cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Psicosis casera
Suspense |
07.02.18
  • 4
  • 3
  • 469
Sinopsis

Breve relato, el primero que escribo, sobre dos personas que discuten en el hogar de uno de ellos, con un final realmente inesperado. Nada es lo que parece, lee y lo comprobarás.

- ¡Ya no te aguanto! Ya me voy.

- ¿A dónde vas?

- A cualquier lugar que no sea este.

- No, ya en serio, hace mucho tiempo que no sales de aquí.

- Ya que insistes, te lo diré: hoy iré a la oficina.

- ¿A tu oficina?

- Bueno, no es mía, a la oficina de la empresa donde trabajo.

- Donde trabajabas, querrás decir.

- Nadie me ha despedido.

- No estarás pensando que luego de más de un mes sin ir a trabajar te vayan a recibir con los brazos abiertos.

- Aunque quizá no se alegren tanto de verme, se que les hago falta.

- Claro, como eres el indispensable…

- No tanto así, pero recuerda que yo era el único en el trabajo capaz de programar en excel.

- Hasta que te enfermaste.

- Sí, hasta que empecé a oir voces.

- Eso tiene su nombre, ¿te da miedo decirlo?

- Esquizofrenia.

- Psicosis.

- Es lo mismo.

- No, no es exactamente lo mismo.

- Ya, ya, no creas que no lo se, la esquizofrenia es un tipo de psicosis.

- Lo sabes porque te lo dijo el doctor.

- No, eso ya lo había leído antes.

- No te creo.

- No lo hagas.

- Ok, ok, no te enojes.

- Pues no me hagas enojar.

- A los locos hay que seguirles la corriente.

- Si vuelves a decir eso te voy a matar a golpes.

- No puedes.

- ¿Por qué?

- Pues porque no puedes golpear a una voz, claro está.

- Maldito seas, ya me voy.

Benito sale intempestivamente de su casa, azotando la puerta, dirigiéndose a toda prisa a su trabajo.

Carlos se queda meditando tirado en el suelo de la cocina.

- Maldita voz, por fin se largó y me dejó en paz, ya no la aguanto.

 

Su poca cordura está por extinguirse.

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 3
  • 4.6
  • -

Aspirante a escritor amateur. Soy licenciado y maestro en administración y profesor del idioma chino mandarín. También hablo inglés.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta