cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Por ella
Amor |
06.09.13
  • 4
  • 3
  • 1676
Sinopsis

Tengo una motivación y mi vida tiene sentido.

Son las dos, ya se me hace tarde. Miro al maestro y luego al reloj, tengo que irme cuanto antes. Suena el timbre y yo salgo corriendo para llegar a tiempo. Afortunadamente su escuela está cerca. Llego a formarme con docenas de papás ansiosos que me miran prejuiciosos. Reviso mi reloj de mano y observo que a penas abren la escuela. Empiezan a salir los niños y me concentro para ver a mi Jimena. 

Sale ella con sus dos colitas sujetadas con las cintas rojas que le compré. Su mochila de las Chicas Superpoderosas está algo sucia y pienso que más tarde tendré que lavarla. Se la regalé por su cumpleaños. Me busca con la mirada y me acerco a ella. Me saluda y me abraza. Sonriendo sus pecas resaltan en su rostro. Tomo su mochila y me la llevo yo, mientras ella me cuenta cómo le fue en la escuela. La escucho atenta, me divierte oírla hablar. Le compro una paleta y me pregunta por mi día. Le cuento de mis clases, que casi se me hacía tarde, y que había que lavar su mochila.

La vecina no nos habla. Varios compañeros de Jimena no le hablan, porque sus papás no se los permiten. Creen que yo soy una loca irresponsable e inmadura. Vivimos las dos solas en ese nuevo departamento que acabo de rentar. No tenemos muebles, sólo la cama y una vieja televisión que pude comprarle.

Al llegar a casa le sirvo su comida. Comemos las dos y después la ayudo a hacer su tarea. Le explico paciente. Me siento muy orgullosa de ella, pues me entiende a la primera. Es una niña muy lista y tiene mucha imaginación. La dejo ver las caricaturas mientras limpio la casa. Los miércoles son mis días libres y no me gusta que ella se canse limpiando. Lavo su mochila, plancho su uniforme y preparo su lunch. La observo desde lejos ver las caricaturas y se me oprime el pecho, al verla tan ajena a todo lo malo que pasa. Hago todo rápido y me siento con ella; son pocos los momentos en los que podemos estar juntas por las tardes.

La arropo y le cuento un cuento. Nos reímos juntas y ella se queda dormida. Yo hago mi tarea. Cuando ya acabo finalmente me acuesto a su lado. No puedo dormir pensando que mi Jimena necesita más ropa, pensando en cómo voy a pagar la renta.

Necesito otro trabajo, eso es un hecho. Puedo vender un par de cosas mías y con eso aliviarme un poco. Recuerdo el anillo de mi madre y me pregunto cuánto me darían por él. Me desespero pues no sé qué más puedo hacer para tener más dinero. En esos momentos es cuando se me va la voluntad y pienso en qué estoy haciendo con mi vida. La responsabilidad que tengo es demasiada, yo soy muy joven para tener tantas preocupaciones. Me dan ganas de renunciar a todo, de darme por vencida.

Entonces ella me abraza y se pega a mi pecho. Le beso la frente y la veo dormir. Todo vale la pena por ella. Mis esfuerzos valen la pena por mi Jimena. Los prejuicios y las malas personas pasan a segundo plano, todo está bien si ella está bien. La abrazo. Y cuando tengo a Jimena entre mis brazos sé que debo cuidarla, como a nuestros papás les hubiera gustado cuidarla. A mi Jimena, mi hermanita.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El relato es hermoso. Quizás ya hemos oído o leído historias como esta pero tu forma de narrarla es única y especial
    Ya me estaba encantando sin necesitar las dos últimas líneas. Pero al llegar a ellas, pfff, que sensación. Andaré hoy sensible. Enhorabuena.
    uno de los relatos más tiernos que he leido. Pero que lleva una crudeza interior que hace suponer la madurez del narrador frente a su dulce hermana, me ha encantado, creo que me ha tocado, ya que influye mucho la manera de ser contado y más, con una relación tan fuerte como la de los hermanos, me ha gustado, saludos.
  • Estaba tan indignada por el cadáver de la niña, que no pensé en el cadáver del perro que yo acababa de atropellar.

    Estaba despierta, a esa hora de la mañana, por algún motivo importante.

    El dinero no te puede dar tiempo.

  • 13
  • 4.58
  • 63

Blame it on my gypsy soul

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta