cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 138 - Un pillastre
Suspense |
29.06.19
  • 5
  • 2
  • 158
Sinopsis

Pietro pide fuego...

-¿No tendrá fuego, por favor, señor?-Pedí al vez que cogía el cigarrillo que me ofrecía tan amablemente.

-Parece que hoy es tu día de suerte, niño...-Respondió el hombre con ironía. Suponía que quería hacerse el gracioso. Sacó un mechero de plata de un bolsillo de su chaleco.

-Muchas gracias, señor.-Me puse el cigarrillo en mis labios mientras el hombre acercaba la llama del mechero. Aspiré para que se encendiera a la primera. Intenté evitar toser, pero no lo conseguí.

-Ya veo que no llevas mucho tiempo fumando...-Comentó el hombre sonriendo divertido con mis inútiles esfuerzos por disimular.

-La verdad es que no mucho...-Reconocí la realidad. Ese era uno de los vicios que aún no dominaba, pero quería imitar a los mayores. Pese que mi padre no lo hubiera permitido.

-¿Cómo te llamas, chico?-Preguntó el hombre.

-Pietro, señor...-Contesté intrigado por su interés.

-No te había visto antes por el barrio.

-He llegado hoy para ayudar al Padre Tomás en la Iglesia del Último Día.-Dije de un tirón arrepintiéndome después de hablar.

-Ese cura siempre busca la ayuda de los demás a cambio de nada... Se cree que por llevar la sotana negra su alma se salvará...-El hombre parecía tener cuentas pendientes con el Padre Tomás por su forma de criticarlo.

-No lo sabía, señor...-Ya conocía el pecado del cura.

-Puedes llamarme Andrés, aunque los que me conocen me llaman por mi mote, el Relojero.-Respondió guiñándome el ojo.

-¿Por tu trabajo, Andrés?-No estaba seguro.

-¿Mi trabajo? No, niño. Me dedico a birlar los relojes de los incautos que visitan la Gran Ciudad...-Se rió al confesar su auténtica profesión. Se acercó tanto para decírmelo a la oreja que pude notar su aliento a vino barato. La botella iba por la mitad.

-¿Por qué me lo cuenta?-Yo era un desconocido.

-Por qué yo fui cómo tú de joven... Un pillastre sin techo al que obligaron a ayudar al cura de la maldita iglesia...

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 390
  • 4.57
  • 216

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta