena
Amor |
16.06.12
  • 4
  • 1
  • 1205
Sinopsis

Una forma sencilla de demostrar el dolor de un chico y el temor de decirle a la chica que le gusta que esta enamorado de ella, en donde se ve presente el dolor, el dolor que va mas haya del dolor físico el tortura miento psicológico.

Todo comienza una mañana oscura y fría, una chica de 16 años a las afuera de las puertas de su nuevo colegio, su nombre era Elena, un poco gruesa, de pelo largo y negro, de un color pálido,  muy nerviosa y poco ansiosa de esta nueva experiencia que esta por vivir, de carácter fuerte, segura de sí misma y no gusta expresar sus sentimientos ante todos.

Elena se dirigía a su sala, lucia bastante pérdida y aludida por tanto alborote de estudiantes, así que pide ayuda a un inspector del colegio para que la haga llegar a su sala de clases, el inspector parecía un viejo de estatura baja con un pelón detrás de la cabeza y algo estricto por lo que veía Elena. Elena llego a su sala le dio las gracias al inspector,  se ubicó en la parte izquierda de atrás de la sala, ella muy tímida al principio como cualquier estudiante nuevo que se incorpora a un establecimiento nuevo.

 De repente se le acerca una chica de su curso con mucha simpatía a darle la bienvenida a Elena, se pusieron a conversar, en la cual fue una conversación que ayudo mucho a Elena para  incorporarse, resulto ser bastante simpática la chica. Sonó el timbre y venían entrando el resto de las personas del curso. Elena los miraba y analizaba de pies a cabeza a cada uno de las personas que entraban, Elena se preocupaba más de ver a los chicos que entraban al salón de clases y no vio ninguno que le llamará la atención.

(Pero Elena no había notado que había un chico que se fijó en ella y era de su sala, su nombre era Peter llevaba en el colegio 7 años, era bastante conocidos por todos, se caracterizaba por ser una persona muy agradable, era bastante querido por todos en especial por su curso, era bastante coqueto y galán, a pesar de su timidez, de compostura más gruesa que Elena, de pelo negro y corto aun que lo que más lo caracterizaba era su asombrosa simpatía que la llevaba a  todos lados).

Peter se sentó  en la otra esquina de donde estaba Elena y un poco más adelante, la distancia entre ellos era de  seis metros en forma paralela. Peter no podía evitar y dejar de mirar a Elena, lo tenía hipnotizado, ella muy pendiente de la clase no se daba cuenta, nunca sintió ese instinto de que alguien la  estaba  mirando fijamente. El solo quería hablarle, a pesar del miedo que sentía.

Sonó  el timbre para el recreo,  Elena se quedó en la sala mirando a fuera de la ventana observando la cordillera y los levantes que tenía. Mientras tanto Peter se fue con sus amigos al patio. Sus amigos lo notaron un tanto distraído. Peter acudió a estar solo ese día y deambuló por todo el colegio, transitando y avanzando sin esperar nada y pensando en ella, apoyándose en cada pared con que se topaba, mirando el roció húmedo del patio y el moviendo giratorio de la regadera.

Llegando a su casa se encerró en su habitación y se puso a pensar que hubiera pasado si le hubiera hablado, se cuestionaba esa pregunta constantemente, mañana otro día, uno nuevo.

----- Tal vez solo sea un capricho mío.

Al día siguiente  Peter se encontraba de muy buen humor, saludando a todos con bastante ánimo, hasta que llego ella a la sala. Peter sentía como el corazón se le aceleraba, como las manos se ponían sudorosas, el solo buscaba evitarla. Se sentía una gran tención en el, así que se fue a sentar lo antes posible a su puesto, pero ahí iba de nuevo, nuevamente,  toda la hora de clases mirándola. Tocaron para el recreo, el trato de no pensar en ella y fue donde sus amigos.

---- Si no pienso en ella la podre pasar bien, es solamente un ardid lo que estoy sintiendo.

 Elena un poco más integrativa  al colegio, se fue con su nueva amiga al patio del colegio a conversar.

Ahí Peter se dio cuenta de que ella estaba a fuera y se puso muy nervioso y se puso a pensar que él está de verdad sintiendo algo por ella. A pesar de no conocerla…

Una noche en una fiesta del colegio  estaba Peter con sus amigos, pasándola muy bien. Peter muy preocupado de pasarlo bien no percato toda la gente que había, en cuando ve la melena de una mujer él pensó que era Elena, solo suponía, ella tenía un cabelló muy difícil de reconocer, era muy común. En cuando gira la cabeza y efectivamente era ella, el cómo es de costumbre los nervios lo consumían. Había mucha gente ebria a esas alturas de la noche y el ambiente se ponía conflictivo, tan así que en una de esas  un tipo mayor que Peter se le acerca a Elena y el intenta abusar de ella de una forma agresiva

---- Suéltame imbécil.

 Con manoteos hacia arriba. Peter sintió que la debía ayudar que era la oportunidad para demostrar que él estaba presente y demostrar valentía, el muy decidido iba a ir, pero llegan otros tipos y ayudan a Elena, era el dueño de la casa

---- No quiero problemas aquí, así que tú te vas de mi casa.

 Peter se sintió como un tonto, en vez de pensar tantas estupideces y nunca tuvo las agallas de ir ayudarla. Elena le da las gracias al tipo que la ayudo y con lágrimas en los ojos se va a su casa.

El Lunes, Peter llego muy temprano al colegio, no podía dejar de pensar de lo ocurrido el Sábado.

---- Que torpe fui, soy un tonto, tonto, tonto.

 Reiteradas veces,  en voz alta. Se hecho en la mesa mugrienta, llena de ralladuras de lápiz con el que el escribía, estuvo así unos cinco minutos, escuchando el viento que entraba por el vacío angosto de la ventana, con las luces apagadas. Ya era hora de que llegara el resto de sus compañeros a la sala de clases. Se sienten los pasos de la primera persona al entrar a la sala y enciende la luz. Peter no se molesta en mirar, solo escuchaba como se movía la silla para sentarse. Se sintió un tosido femenino, ahí Peter levanto la cabeza y miro, nunca pensó que iba ser  Elena. El sentía por dentro lo peor, no desear estar ahí, hecho la cabeza de nuevo a la mesa y se preguntaba si  esta podría ser la oportunidad, pero el muy miedoso se reusaba.

Elena se le acerca a él. Peter nunca pensó que ella se le acercaría, se puso colorado y los nervios lo mataban, le pregunto:

---- Tienes algún lápiz que me prestes 

 ---- Si, toma

---- Muchas Gracias.

Elena se fue a sentar. Peter no pudo enlazar más palabras con ella, así que sintió que ahora él debía hablarle, sintió una seguridad íntima y se paró y fue a hablar con ella. Conversaron un buen rato, hasta que empezara la clase. Hablaron sobre el conflicto que tuvo Elena el Sábado en la fiesta y Peter le dijo que el intento ayudarla. Y Peter  de una forma graciosa y atractiva le explico de por qué no le ayudo. Elena estaba bastante risueña. Peter se sintió muy bien de poder hacerla reír y de ya establecer una conversa con ella.

---- Que gracioso eres Peter

Con una gran sonrisa en la cara

---- Si, lo suelo ser

----- Jajajaja

Tocaron para la clase y Peter se despide de ella y le dice ---- te veo luego.

Elena aun con risas le responde

---- Desde Luego

( Así es como comienza esta gran amistad).

(13 Meses Después).

 

Todas las vacaciones pensando en ella, cada movimiento que hacia mi cuerpo, cada ruido, expresión, cada cual zumbido, era ella. A cada instante…

Peter se encontraba ansioso de que por fin iban a terminar las vacaciones y este infierno que vivió cada día. El intento de despejar la mente haciendo actividades días diferentes, pero era inevitable para el pensar en ella, habían días en las que llegaba a llorar de tan solo el hecho del por ella, de no estar con ella y no poder decirle nada… Ahí fue cuando Peter se prometió así mismo que mañana le dirá todo, le dirá todo lo que siente que la ama, y le gustaría hacerla feliz con él. -----Que mejor declarar mi amor a la mujer que amo el primer día de clases----. Con una sonrisa en la cara Peter se fue a dormir y a esperar el día siguiente.

 

Peter estaba en el colegio, comentando las vacaciones con sus compañeros y amigos, se le veía muy preocupado por que no veía señales de Elena. No aparecía y Peter se empezaba a poner exacerbado y ahí fue cuando llego, muy al límite, ya habían tocado el timbre. Los alumnos del colegio fueron  al patio del colegio para que el colegio les dé la bienvenida. Peter veía muy feliz a Elena y un aire que la tenía bellísima, a Peter eso le simpatizo bastante y la va a saludar y Elena le dice:

---- Hola Peter, como haz estado, tengo muchas cosas que contarte

---- Hola, yo igual, espero que hayas disfrutado tus vacaciones

---- Si lo pase muy bien, de las mejores

---- Yo igual lo pase genial (Lo cual no era verdad)

---- En el recreo hablamos

---- Por supuesto

Estaban en la sala de clases y ellos se sentaron en puesto similares a los del año pasado y hacían cosas parecías como solían hacer. Mirarse en clase a cada instante, sonriendo por cualquier estupidez y hacer muecas y sacarse la lengua como niños. Ahí Peter capto que no había cambiado nada de ella, seguía siendo tan hermosa y con ese carácter que hipnotizaba a él, a pesar que ellos tuvieron bastante peleas y conflictos, también tuvieron sus buenos momentos, que hasta llegaron a salir juntos varias veces y se divertían mucho entre ellos, y se ayudaban mutua mente, en especial Elena a Peter.

Ya tocaban para el recreo y lo primero que hizo Peter fue a buscar a Elena a su puesto y le dice: ---- Vamos para afuera, tengo que contarte algo. (Lo cual Peter tenía ya bastante reflexionado y decidido)----. Elena le responde.---- Yo igual, vamos a comprar algo para comer.

A Peter se le movía todo el cuerpo como ametralladora, se le llego hasta caer las galletas que estaba comiendo, Elena percato que estaba raro, le dice si está bien, el responde: ----- Si, todo está en orden.

Entonces Peter y Elena se paran en un rincón del colegio y Peter seguía impresionado de la felicidad que llevaba Elena, eso le daba confianza de poder decir lo que tenía que decir. Elena empieza a Sonreír y a reírse con una risa bastante quisquillosa. Peter le pregunta que le sucedía, ella responde con una felicidad tremenda lo siguiente: ---- Estoy en una relación.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta