cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 148 - La colecta
Suspense |
12.08.19
  • 5
  • 0
  • 202
Sinopsis

Pietro ayuda al Padre Tomás...

-Veo que te has dado prisa en acabar la tarea que te encomendé, Pietro...-Opinó el cura abandonando la habitación dos horas después. Su alma debía estar preparada...

-Sí, Padre.-Estaba harto de barrer la dichosa iglesia.

-Me ayudarás a oficiar la misa.-Dijo el Padre Tomás que se había puesto una túnica blanca sobre su sotana negra.

-Lo que diga, Padre.-Tampoco podía elegir.

-Ya casi es la hora.-El cura miró su reloj de muñeca.-Tienes que tirar de aquella cuerda gruesa que cuelga de la pared.-Me señaló un rincón de la iglesia justo detrás del altar.

-Sí, padre.-Me acerqué al sitio e intenté tirar de la cuerda.

-Con más ganas, hijo mío... Hemos de llamar a los fieles...

El cura no me avisó de lo que sucedería. De repente, oí el tañido de una campana metálica sobre mi cabeza. Casi me asustó.

-Tira varias veces.-Pidió el cura sin moverse el altar.

Era fácil decirlo. Tuve que emplear todo mi peso juvenil.

-Ya es suficiente... Siéntate en silencio.-Ordenó el cura.

Los fieles acudieron a la llamada a misa al cabo de unos minutos. Apenas vinieron algunas mujeres ancianas y un marido acompañando a su santa esposa. Se le notaba contrariado.

-Bienvenidos, hijos míos, a la Casa del Señor...-Empezó el Padre Tomás el oficio religioso sin esperar más público. Daba la impresión que no vendría más gente.

-Amén...-Respondieron todas las mujeres a la vez. El marido permaneció en silencio, sin abrir la boca, pese al codazo de su santa.

El Padre Tomás ofició la misa sin improvisar. No salió de su sermón habitual. Todos éramos pecadores, menos él, e iríamos al infierno si no salvábamos nuestras almas...

Las ancianas le miraban acongojadas.

-Dios ama a los feligreses generosos con su Iglesia... Ir en paz con Él...-Dijo acabando la misa.

Los fieles abandonaron la iglesia echando algunas monedas en el cepillo de la entrada. Nos quedamos solos.

-Veamos la colecta...-El cura sacó la llave, que colgaba de su cuello, y abrió la puerta del cepillo. Contó las escasas monedas.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta