cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 176 - Estoy cansado
Suspense |
01.11.19
  • 4
  • 4
  • 2281
Sinopsis

Pietro se siente mal pero disimula...

El autobús tardaba en venir. Nos sentamos en el banco de la parada. Había refrescado y sentía frío. Más bien eran escalofríos que intentaba ignorar. No quería dar muestras de debilidad delante de Tobías. El efecto de la pastilla que me dio Guillermo se acababa.

-A ver si viene de una maldita vez...-Murmuré en voz alta sin darme cuenta. Notaba el cansancio del agotador día. No habíamos parado desde que salimos de la casa del padre de Tobías.

-El autobús nocturno no debería tardar en pasar...-Respondió Tobías mirando la hora en su reloj de pulsera.

Pero la calle continuaba vacía sólo iluminada con la luz amarillenta de las farolas. Apenas algunos coches circulaban ajenos a nuestros problemas. Debían volver a sus hogares a rendir cuentas.

-Espero que tengas razón.-Deseé mientras me secaba el sudor de la frente con la manga del chándal. Ahora tenía calor. Me quité el gorro de lana negra que cubría mi cabeza rasurada.

-Haces mala cara.-Tobías me miró con preocupación.

-Sólo estoy cansado.-Trataba de ocultar la verdadera causa.

Por fin, el maldito autobús apareció por el final de la calle. Vi sus faros blanquecinos. Respiré aliviado. La espera se había acabado y la conversación también.

El conductor detuvo el autobús en la parada chirriando los frenos. Abrió la puerta delantera y subimos los tres escalones.

-Dos billetes para la Barriada de la Colina...-Pidió Tobías lo cuál era muy irónico por qué el autobús no se atrevía a recorrer la barriada sino que se quedaba en la frontera.

Recorrimos el pasillo hasta el final. Nos tuvimos que sentar en los últimos asientos libres. El autobús estaba lleno de personas honradas con aspecto cansado. Suponía que eran trabajadores que regresaban a sus casas después de otro duro día.

En cierta manera, yo compartía su sufrimiento. Nunca pensé que ser el jefe de la pandilla del Barrio Sur me llevase tanto esfuerzo y sacrificio...

-Sí quieres llegar a ser algo en la vida, debes luchar por ello con todas tus fuerzas...-Decía mi padre que Dios tenga a su lado.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... He publicado nueve libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta