cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Que eras todo y no me quedaba nada.
Drama |
15.04.16
  • 3
  • 0
  • 851
Sinopsis

Me dejarías varado, viviendo para intentar morir.

Casi me tocaba el mediodía y las ganas de salir corriendo no se hacían esperar, casi me quedo a esperarte pero llegaste temprano y destruiste la ilusión que me daba esperar que llegaras, el silencio tenue de tus pasos se compartían el protagonismo con el mover de tus cabellos rojos y vivos, yo casi no podía moverme, todo era una alfombra para ti, desde el sol que le daba luz a tu cuerpo, hasta la brisa que jugaba con tus cabellos, el calor se propagaba a niveles óptimos y la respiración se me entrecortaba sin querer, me recordabas con cada paso y el tan-tan de tus caderas que era un simple mortal, destinado a morir, ya sea por causas tuyas o ajenas a ti, dudo mucho que el mundo se parara cuando te vi llegar, pero es casi imposible dudar que todo lo demás giraba en torno a ti aquella tarde que te vi llegando, despacio, sonriente y capaz de atar mil cabos con 2 palabras, era difícil pronunciar tu nombre, pues tenías varios, pero yo aprendí a llamarte como mas me parecía, respondías a todos mis llamados, sabias diferenciar el tono de mi voz gruesa, esa era la mejor parte de tu llegada, rápidamente y sin que nadie te encomendara la tarea supiste abarcar desde mis miradas mas vulgares, hasta mis mas dulces palabras, lo eras todo ese día, te creía eterna, jurabas vivir como todos y morir algún día, pero yo sabia que mentías, que eras descarada en tus afirmaciones, y es que en tus labios podría habitar fácilmente el monte olimpo, los arcangeles y los profetas, y al mismo tiempo los jinetes del apocalipsis con todos sus ángeles caídos, eras calor y frío, infierno y cielo... Sabía entonces que vivirías para darme la vida, que morirías por quitarme tus secretos y callarías luego para vivir para siempre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Paso a paso, se decía.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta