cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
POR QUÉ NO CREO EN DIOS
Reflexiones |
13.06.06
  • 3
  • 10
  • 1517
Sinopsis

No creo en Dios porque sé que Maradona no es Dios, y podría serlo, como podría serlo una piedra o un orgasmo o una mancha en la pared o cualquier cosa que el hombre quiera que sea para explicar lo que no sabe, lo que no ve, su ignorancia. Porque he visto el abrazo que mata en su nombre.

No creo en Dios porque cada vez que lo busco veo el sufrimiento, el dogmatismo, la utilización de la fe en beneficio propio, la mentira, el engaño, siglos de expolio y de muerte y tengo que cerrar los ojos para poder contemplar la belleza de las formas de las nubes, el crepúsculo, la furia del azul del mar como caballos blancos cabalgando sobre las piedras olvidando la sonrisa de un niño con sida en el tercer mundo porque la iglesia lucha contra la utilización de preservativos dejando que la muerte se esparza bajo la sombra de una cruz y una sotana.

No creo en Dios porque el mal y el bien es fruto del hombre, de sus creencias, en dioses y diosas y demonios e infiernos, de sus anhelos, de su orgullo y de su envidia en busca de una vida eterna mientras dejamos que la vida se pase agachando la cabeza.

No creo en Dios porque sé que nuestra existencia entre millones y millones de posibilidades es una suceso estadístico que ha evolucionado hasta un ser que se pregunta a sí mismo quién es y adónde va y no tiene ni la más remota idea, por lo que necesita inventarse dioses y religiones y hadas, magos y hechiceras para encontrar las respuesta a sus preguntas. Un mechero en su tenebrosa oscuridad.

No creo en Dios porque no sé lo que había antes del big- ban, pero sé que cuando el Sol se convierta en una supernova y absorba al sistema solar millones de años después de que la vida en nuestro planeta haya desaparecido no va a venir nadie a resucitarme.

No creo en Dios porque no he visto una sola evidencia de que exista, y sí muchas de que es una invención. Antes del dios Judio, reinó el dios Sol, y mitra, y los dioses del olimpo y dioses y dioses y dioses y dioses mientras en la noche el hombre intentaba encender fuego.

No creo en Dios porque veo a muchos arrastrándose por la vida apoyados en báculos de fe esperando que en otra vida todo sea mejor, todo tenga un sentido, y mientras tanto sea una razón para seguir viviendo.

Pero después de todo somos libres para creer o dejar de creer, para crear dioses y matarlos.
Dicen que nos dio libre albedrío, y si se quiere perseguimos a quien nos contradiga. Somos libres…..





Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No creo en Dios, pero creo en mí. No creo en milagros, sino en lo que hacen mis manos. No creo en reglas y dogmas que puedan permanecer intactos miles de años, pero creo firmemente en las ideas claras y sencillas que circulan hoy por mi cabeza, y ellas me dicen que siga mi instinto, mi cabeza o mi corazón. Que crea en lo evidente, en lo que mi certeza aplastante me empuja a creer, lo que sé que verdaderamente es importante. Bien escrito, bien argumentado. Hasta la próxima.
    Es bueno tu relato, el escrito por lo menos. Pero no comparto tu opinión ni tu forma de pensar excepto por un sólo punto. Dios nos dio libre albedrío y por ello puedes pensar que Dios no existe, no hay ningún problema, pero creo que deberías proponer entonces en algún otro escrito en que crees entonces. Ya que tiene que haber un principio aun si todo fuese un sueño alguien o algo creo los colores con vives este sueño, tus sentimientos y ese mismo pensamiento de que no crees en Dios.
    ¿Por qué buscas a Dios en hechos? LA naturaleza tiene sus reglas, y todos estamos sujetas a ellas. Si no todo sería caos. Dios no está en un simple trono sentado riéndose de su creación. Dios está en el niño que sonrie. Eln el niño que tiene esperanza, en el que no lo tiene, en lo malo, en lo bueno, en todo. La creación surgió de Él mismo, luego todo formamos parte de Él: él puso las reglas y nosotros las usamos. No va a venir a darnos una palmadita en la espalda, ni a ayudar al niño que sufre. Para eso estamos nosotros. ¿Por qué es más fácil cuando algo nos sale mal echarle la culpa de todos nuestros males a Él? Pues porque para nosotros nos es más fácil. Vemos a Dios como una figura, y eso es lo que creo que es. Pero una figura muy simple que podríamos resumir en amor. El amor de una mariposa que se posa en la flor, en la del río que llega al mar, en el del león que mata a la hiena (si no fuera por ella se moriría de hambre, y la hiena, por su parte querría que no estuviera, pero sin ello no habría existencia). Dios está en esas reglas. Nosotros tenemos que saber jugar debidamente en el juego de la vida. Es también lo que dicen los ecologistas. Esto es una opinión personal, no una secta, jeje
    Pues si!, muy buena explicación.
    Una buena tanda de reflexiones en torno a la no existencia de Dios, bien escritas y explicadas.
    Es un tema sobre el que siempre quise escribir y nunca me atreví.Comparto su opinión.El relato es directo .Felicidades.
    te podría explicar mil maneras diferentes de explicar la existencia de dios, incluso científicamente, terecomiendo el fin de la eternidad de I.Asimov, es ciencia ficción pero puede ser muy real.
  • Críptico pensamiento sobre crítica, vida y amor

    Humor negro en una cena improvisada con el casero de tu apartamento

inhalar y exhalar plácidamente el aire que respiro

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta