cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 178 - Los débiles
Suspense |
07.11.19
  • 5
  • 0
  • 61
Sinopsis

Pietro no sabe qué le pasa...

El aire fresco de la noche golpeó mi cara sudorosa. No me importó. Necesitaba salir del agobiante autobús dónde me ahogaba.

-Dame un momento, por favor.-Pedí a Tobías para recuperar las fuerzas que me faltaban. Tampoco me encontraba tan mal, sólo un poco enfebrecido. Nada que no pudiera curar una noche de descanso bien merecido.

-Tómate el tiempo que te haga falta...-Dijo Tobías dispuesto a esperarme. Seguía mirándome con preocupación pero se callaba.

-La culpa debe ser de la asquerosa comida del Palacio Oriental... Me habrá sentado mal por qué tengo el estómago revuelto y con ganas de vomitar...-Me quejé recordando dónde comimos al mediodía. No podía ser otra cosa.

-Es posible, pero yo estoy bien... Creo que quizás sea otra la causa de tus males...-Tobías se atrevió a contradecirme.

-¿Cuál?-No estaba en condiciones de discutir.

-La tienes en tu mano vendada... La mordedura de la rata te está dando fiebre y todo lo demás...-Aseguró Tobías convencido.

-Creo que podías haber acertado...-Tuve que reconocerlo. El vendaje tenía un aspecto feo con su mancha de sangre reseca. Ahora entendía por qué me encontraba tan enfermo. No debía quejarme, yo puse la mano delante de la boca de la rata. Así escapé del Centro para Menores Delincuentes dónde estaba encerrado.

-¿Sigues queriendo ir a la casa de mi padre?-Preguntó Tobías dudando que fuera la mejor idea. Él me sugirió ir al hospital.

-Si, pero tendrás que ayudarme a subir la cuesta...-Le pedí.

-Claro que sí, Pietro...-Respondió cogiéndome por la cintura mientras que yo colocaba mi brazo izquierdo sobre sus hombros.

-Tú si eres un amigo de verdad...-Nunca podría devolverle los favores que me hacía desde que llegué solo a la Gran Ciudad.

-Los débiles debemos ayudarnos para sobrevivir...-Sentenció.

No contesté a su razonamiento tan acertado. Las escasas fuerzas que me quedaban las empleaba en mover mis pesadas piernas sin tropezar cada paso. Me sentía cómo un borracho.

La empinada cuesta no se acababa nunca...

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta