cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 160 - La última palabra
Suspense |
09.09.19
  • 5
  • 0
  • 45
Sinopsis

Pietro encuentra a Ángel...

-¿Sí yo fuera Ángel dónde iría?-Me pregunté en voz alta mientras caminábamos por la desierta y oscura Plaza del Pie. La respuesta llamó mi atención en forma de letrero luminoso.

-Vamos al Bar del Tuerto...-Dije a Tobías convencido que allí encontraríamos al perdido Ángel. Era nuestro lugar favorito en el Barrio Sur. El dueño no hacía preguntas tontas sobre la edad que teníamos. Nos servía la cerveza fría después de pagarle. No se fiaba de nadie, el espabilado tuerto.

-Lo que tú digas, Pietro.-Respondió Tobías siguiéndome.

Atravesamos la Plaza del Pie yendo hacía el letrero cuya luz parpadeante amenazaba con apagarse a cada instante. Bar Cíclope ponía en letras negras. No sabía que significaba.

Estábamos llegando a la entrada cuando creí ver a Ángel, a través de uno de los ventanales, dentro del bar. Me fijé que hablaba por teléfono pese a que casi nos daba la espalda. Parecía muy atento a lo que sucedía a su alrededor.

No estoy seguro si nos vio venir, pero acabó la conversación antes que entrásemos en el bar del tuerto. Colgó el teléfono y se bebió de un trago el botellín de cerveza.

-¿A quién llamabas, Ángel?-Le pregunté sin rodeos.

-Hola, Pietro. No te había visto llegar...-Dijo Ángel vacilando cómo si estuviera incómodo. Quizás buscaba la respuesta en su cerebro maltratado por el alcohol.

-¿A quién?-Repetí insistiendo. No me fiaba de él.

-Le prometí a mi madre que la llamaría cada noche para que supiera cómo me encontraba...-Ángel me miró con cara de vergüenza cómo si fuese una señal de debilidad. El tirano tenía una madre amorosa que se preocupaba por él.

-Te entiendo, Ángel. Yo también tengo una madre. Pero estábamos preocupados por qué te fuiste sin avisarnos...-Le regañé dando a entender quién mandaba.

-No volverá pasar, Pietro...-Prometió Ángel agachando la cabeza en señal de obediencia.

-Eso espero...-Dije diciendo la última palabra.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 408
  • 4.58
  • 151

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta