cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Por qué no amar a una bailarina
Amor |
19.03.17
  • 5
  • 1
  • 148
Sinopsis

¿Se puede amar a una bailarina de ballet? Obviamente sí. La cuestión aquí es: ¿es recomendable hacerlo? Porque una bailarina es un ser que ha logrado (o está en el proceso de) trascender los límites de la perfección apenas vislumbrada por los mortales.

El ballet en sí no pasa de ser una expresión artística como cualquier otra; sin embargo, tiene la distintiva característica de usar como medio de transmisión no al violín, ni al óleo, ni a una secuencia de imágenes, sino al humano mismo. Este arte no exalta las particularidades propias de un objeto, sino de un ser. Los músicos, pintores, cineastas, pasan a la posteridad gracias a los medios que utilizaron: los bailarines se usan a sí mismos para convertirse en leyendas.

Las practicantes de este arte no son solo bellas físicamente (aunque su esbelta figura, sus largas y firmes piernas y su hermoso rostro no es nunca desdeñado), sino que el aura que las recubre parece no provenir de este mundo. Todo lo que hacen (su mirada despectiva, su postura perfecta, su caminar alitvo a la vez que gracioso, su delicado y preciso movimiento de manos utilizado para realizar la tarea más mínima...todo confluye en un espacio cuántico inadmisible para aquellos que no vemos más que dos caras de la moneda.

Es por eso que, regresando a nuestra línea de pensamiento, es totalmente absurdo querer amar a una bailarina, porque en consecuencia, se esperará una reciprocidad integral de su parte, y ahí es donde la paradoja hace su aparición, ya que estos seres no están provistos de ninguna imperfección terrenal, ni siquiera de la cualidad (o la maldición) de notar la miseria de los demás. Su mundo ronda en torno a giros, levantamientos, escorzos físicamente imposibles, ropa entallada, zapatillas de punta achatada y música. No música para escuchar, sino música para ser representada con cada uno de sus movimientos. En medio de toda esta maraña perfectamente ordenada de dones celestiales, una bailarina no es capaz de voltear a ver al desdichado que ha quedado prendado de ella, y que la seguirá a todas partes, como un jinete que, al caer de su montura, se ha quedado atado del pie a la correa, sin que el caballo lo note.

Por eso les llamo hoy, a dejar de lado cualquier potencial pasión que puedan sentir por una bailarina, porque al subirse a ese tren de lenta agonía, no pueden volver a bajar más que después de haber muerto. Y a los que ya están en el tren, les digo que no hay esperanza de cura, solo paliativos, sedantes en forma de alcohol, violencia, depresión o literatura barata.

Creo que escogí el menos nocivo de los cuatro. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Estudiante y lector empedernido

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta