cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Plenilunio
Suspense |
23.05.19
  • 4
  • 7
  • 1586
Sinopsis

Desde siempre, las noches de Luna llena han sido escenarios abonados donde germinan las historias más singulares...


Bajo la Luna de mayo y armado con un enorme pico, arremetía con saña contra el recién estrenado pavimento que recubría la plaza del Ayuntamiento. Sus denodados esfuerzos resultaban baldíos. El hombre aullaba de rabia a medida que su ira y frustración crecían y se desbordaban.


Nuestro improvisado minero de medianoche había nacido con un defecto en las vértebras cervicales que le impedía enderezar el cuello y lo obligaba a caminar con la cabeza gacha mirando al suelo, siempre cabizbajo, sumiso a su pesar; o como un toro de lidia preparándose para embestir.


Ambrosio Carbajales conocía la piel de las calles de su pueblo mejor que la palmas de sus  manos. Cada decímetro cuadrado del firme, deteriorado y plagado de baches, le era más familiar que las yemas de sus pulgares.

Una vez al mes, justo cuando la Luna se hallaba en la fase de rotunda plenitud, nuestro hombre salía a caminar a partir de la medianoche y recorría las calles  buscando tesoros en el suelo. Armado con un completo equipo, localizaba fácilmente el codiciado botín.  Una vez delante de la reluciente fortuna, desplegaba sus estimados utensilios y muy lentamente, con la delicadeza de un amante devoto y la precisión de un experto neurocirujano, recogía el preciado bien y lo introducía en el recipiente, habilitado a tal efecto, para transportarlo y conservarlo en óptimas condiciones.

Y así durante años, todos los meses, cada 28 días, fiel al Ciclo Lunar, Ambrosio Carbajales rastreaba palmo a palmo las desiertas callejuelas recolectando, con supremo deleite y temblando de emoción, los más brillantes y majestuosos diamantes de la noche.

Tras varias incursiones fallidas, la experiencia le había enseñado que en las noches de Luna llena y habiendo llovido previamente, se daban las mejores condiciones para la obtención de la más nítida y sustanciosa recompensa.


Un infausto día, el Sr. Alcalde, en época de elecciones, tuvo a bien hacer caso del unánime clamor de conductores y peatones, y decidió que ya iba siendo hora de renovar el firme de las calles y tapar todos los baches.


Como tenía por costumbre, en el Plenilunio de mayo, Ambrosio Carbajales recorrió todas las calles arriba y abajo y contempló, horrorizado, como todos sus tesoros habían desaparecido, sepultados bajo una capa de asfalto de unos 15 centímetros de espesor, homogénea, uniforme y obscenamente nivelada.

Ciego de dolor y pena, permaneció largo tiempo con la cabeza gacha mirando al suelo, rumiando su desgracia; desesperado, lloró como el niño que, impotente y espantado, observa como su madre es tragada por la tierra, mientras él permanece inmóvil al borde del insondable precipicio.

Luego, se dejó caer de rodillas y golpeó y arañó el suelo con la furia de una bestia salvaje tratando de arrancar a zarpazos la negra mortaja de asfalto.

Finalmente, fue a buscar el pico, regresó a la plaza y comenzó a cavar. En los edificios de alrededor comenzaron a encenderse las luces y la gente salió a los balcones.


Ambrosio, física y mentalmente agotado, muy pronto asumió la inutilidad de sus titánicos esfuerzos y se dejó caer de espaldas.

Atónitos y admirados, los vecinos del lunático Indiana Jones asisten a la insólita y espeluznante escena: un hombre tirado cuan largo era, aferrando aún el pico de minero, que señalaba la Luna llena, rebosante en el cenit sobre su cabeza; y hablaba con ella y se reía con una risa horrible y malsana, un aullido demente sin el menor rastro de humanidad.


En el desván de su casa, la Guardia Civil descubrió varios bidones de vidrio, herméticamente sellados, conteniendo cantidades variables de agua con distintos grados de pureza. Los recipientes se encontraban alineados pulcramente en estanterías de metal que llegaban hasta el techo, y ordenados cronológicamente según la fecha que cada uno lucía, bien visible, escrita con rotulador rojo sobre cartulina blanca.

Investigaciones posteriores permitieron comprobar que cada una de las reseñas numéricas se correspondía con un día de Luna llena distanciándose, pues, 28 días entre sí, aunque a veces las fechas de la caza duplicaban y hasta triplicaban ese intervalo temporal. 
 En el centro de la espaciosa estancia y sobre una mesa de respetables dimensiones labrada en recio roble gallego, se disponían varias decenas de  frascos, aún sin etiquetar, así como un amplio surtido de enormes jeringas y un enjambre de esponjas de baño de las más diversas formas y tamaños.


Interrogado al respecto, Ambrosio Carbajales respondió con absoluta naturalidad, muy extrañado por las muecas de asombro y los comentarios de incredulidad que intercambiaron los agentes del orden ante el sorprendente hallazgo. Muy tranquilo y relajado, explicó que usaba las jeringuillas para extraer el tesoro sin quebrarlo ni deformarlo, y las esponjas de baño para absorber hasta la última gota de las fabulosas monedas de Luna llena.


—Su valor es incalculable, Sr. Comisario —apostilló Ambrosio, haciendo grandes aspavientos— no querrá usted que las deje tiradas por ahí.


Esa misma noche, tumbado boca arriba en la plaza, Ambrosio miraba la Luna con ojos hambrientos y codiciosos. Al fin, tras varios minutos de profunda reflexión, vio claro lo que tenía que hacer, supo con total y absoluta certeza qué estrategia debía ejecutar en vista de las nuevas y peculiares circunstancias. Se levantó con un portentoso brinco y corrió hacia su casa bramando berridos de júbilo.


Al día siguiente, comenzó a construir la escalera.

                                                                              

                                       

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • que buen relato, me gustó muchísimo , gracias por compartirlo y darme la posibilidad de disfrutarlo
    Hola, Mario. Me alegro de que te gustara el relato con el que gané el Tintero de Oro, un concurso literario en internet. En realidad, no tengo tantos relatos, porque los voy subiendo periódicamente para los nuevos lectores de la página. Te recomiendo que comiences con algunos de los más cortos: "Un día inolvidable", "El ´último viaje", "La maldición", "Amor de madre"....y luego, si quieres, abordar alguno más largo: " Un campesino sabio", "Su lado oscuro", " Los milagros de San Antonio", "Espantapájaros"....En fin, ya me contarás. Saludos cordiales, Mario.
    Muy buena historia. Veo que tienes cien publicaciones si me recomiendas alguna mejor. Te sigo leyendo
    Muy bueno. Un placer leer tus relatos. Un saludo
    Uy sorry Paco, quería poner 5 estrellas pero algo pasó. Me encantó, buen final y buen trabajo el que le espera! jaja. Felicitaciones. Un abrazo : )
    Qué bueno amigo Paco. No hay nada imposible, todo es dar el primer paso, y si al final no consigues tu objetivo, siempre está el plan b: disfruta del viaje .Un placer leerte...:)
    Cuanto extrañaba tu prolija prosa estimado Paco, me encanto
  • José Villamañe, maestro jubilado con mucho tiempo libre, acude al palacio de Valledor en Castropol respondiendo al reto lanzado por su compañero de la infancia, el millonario Juan Oliveras. Dispone de 777 minutos exactos para resolver 7 enigmas, encontrar 7 fotos y desenterrar el cofre con los 7 lingotes de oro, cuyo valor aproximado en el mercado es de 252.000 euros.

    El pueblo de Castropol, con el histórico palacio de Valledor como protagonista estelar, es el singular y pintoresco escenario donde dos antiguos compañeros de estudios en la Escuela Hogar de Castropol se encuentran 40 años más tarde para revivir la emocionante "Búsqueda del Tesoro" en la que compitieron a finales de los años 70. Los enigmas y acertijos se suceden sin respiro en una lucha trepidante y sin cuartel contra el ingenio del retador y el tiempo límite para superar la prueba. José Villamañe dispone de 777 minutos para resolver 7 endiablados enigmas y encontrar el cofre con 7 lingotes de oro.

    Porque en estas fechas, cualquier cosa puede suceder... FELIZ NAVIDAD A TODOS

    Mi nombre es John McKane y ésta es mi historia. En pleno uso de mis facultades mentales, paso a relatarles los inquietantes acontecimientos que me tocó vivir la última Noche de Difuntos, hace hoy exactamente un año.

    Ahora que ya pasó todo o, al menos, eso quiero creer, me dispongo a poner por escrito los singulares acontecimientos que me tocó vivir el pasado 27 de noviembre, hace hoy exactamente dos semana...

    Siempre es importante tener unos vecinos de confianza, especialmente en un lugar solitario, cuando no hay nadie más en varios kilómetros a la redonda...

    Tommy y su madre contemplaban a través del ventanal las hojas arrancadas por la fuerza del vendaval aterrizando sobre la superficie de la piscina...

    Grabados a fuego, con hierro candente. Así permanecerán en la memoria de los ciudadanos de este país, los extraordinarios acontecimientos que tuvieron lugar en aquella memorable jornada del 14 de octubre de 2018...

    Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero a veces esas mismas palabras pueden generar un auténtico vendaval....

    Era su primera jornada de caza...

  • 121
  • 4.55
  • 224

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín. Os invito a conocer mi blog: castroargul3.blogspot.com.es

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta