cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
PSEUDOFINAL EN SODA
Varios |
30.12.18
  • 4
  • 2
  • 405
Sinopsis

Historias de Duque y Martín.

“Hay cosas que no sólo incordian y fastidian, sino que van más lejos aún: enmierdan.”

 

                                                                                                 Álvaro de la Iglesia

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

DIARIO DE DUQUE

 

SF / Always

 

     Raúl y Frida, Néstor y Claudia.  Dos parejas de poetas vanguardistas jugando al dominó y su ron con coca. En el sofá, Cabeza le agarra el culo a la Sonia. Si acaso no me duermo es posible que consiga un pedazo de alguna. Por lo pronto un cigarro dominico y terminar el poema sobre la muerta. In this house todos escribimos: no te jode.

     Le mostré el poema a Frida y se le pararon los pezones. Necrófila aunque lo niegue (y algo lésbica porque la muerta era mujer, se sabe) siempre jugando a ocultarse, a usar la otra cara de la máscara. En su cama y desnudita leyó cada verso con ojos de ninfómana extraviada: dedos y párpados calientes (Frida es en esencia contradicción a lo que sea: se tatuó una Svástica en la nalga izquierda y se rasca todo el tiempo)

     Ayer jugamos ajedrez en el Gran Café. Diablo de hembra moviendo los caballos: relámpago de patas saltando a mis pupilas.

     Hoy dan una de Bergman en la Cinemateca.

 

SF / Terraza Bar

 

     Decir Raúl y revolución proletaria no es lo mismo que decir Comunismo y Bretón, aunque él piense que sí, mientras lame su Campari en la boca de Frida. Néstor y Claudia no han llegado, deben andar por el Embassy o por el Aristón, echando un polvo dos estrellas  (o casi) hasta que la suerte cambie y del cielo les lluevan traducciones al English. Cabeza persigue a Sonia a todo lo largo del café en actitud de patética rogativa, de alguna forma la volvió a cagar: siempre la caga y sin aviso. Por el momento solo tres marionetas ejecutamos el número circense del aburrimiento y la conversación a gotas (mixtura de mezcal y cianuro para estimular el tercer ojo)

     Se me partió una uña/ Gran vaina / Simpático tu amigo/ Déjala en paz tú (osea yo, dice Raúl) / Solo habla de sus putas uñas/ Marx se rizaba la barba/ Mis uñas importan/ Mierda de conversación inútil/ Habló el intelectual / Platón y su combo/ Jazz y anteojitos de gafo/ La madre que los parió, joden de a dos/ Creo que viene lluvia/ Eso parece/ Tal vez/ No quiero mojarme/ A la de tres corremos/ ¿Y éste?/ Yo me quedo/ Te vas a mojar / Umjú.

     Raúl y Frida se largan tomaditos de la mano. Nada me motiva lo suficiente como para levantar el culo de la silla, es decir, permanezco, verbigracia cigarrillos y brandy.

 

SF / Noche

 

     Frank y Orlando me dieron una 38 de seis tiros para tomar la Catedral de Caracas. La idea era hablar en contra del gobierno y repartir propaganda del PCV. En los 80 vivimos el último coletazo de una izquierda real y organizada, pero moribunda a fuerza de líderes infames. Le tocó al flaco Ribas acompañarme a la puta toma Catedralicia. Los jefazos llegarían por su lado, listos para subirse a un carro y apoyarnos intelectualmente, ergo: citando a Marx sin haberlo leído y ni de broma otra vaina. Salimos ambos de la Central a eso de las 9pm. A la novia le hice el quite con la excusa de un examen, no era cosa de ponerse a coger y luego llegar medio dormido a la cita revolucionaria ineludible. Mientras rodeábamos por la plaza de las tres gracias, Ribas me habló señalando el Guaire: Déjala caer / qué cosa/ la pistola / caer a dónde / al Guaire / no se puede / claro que se puede / ¿y la misión? / eres medio bobo tú / no entiendo / vas de chivo / no seas pendejo / al negro le gusta tu hembra /¿me quiere joder? / apareces tú solo y armado / buena verga / échala aquí / seguro / se hundió todita / ni la cacha por fuera / menos mal / yo sigo para mi casa / /gracias flaco / amigo es amigo, dijo el flaco, mientras cruzaba la calle para cortar por la 115 y agarrar el carrito para Santa Mónica. Me quedé un rato mirando el río, pensando que la puta no es la política sino los políticos, los tristes aventureros deslenguados capaces de venderse por un cacho de marihuana gringa o  de entregarte por una cuca.

     Nadie dijo nada sobre el plan fallido, ni siquiera preguntaron: la mierda se quedó así.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

(*) Frank murió de cirrosis hepática en España. Ribas se casó y tiene un trabajo de oficina. De Orlando no supe más.

 

SF / Vodka

 

      Lanzar una Molotov (cabrón stalinista de florida imaginación) es más sencillo que leerse Das Kapital o cualquiera de los putos tomos del barbón obsesionado. Y uno tiene que lidiar con esa montonera de sinvergüenzas que defienden aquello de que solo la praxis cuenta. Lo mejor es que no te aclaran que la praxis a contar es siempre la de otro y no la suya: a ellos les basta con la boina roja, un cuban cigar, y una mulata que diga guagua. Eso sí, nada de romperse los cojones (a lo sumo para chingar con las nenas de la Juventud) ni de pegar afiches, ni de repartir propaganda, ni de colectar fondos (¿se entiende el eufemismo?) Tal vez accedan a dar un discursito por cada aula de inocentes anos humanístico (Marxianos y versos de colores) o  a escupirnos sin tregua  aquello  de proletarios del  mundo etc y a la mierda. Lo cierto es que las narices son rojo payaso ebrio y solo usan la lengua para levantar culitos o fumar porros en pipa.

 

SF / Varios

 

     La primera vez que oyó un disco de Silvio fue en casa de Antonio. Se refiere a un Long Play de Acetato chillando sobre un 3 en 1. Tenía 17 y amaba a la Soraya con un dolor putamente pasional, perdidamente idiota. Cuando todo el mundo salía del aula, él entraba y recogía las colillas de sus cigarros, las guardaba en una cajita para tenerlas a mano e írselas fumando de a poquito entre suspiros y lagrimones torpes. Él sabía lo que la Soraya pensaba: mierda de pendejo, pero igualito la dejaba copiarse en Filosofía y le cargaba los consabidos libros y le defendía el pupitre a golpes y empujones. Urbanus pateticus, lo llamó alguna vez el gordo.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta