cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
PIJAMAS DE BEBE
Fantasía |
06.04.19
  • 5
  • 4
  • 171
Sinopsis

Diferentes etapas de la vida afloran en forma de prosopopeya.

PIJAMAS DE BEBE

      Que jodida es la vida de una pinza, llevo más de seis horas tirada en el suelo de la calle y nadie me presta atención. Aunque confieso que esta mañana me lo he pasado pipa al escaparme de las garras de mi dueña cuando colgaba la ropa; por primera vez, he sentido cosquillas en el estómago mientras bajaba volando a toda velocidad por la fachada del edificio. 

      Ha sido emocionante, sobre todo, cuando he chocado en el colgador del vecino y rebotado en la cornisa de al lado hasta venir a parar aquí. Pero ahora... me aburro como una ostra. ¡Viene alguien!

- ¡Eh, eh! chissss, chissss... ¡que estoy aquí!

      Nada, ni caso, otra señora que pasa de largo; para una vez que se me ocurre hacer algo diferente.

      Recuerdo que cuando llegué a esta casa era demasiado infantil y tenía ilusión por casi todo. Lo que más me gustaba, era sujetar baberos, patucos y pijamas de bebé; sobre todo, si estaban llenos de colores y dibujitos. ¡Que gozada!

      Es curioso, pero con el paso del tiempo comenzaron a llamarme más la atención otras cosas; calzoncillos, bragas, tangas y sujetadores acapararon mi entusiasmo. Ummm, una etapa muy interesante, sospecho que tuvo que ser un asunto hormonal, pero ahora, todo ha cambiado y se que el trabajo que hago es muy duro; ahí, todo el día aguantando el peso de las cosas de los demás. Y encima, el puto viento soplando con fuerza para ponérmelo más difícil, como si no tuviese ya suficientes problemas.

      Empieza a anochecer, a ser tarde, y sigo aquí,... tirada panza arriba. Han caído cuatro gotas y como soy de madera, encima empapada. Si al menos fuese de plástico, no tendría este frío que tengo ahora porque sería como llevar un chubasquero. Burrrr... uffff... burrrr... ¡que frío!, hasta el muelle se me está encogiendo.

- Sos... sos... sos...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 4.88
  • -

Escritor aficionado. Relatos y micros son mi preferencia. La fotografía también forma parte de mis inquietudes.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta