cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 99 - Nuestra palabra
Suspense |
02.03.19
  • 5
  • 2
  • 154
Sinopsis

Pietro se siente acosado por el policía preguntón...

-¿Tengo que volver a pedírtelo?-Me preguntó el obeso policía.

-No, señor agente.-Me rendí y saqué las manos de mis bolsillos. Le enseñé las palmas de las manos abiertas. Era lo que quería entender.

-Dales la vuelta.-Ordenó el policía no satisfecho.

-¿Cómo dice?-No quería que viera mis enrojecidos nudillos.

-Extiende los brazos hacia mí.-Ordenó el policía.

No tuve más opción que obedecer. Estiré los brazos delante suyo. Cuando me quise dar cuenta me había cogido las manos y las giró dejando a la vista mis nudillos enrojecidos por culpa de la dura cabeza de Ángel.

-Explícame cómo te has hecho esto...-El policía me acosaba.

-Al ayudar a Ángel...-Respondí con vaguedad.

-Parece que me has tomado por estúpido, muchacho.-Me acusó de intentar tomarle el escaso pelo que le quedaba. El policía lucía una calvicie mal disimulada por cuatro cabellos largos que le cruzaban su cabeza de oreja a oreja.

-No, señor agente.-Repetí poniendo mi mejor cara de niño inocente. Este policía no era tan crédulo cómo los demás mayores y debía esforzarme más.

-Lo que creo es que le diste una paliza a vuestro “amigo” y, cómo se te fue de la mano, lo llevasteis al hospital asustados. Las manchas de sangre reseca en tu ropa te delatan, muchacho...-Me señaló el policía.

-Eso es no es verdad. Ángel se cayó por las escaleras.-Insistí intentando convencerle de la versión de la historia. Era nuestra palabra contra la del dormido Ángel que no sabíamos si despertaría de su sueño.

-Quedas detenido por agresión a este chico.-El policía me puso las esposas metálicas aprovechando un descuido mío. No me dio tiempo a retirar las manos.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 355
  • 4.55
  • 313

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta