cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Piel de Paja
Reales |
08.09.07
  • 4
  • 16
  • 2642
Sinopsis

Guolcer, qué figura tienes tan relevante en el paisaje. Con tu pelo dorado que te sale por debajo del sombrero. Los colores de tu atuendo son tan radiantes que se ven hasta en el cielo. Un amigo inovidable, siempre risueño, jamás con un mal gesto.
Los niños te adoran, siempre quieren jugar contigo, pues eres el amigo inagotable.
Para tí todos los seres somos iguales, por eso resultas tan entrañable, trabajador incansable las veinticuatro horas del día; tú, siempre tan dinámico al son de los vientos.
Con el levante tu danza es muy rítmica y a mí me hace alterarme; en cambio, con el poniente tu bailes es tan sensual, con esa aura tan apacible que me hace relajar.
Con el solano eres un zig zag que a mí me pone a vibrar. Cuando llega el ábrego tú te bañas sin cesar y, desde mi ventana, te veo llorar. Con estos dinamismos, no hay volador que a tu campiña se acerque.
Trabajador inalterable desde el alba hasta el ocaso, día tras día, pues no hay inclemencia que te afecte. Por imposición te han puesto a la interperie en este berengenal; mas te gusta que te mire la gente y, a tí, verles pasar. A veces pienso que sientes, mas no es real.
Eres el Rey de las laderas, todos te alojamos en nuestras mejores siembras; tú, siempre vigilante para que florezcan.
Querido Guolcer, ha llegado la ciencia y con ella la nueva era, esta que nos envenena lentamente; ya no es igual. Han destronado a mi Rey, el de las cosechas, el que tanto me distrajo antaño, mas sólo por recuento al marcar más la balanza, ascienden las ganacias.
La vida del ser humano carece de importancia, pues el parné es más sonante y eso es preocupante.
A él lo han destronado y a mí me están minando.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 19
  • 4.24
  • 616

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta