cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Poemas III
Poesía |
30.03.16
  • 4
  • 2
  • 1109
Sinopsis

Nuevos poemas, espero que les gusten

Poemas III

 

 

La verdad incierta

 

Eternidad caudalosa 
reposa en el crepúsculo  
y roza el tiempo nulo 
la noche se acerca misteriosa

Cuervos dormidos viven 
yo solo dejo que me cautiven 
“Nunca más” vociferan 
en el sótano espero por si mueren

Ermitaño que espera la condena 
capaz disfrutando la última cena 
sintiéndose incómodo en la tierra

Destellos sofocantes iluminan 
la verdad que ellos predominan 
y con ninguna llave se cierra

 

 

Apuesta mortal

 

Nubes de polvo flotaban 
mezclándose con el denso humo 
de tabaco fuerte y barato

La mano del mafioso golpeó 
dos veces la verde mesa, 
a su lado, flaco y débil, 
el asistente repitió la acción 
la ronda llegó a mí, el último 
amagué, moviendo milimétricamente la mano 
vi sus caras, y supe todo lo que necesitaba

Agarré poco más de la mitad de una pila de fichas 
las tiré como el burgués que da limosna al vagabundo 
el débil dudó, naturalmente asustado 
dejó sus cartas en el cementerio, lamentándose  
se adelantó de turno, pero nadie se enteró

La decisión final, por supuesto, era suya 
estábamos enfrentados, nuestros ojos apenas se cruzaban 
en parte por la espesa niebla endiablada

Después de un largo minuto, se dignó a cambiar de postura 
yo trataba de pensar en otra cosa, pero apenas podía 
el Jefe subió la apuesta, manejando la fichas con torpeza 
pero colocándolas donde importan

Pensé poner todo, pero me quedé inmóvil 
cada segundo que pasaba me ponía más confuso 
ya había invertido una gran cantidad de dinero  
aún así me quedaba una suma considerable 
tomé fuerza y confianza de algún lado 
y me lo jugué todo

Ya está, me dije, le pasé toda la presión 
él también se relajó, ya no tendría que actuar 
su misteriosa curita en el cuello y su ancha nariz 
expresaban mucha rabia contenida

Pasaba el tiempo y todo seguía igual 
pero todos disponíamos de tiempo, y mucho 
había tensión en el ambiente 
y sumado al humo, me costaba respirar 
tenía calor y traté que no se note 
pero una gota de sudor se desprendió de la piel 
cayó a una velocidad que no era acorde a la gravedad 
todos la observaron, menos él (por suerte o no)

Su pesada cara reposaba en sus manos 
finalmente se había decidido 
su mano derecha tocó las cartas 
me mantuve en el molde, no caería en su trampa 
sabía que mi situación era mejor, pero no me confié

Tiró sus cartas con una mueca de desprecio 
había triunfado en  la mejor mano de la noche 

Me gustaría decirles que era un farol, pero este no es el caso 
aún así me fui de la sesión con una gran cantidad de dinero 
y ganándole al temido Jefe 
no había sido muy astuto que digamos

 

 

Soy un cobarde

 

A veces lo niego pero 
soy un cobarde 
a veces soy valiente 
pero en el fondo 
soy un cobarde

Escribo poemas 
pero sin sentimientos 
miento y no lloro 
porque soy un cobarde

Soy un cobarde 
porque no le temo a nada 
y todo me es indiferente 
ya me conocen 
soy un cobarde

Vivo y no busco 
vivo y descubro 
lleno de una joven experiencia 
e instinto de supervivencia

Soy un cobarde, porque 
voy en la contra 
ayudo a los débiles 
pero no me ayudo a mí mismo

Soy feliz 
porque soy un cobarde 
penetro en las ondas  
dimensiones del universo 
viajo al vacío, y vuelvo 
sin un rasguño

Soy inmune y sabio 
pero cobarde 
también soy valiente 
porque no duermo 
y si duermo, duermo mucho

Casi sé cómo ser feliz 
pero no lo comunico 
porque no sé cómo

Pienso de día 
y aún más de noche 
me describo sin falencias 
Soy Un Cobarde 
como todos ustedes 
pero yo lo digo, 
y eso me hace aún más cobarde

Soy cobarde 
porque leo a Shakespeare  
y a Galeano, 
poetas rusos e italianos

Soy cobarde  
porque me preocupo por temas terrenales 
y comprendo la muerte  
y otros temas existenciales

Soy cobarde 
porque soy humano 
y rimo versos 
escritos a mano

Soy cobarde 
porque cumplo mis metas 
y otras no

Soy un cobarde 
porque no me doy 
por vencido, nunca

Soy un cobarde 
y ustedes ya lo saben 
pero no se preocupen 
a mí no me importa 
ya que corro más rápido que nadie

 

 

Ucrania al desnudo

 

Rumores extraños se pierden 
entre el humo de la pipa azul 
acostumbrados al gris del cielo 
el cosaco entre la multitud

El esaúl dicta severas órdenes  
que obedecen ciegamente 
incluso antes del próximo viernes 
el mendigo, alcohólico y creyente

Kvas y Knysh nadie puede ver 
Bolcheviques fuertes y frustrados 
todos tontos o quizá cegados 
quieren huir hacia Kiev

 

 

Noche en el bar

 

Mezcla de metáforas 
pasan por mi cabeza 
los codos en la mesa 
y la mano en la cerveza

Melodías de Jazz 
merodean con tristeza 
gotas de lluvias golpean 
las ventanas con pereza

Pasa la joven mesera 
y con mis piernas se enreda 
nos disculpamos con torpeza

Círculos de líquido  
se dibujan en la mesa 
y en mi alma turquesa

 

 

Nauseabundo

 

Teatros negros se pierden a lo lejos 
pobres criaturas deambulan pensativas 
tanto recorrer cementerios los alejó de la muerte 
invisibles desgracias les esperan al final del túnel

Poetas olvidados ríen a carcajadas 
les duele el pecho y el estómago, algunos vomitan 
vomitan indiferencia, otros incredulidad; pero ninguno pan 
se sientan a la orilla de un lago a esperar que algo ocurra

Mientras tanto fríos recuerdos flotan con la niebla 
son fríos y lejanos, y por si fuera poco grises 
grises como la niebla que no deja ver el camino

Algunos, quizá por aburrimiento, se sumergen al lago 
el agua también es gris, pero al menos refresca 
y muestra imágenes que nunca serán vistas 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 124
  • 4.58
  • 67

23 años. Me gusta leer, ver películas clásicas, escuchar música, los deportes, viajar, etc.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta