cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Princeton Review
Amor |
28.05.09
  • 5
  • 2
  • 1111
Sinopsis

breve historia de amor.. otra vez.

Princeton review
      Era otoño. Las hojas, ántes en los árboles, crujían bajo las suelas de los niños. El viento te rodeaba suave. Si te fijas, tu retina registra mil colores cada día, y apenas recordamos algunos de ellos. Como las ideas. Estamos rodeados de ideas, pero nuestra mente funciona con una o dos, a lo sumo un puñado Y así toda una vida. Somos una pequeña selección del mundo que nos rodea.
      Me voy por las ramas porque estoy harto del tronco. Siempre dijeron que me distraía con una mosca. Pero las moscas también se distráen conmigo.
      Acabo de salir de casa de mi novia, y me encuentro dividido. Me encuentro renovadamente triste. Es como si mis brazos pesaran, pero el paso fuera ligero. Una extraña mezcla, como el aceite y el agua, recorría mis venas. Estoy frío y cálido a la vez... Os cuento.
      Nos conocimos hace un año. Yo andaba vagando por la vida a la deriva, y atraqué en su puerto. Ella brillaba a través de todos mis pensamientos, y la seguí los pasos. Comencé a caminar detras suya, ajustando cada pisada mía a una huella suya. Ésto no lo hice queriendo, sencillamente era algo espontáneo, pero me daba cuenta de que ella tiraba de mi.
      Yo era una persona muy racional. Ella era muy creativa.
      Se pintaba la cara con maquillaje verde y morado, a veces dorado. Había abundante sombra tras la claridad de sus ojos, y éstos estaban perfilados como un dibujo. Ella entera estaba perfilada. En realidad... Era perfecta.
      Bajo su ojo derecho, un poco hacia el lateral, solía pintarse tres puntos con lapiz de ojos. Eso le daba un aire exótico. El peinado variaba, de rizos a liso, de cola a moño, de marron a rosa o a naranja.
      Ropa tenía de todas clases. De deporte. Elegante. Clásica. Ochentera. Alternativa, o gótica. También ropa normal. Era un agujero negro donde confluían muchos estilos. Eso hacía de ella una persona muy divergente, muy interesante.
      Encendía mi llama con facilidad. Yo estaba lleno de gas, y ella era la chispa que a mi me faltaba. Juntos hicimos muchas cosas.
      Nos conocimos en la calle. Nos cruzamos en el centro de la ciudad, y nos miramos. No había mucha gente en ese momento. Yo me dí la vuelta, esperando que ella se la diera también, pero no lo hizo. Entonces me quedé quieto. Pensativo. Algo tiró de mí, y decidí seguirla. Era algo descarado, pero actuaba por impulso, no podía frenarme.
      Ella aceleró el paso, y yo también. La seguía a su ritmo. Hasta que hechó a correr, y yo detras suya. Y derrepente, se paró. Yo me paré a su lado, ella sonreía.
      -Hola.
      -Hola.
      -Qué absurdo, ¿eh?
      -Si.. ¿Como te llamas?
      Y ahí empezó todo. Así es como empezó, yo corriendo detras de ella y ella parándose, y así es como terminó nuestra relación.
      El principio del fin se inició en mi casa. Estabamos en la cama, tirados. Llevábamos unas horas encerradas en el cuarto. Ella se hacía la dormida, pero estaba atenta a cada uno de mis movimientos. Yo esperaba que se durmiera para irme a ver un capítulo de “perdidos”. La miraba intensamente, observándola, esperando. Ella se dió cuenta, y abrió los ojos.
      -¿qué te pasa?
      -Nada.
      -¿Quieres irte a hacer otra cosa?
      -... No podía mentirle. O si podía. No, no podía. O sí. No podía porque no quería... O si quería.
      -Vete, anda.
      Me levanté y me fuí. En ese momento, en ese mismo instante, todo se acabó.
      Viendolo ahora, pensandolo ahora, siempre ha habido algo, algo oscuro, algo frío en mí. En realidad nunca la quise. Solo giraba alrededor de su magnetismo. Era un satélite en su mundo, pero me salí de órbita.
      Ahora era libre, y eso me dió nuevas fuerzas. La había roto y me apenaba, pero sabría arreglarselas. La vida es así, es imperfecta, casi nunca sabes lo que estas haciendo hasta un tiempo despues de que lo hayas hecho, haces daño y te haces daño, te hacen daño y dejas de hacertelo, te curas, te renuevas, y todo vuelta a empezar.
      La vida es así, porque comienza solo cuando acaba.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

escribo para no llenar de moscas las bocas a mi alrededor.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta