cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Pietro - Sólo son negocios
Suspense |
08.10.18
  • 4
  • 2
  • 179
Sinopsis

Pietro recuerda los tiempos felices...

-¿Cuánto falta para llegar?-Pregunté a Max deseando bajar del camión por qué no soportaba más su charla. Me moría de cansancio. Llevaba demasiadas horas despierto y, sólo oír su voz me irritaba, dándome ganas de hacerlo callar de un golpe.

-Estamos entrando...-Dijo Max señalándome un letrero a pie de carretera que decía “Bienvenidos a Gran Ciudad dónde los sueños se hacen realidad”.

No pude evitar sonreír aunque la frase era una gran mentira. Yo conocía muy bien cómo trataba la Gran Ciudad a quién se atrevía a romper las normas. Te encerraba entre cuatro sucias paredes y tiraban la llave. Lo podía decir por experiencia propia.

No hacía tanto tiempo que vine de un pueblo de las afueras, rodeado de granjas y campos verdes, dónde vivía con mi santa madre y mi padre, que Dios nos arrebató un invierno helador, sacando adelante la pequeña granja familiar.

-Sólo son negocios, señora...-Aseguró el director de la oficina a mi madre sin mostrar ningún sentimiento de culpa pese a ponernos la soga al cuello. Debíamos ser para él otro deudor más que perdía su granja.

-¿No puede darme un aplazamiento?-Suplicó mi madre a punto de llorar.

-Le doy seis meses para que se ponga al día con los pagos...-Concedió el director sabiendo que los intereses nos ahogarían. Sólo era cuestión de tiempo.

-Muchas gracias, señor Director.-Respondió mi madre casi sin creérselo.

Busqué trabajo en la Gran Ciudad porqué debía ayudar a mi madre con la deuda del banco que amenazaba con quedarse con nuestra granja. Pero nadie quería dar trabajo a un menor de edad. Desesperado veía cómo pasaban los días.

Mis escasos ahorros se agotaban callejeando por la Gran Ciudad, sin que la suerte me sonriese, hasta que conocí a un chico llamado Tobías.

Él me enseñó el camino torcido.

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 312
  • 4.49
  • 375

Soy un currante de oficina, hago manuales de productos sin alma, pero es un trabajo que me da de comer, pago facturas y me permite vivir cada día pendiente de si el cielo caerá sobre mí... A parte de mi profesión, mi afición es escribir relatos donde dejar volar mi imaginación con tendencia a la ironía... Llevo publicados seis libros en Amazon. Saludos cordiales, Rafael Núñez Abad

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta