cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 200 - Doctor Cardoso
Suspense |
30.03.20
  • 5
  • 1
  • 224
Sinopsis

El doctor Cardoso se preocupa por Pietro...

El timbre de la puerta sonó de repente interrumpiendo nuestra conversación. Nos miramos extrañados. Apenas serían las once de la noche en mi reloj de pulsera. Recordé que Guillermo avisó que llegaría tarde, pero él tenía llave.

-Voy a ver quién es...-Dijo Tobías levantándose de la mesa.

Yo me quedé sentado acabando el plato de sopa. Con tanta charla me había olvidado de él. Ahora no estaba tan caliente y pude acabarlo sin quemarme la garganta.

Tobías abrió la puerta de la entrada y vi al doctor Cardoso con su maletín negro. El buen doctor llegaba una hora antes.

-No le esperábamos tan pronto...-Reconoció Tobías dejándole entrar en el piso. Otro mayor que se interesaba por cuidar de Pietro, debía pensar por su forma de mirar al doctor.

-Tenía muy poco trabajo en la consulta del Dispensario de Beneficencia y decidí venir antes para examinar al enfermo con más tiempo...-Aclaró el doctor Cardoso muy interesado en Pietro.

-Ya veo...-Replicó Tobías disgustado.

Tanta atención me preocupaba. Si ya tenía sospechas de sus verdaderas intenciones, ahora estaba con la mosca tras la oreja.

-Pero si está levantado y cenando.-Exclamó el doctor Cardoso al verme.-Veo que tienes mejor cara...

-Si usted lo dice, doctor.-Respondí dudando de su opinión.

-Los jóvenes sois fuertes y os recuperáis antes...-Aseguró.

En eso debía darle la razón, pero lo hacía por qué me jugaba mi futuro cómo jefe de la pandilla del Barrio Sur. No por ser joven.

-Vamos a tu habitación para ponerte la inyección.-Me ordenó el doctor que parecía desear quedarse a solas conmigo.

Obedecí por qué seguía estando enfermo y necesitaba sus inyecciones para vencer a la maldita fiebre de la rata.

-Bájate los pantalones y túmbate en la cama boca abajo.-Me volvió a ordenar. Sacó una jeringuilla de su maletín y la llenó de un líquido blancuzco.

No tuve más remedio que obedecer y dejar que palpase mi culo blanco buscando el mejor sitio dónde pincharme...

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta