cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 147 - Maldito Ángel
Suspense |
09.08.19
  • 5
  • 0
  • 301
Sinopsis

Pietro lamenta tener que respirar el polvo de la iglesia...

La fe era algo que había perdido por culpa de los mayores egoístas. Cada uno de los que se cruzaron en mi camino sólo buscaba utilizarme o aprovecharse de mi, un inocente joven imberbe que intentaba sobrevivir en la Gran Ciudad.

Seguí desayunando con tranquilidad mientras el cura me miraba preocupado. Lo veía en su rostro serio. No parecía gustarle mi actitud. Yo estaba allí obligado por el Juez Wilson y haría lo menos posible...

-Aquí tienes para quitar el polvo de los bancos...-El Padre Tomás me entregó un envejecido plumero, con el mango despintado, al que le faltaban plumas y un recogedor.

-Está bien, padre.-Los cogí con desgana. Ya tosí bastante ayer barriendo el suelo de la iglesia. Me esperaba otro día de trabajo desagradable levantando el polvo gris.

-Muchas gracias por tu ayuda, hijo mío.-El Padre Tomás sonrió al dármelos. Por fin tenía alguien que cargaba con las pesadas tareas de su iglesia.

-¿Qué hará usted, padre?-Pregunté con malicia.

-Yo debo preparar mi alma para oficiar la misa del mediodía, hijo mío... Me retiro a rezar...-Respondió el cura sin dejar de sonreír.

Dicho y hecho. El Padre Tomás se encerró en su habitación dejándome solo en la cocina. Casi no lo creía sí no lo hubiera visto.

-Otro mayor que se aprovecha de mí...-Mascullé entre dientes mientras cogía el plumero y el recogedor. Pensaba hacer el trabajo sin esforzarme mucho. Que pareciesen limpios de lejos.

Pasé el plumero al primer banco intentando no levantar polvo pero no lo conseguí. El maldito polvo gris comenzó a crear una nube gris que me hizo toser. Ya estábamos otra vez.

Y el maldito cura metido en su dormitorio rezando a un dios que perdonase sus pecados de jugador.

Yo tenía a quién echar la culpa de mi mala suerte.

-Maldito Ángel...

Sí no hubiera sido tan estúpido de llevarlo al hospital no me vería obligado a ayudar al Padre Tomás....

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta