cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - 26 - Cerrar los ojos
Suspense |
26.09.18
  • 5
  • 4
  • 2135
Sinopsis

Pietro duerme acompañado en la habitación...

-Me siento débil, enfermera...-Susurré con un hilo de voz. La fiebre que “sufría” me hacía respirar con dificultad. Apenas mantenía abiertos los ojos. Quería dormir toda la noche, pero perdería mi oportunidad.

-Tengo algo que te hará sentir mejor...-Prometió la enfermera Rosalinda saliendo de mi habitación. Regresó a los pocos minutos trayendo un vaso de plástico humeante. Se comportaba cómo una abuela protectora con sus nietos.

-Tómate este vaso de leche con esta pastilla para la fiebre...

-Muchas gracias...-Respondí intentando incorporándome para tomarlo. Me supo a gloria bendita. La pastilla la tragué por no llevarle la contraria.

-¿Cómo se encuentra el interno?-Preguntó el policía entrando en la habitación.

-Tiene 40 grados de fiebre, pero le he dado una pastilla..-Explicó Rosalinda.

-Parece que pasaremos la noche juntos, chico. La Central me ha ordenado vigilar a este interno del Centro esta noche. Hasta mañana no vendrán a hacerme el relevo.-El policía regordete no parecía muy contento por pasar una larga noche en vela.

-¿Eh?-Fue mi vaga respuesta poniendo cara de no oírle.

-No se esfuerce, agente. Este muchacho está muy enfermo y no se moverá de la cama...-Aseguró la enfermera Rosalinda hablando por mí.

-Le creo, pero debo cumplir las órdenes...-Respondió el policía mirándola.

-Está bien, pero yo también tengo obligaciones que cumplir...-Replicó la enfermera enfadada marchándose de la habitación.

Nos quedamos solos. El policía se sentó en un sillón cerca de mi cama. Tenía cara de cansancio. Veía cómo luchaba por no cerrar los ojos. Para acompañarle, cerré mis ojos y comencé a roncar profundamente. Sabía que no aguantaría mucho tiempo.

Tuve que esperar pacientemente, pero cuando oí roncar al policía regordete abrí los ojos de golpe. Había llegado mi oportunidad...

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... He publicado nueve libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta