cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Primer Contacto
Ciencia Ficción |
02.05.20
  • 5
  • 2
  • 236
Sinopsis

El día más importante de la vida de todos los que sobrevivimos. Los primeros minutos del primer contacto con una civilización extraterrestre.

Desde pequeño he sido un gran fan de la ciencia ficción en todas sus modalidades. Comics, libros, series, películas... Me daba igual la calidad, solo me interesaba verlo o leerlo todo.

Durante muchos años soñé con algún día leer en las noticias el titular “Primer Contacto” y vivir en un mundo en el que hemos establecido relaciones con otras civilizaciones alienígenas. 

Cuando por fin sucedió, todo se desmoronó. Nos inundó un terror desconocido hasta entonces que nos volvió medio locos. Tardamos varias generaciones en comenzar a recuperarnos, aunque las secuelas las seguimos arrastrando hasta ahora.

Todos los que sobrevivimos recordamos los primeros minutos del primer contacto con nitidez. Desde lo que estábamos haciendo en ese momento, el clima, la ropa que llevábamos, algunos incluso recordamos olores.

 

Imagínate una tarde de primavera en una pequeña ciudad de la costa. Un día soleado y cálido, casi demasiado para la fecha. Al ser fin de semana apenas se oían ruidos en la calle más que unos perros ladrando y alguna que otra moto. 

Yo estaba tumbado en el sofá ojeando una revista de cine mientras un programa de cocina sonaba de fondo en la televisión. 

Al poco tiempo me di cuenta de que una voz nerviosa estaba hablando de manera entrecortada. Miré hacia la televisión y en lugar de mi programa de cocina se veía a una mujer en un estudio de televisión. Detrás de ella una gran pantalla mostraba un objeto que no lograba identificar en un fondo azul claro. Tardé en entender lo que pasaba. 

Fueron las letras que se desplazaban debajo de la reportera lo que me sacó de mi ignorancia. “Objeto no identificado aparece en el cielo.” No me lo podía creer…

Me levanté en una fracción de segundo, la sangre me subió a la cabeza y casi me tengo que sentar de nuevo.

Un momento después la sorpresa dejó paso a la decepción y al enfado. Era un anuncio de alguna serie nueva de ciencia ficción. Tenía que serlo. No podía ser cierto.

Pero algo no encajaba. Eran los gritos y voces provenientes de fuera. Miré por la ventana y algunos vecinos del edificio de enfrente estaban desde sus balcones mirando hacia el cielo a un punto detrás de mi. Algunos se echaban las manos a la cabeza, otros gritaban agitados y los había que parecían estar llorando en silencio. Me lancé hacia el balcón como un rayo, pero lo que fuese que estaba causando tanta conmoción se situaba fuera de mi ángulo de visión.

Lo siguiente que recuerdo es que mi cuerpo se puso en modo automático y salí corriendo de casa como si me persiguiese un perro rabioso. Estaba descalzo. Cogí mi cámara, que siempre estaba en la mesilla del recibidor. 

Esperar al ascensor no era una opción, así que me lancé por las escaleras bajando los escalones de tres en tres. Los últimos pisos ya ni me molestaba, bajaba los primeros tres escalones y el resto de un salto, como si estuviese poseído. Mi reloj me avisaba con una desesperada vibración de que mis pulsaciones se habían disparado.

Salí a la calle y giré el edificio hacia la playa tan rápido como me permitía mi cuerpo. 

Y allí estaba...

Al principio no distinguía más que una mancha oscura que ocupaba como un tercio del firmamento por encima del mar. Pero una potente luz me cegaba e impedía distinguir bien lo que estaba delante mío.

Puse mi mano derecha encima de mis ojos a forma de visera para protegerme de la luz. Entonces pude discernir lo que era una estructura oscura, angulosa y alargada en medio del firmamento. La luz era un pequeño pero potentísimo foco situado por delante de aquella supuesta nave.

Y en aquel momento lo entendí…

Mi cuerpo lo entendió también. Me sentí enfermo, la sangre abandonó mi cabeza y el terror me revolvió las tripas y me aflojó las piernas. Caí al suelo sin fuerzas, sin esperanza y temblando.

La luz que me cegaba no era un foco de la nave.

¡Era el Sol!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ciertamente aterrador... muy buena descripción, saludos...
    ¡Vaya por Dios! Lo que llega a hacer la sugestión. Pero estas cosas pasan. Se ha idealizado mucho el contacto con extraterrestres, pero la verdad es que si ésto se llegase a dar de una forma explícita, no sería tan fácil de asimilar porque nos las tendríamos que ve con unos seres con una manera de ser completamente diferente a la nuestra. Hay que tener en cuenta la superación de la distancia de tiempoespacio que ellos han dominado, y nosotros no. Es posible que nos tuvieran por seres inferiores y que nos colonizasen. Me ha gustado este relato.
  • El día más importante de la vida de todos los que sobrevivimos. Los primeros minutos del primer contacto con una civilización extraterrestre.

    El legendario guerrero Cyrus de Guardia del legendario videojuego Chrono Trigger ha aparecido en un lugar desconocido tras un ataque mágico durante una batalla. ¿Qué es este nuevo lugar del que nunca ha oído hablar y de dónde vienen sus habitante tan similares a nosotros pero que esconden un sorprendente secreto?

    Las últimas horas en Hong Kong de un fugitivo en una situación límite.

    En medio de una salvaje rutina surge algo inesperado que da un giro a la vida del protagonista.

    En parte este relato es un poco la continuación de Detención en Varanasi. Aquí narro un poco el viaje para llegar a Nepal.

    Lorelei ha alcanzado un rango respetable en la jerarquía militar de una de las mastodónticas ciudades móviles que navegan la Tierra. Su trabajo consiste en mantener las cosas en orden en tan complejas sociedades que intentan imitar aquellas tan antiguas de los antepasados.

    Prisionero en una comisaría en Varanasi, India.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta