cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Poemas XLVII
Poesía |
12.09.19
  • 4
  • 1
  • 456
Sinopsis

Nuevos poemas, espero que les gusten

El relativo mayor de los miedos

 

¿Qué es el real miedo a la muerte?
Es miedo a morir, ser consciente que ya no estaremos
una verdad tan irrefutable
y que nos cansamos advertir

¿Qué será eso que nos infunda miedo?
Un instinto animal, una advertencia

Ver la cara reamente a la muerte,
es algo más psicológico que físico

Tengo que escribir algo, de lo contrario me asustaría,
algo desprolijo y desordenado, sin forma

Una tensión, un estrés desconocido, una falta de hábitos
quién sabe de lo que hablamos cuando hablamos de miedo

¿Es la muerte, realmente, lo que tanto nos aterra?
Lo que nos da ansiedad, sufrimos el escape del tiempo
y siempre es lo mismo, para todos
Somos tan humanos, que recaemos en los mismos temas
somos nostálgicos y predecibles,
y en el camino, improvisamos frases melódicas, versos, impresiones

Soy un humano, y me tengo que resignar, y aprender,
lo que ya pensaba que tenía aprendido

 

La escaza luz

 

Una gran interconexión
que se teje entre distintas dimensiones,
algo que gira
algo que se mueve

No existen dos objetos iguales
todo se ubica en distinta posición,
las grandes ideas que tuve se me olvidaron
y todo habla exactamente de lo mismo

Oigo en el éter interpretaciones contradictorias,
nada es real
la realidad no existe
la distancia entre lo ficticio y lo ontológico, es incierta

Leo consideraciones opuestas,
y llego a ese punto
en el que ya no sé lo que escribo
ese punto en el que me aburro
o me canso
o me fastidio

Es entonces cuando paro
porque evidentemente
ya no hay nada que exprimir

 

Crónica de una muerte ficticia

 

Será que algún día miré a la muerte a los ojos
se manifestó el miedo de morir todo junto
no había dioses, solo una tormenta que se acercaba
tan rápido como la muerte

Luego la lluvia azotó la arena y el pasto
y yo, moviéndome para no morir
manejé la ansiedad de la mejor forma que pude
y traté de no pensar

Ahora, ya pasada la tormenta, y el susto
pienso lo mismo que antes, el miedo se disipó de nuevo
en definitiva estoy igual de resignado que antes
no lo sé, no me puedo expresar con claridad

Ese día, que me creí los síntomas del miedo
Juego a un azar tramposo
me trabo en la misma palabra
y me contorsiono en la misma estrofa

Bajos fantasmas, y esquivos zigzagueantes de autos
llego en pata, y mojado, a la incertidumbre
al espontáneo aburrimiento,
hacía mucho que no tenía respuestas, y eso me deja perplejo

Todavía no saco conclusiones,
pero esa curiosidad extrema que me pertenece
fue calmada por la interesante droga de la penumbra de la muerte,
y ahora solo queda seguir viviendo
con alguna experiencia más
que se archiva en la memoria 

 

Final extranjera

 

Todo esto que veo
cada mañana, cada noche
son enfrentamientos eternos
ajenos y casi propios

Ninguna palabra se articula
simplemente sale lo primero
un desecho hostil
un desencanto pasajero

Y en vez de editar, de redimirme
soy un constante presente
que se interpone a los planes
y a las confrontaciones pasajeras

Leo a hombres que se creen inmortales
que saben que son inmortales,
lamento decepcionarles, pero yo no sé lo que soy
solo reproduzco lo ajeno

El silencio siempre conspira
con su neutralidad solemne,
ahora hay que esperar, como siempre
a que el destino se autoconstruya

 

El vigilante vigilado

 

Soy consciente que estoy vigilado
que mis palabras se escuchan
que mis letras se leen
que mis silencios se interpretan

Pero a quién le importa mis palabras
paso un filtro imaginario
y mi mensaje no llega a quien deseo
será entonces que todo es en vano

Soy consciente que los que me vigilan a veces se asustan
pero luego se dan cuenta que carezco de importancia
o eso es lo que quiero que piensen,
ya basta con mis locuras de guerra fría

Ahora que estos símbolos se escriben
no estoy parcialmente confundido, como siempre
mi pensamiento, a veces claro, se difumina
y es ahí, cuando mis señales se desconciertan
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 131
  • 4.59
  • 20

23 años. Me gusta leer, ver películas clásicas, escuchar música, los deportes, viajar, etc.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta