cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Querido S:
Reales |
05.05.13
  • 4
  • 1
  • 1869
Sinopsis

Desapareció mi musa, desaparecí yo. Intentaré terminar lo que dejé a medias. Quizás este es el mejor momento para reencontrarme con ella, mientras pueda escaparme a ratos del infierno, quizás para evadirme y puede que esta vez sea la última que pueda huir del fuego. Un beso escritores, hola mi musa

Las ojeras aún no nublan mi vista, ni borran mis recuerdos. Aún me quedan fuerzas, quizás porque a mi lado siempre tuve calor, aunque a veces el frío se colara por las rendijas de las manos que me empujaban hacia delante, me retenían con besos y abrazos o me tiraban con ira al suelo.

Siempre huí de la inmensidad, la independencia de mi persona por bandera. Testaruda y cabezona, erré tras los errores, y até mi suerte a las señales del destino. Me dejé llevar por la magia de los lugares sombríos y la aventura fortificó mi esencia a la vez que arrasó con lo poco que fue quedando de mi sensatez.

Y ahora estoy en la cima más alta de la incertidumbre, al borde del barranco de la muerte, manteniendo el equilibrio en un resquicio de esperanza en vida, y si aún no puedo asegurar mi destino es porque ya no está en mis manos, pálidas, tan incorpóreas y translucidas que quieren alzar el vuelo. Me he condenado en la noche, he ahuyentado la gloria, por una puta lujuria que me ha costado el camino que veía a lo lejos, un manto de espesa niebla. Te vendí mi alma sin saberlo si quiera, no hubo más contrato que la pasión, y aún tu risa diabólica resuena en mi cabeza.

Maldigo el día que quise quererte, maldigo cada pasó que me acercó inevitablemente a ti, pero te prometo que si mi suerte está vendida, la tuya caerá a mis brazos, dejándote no al amparó de la brisa incierta de una plaga que te devore, sino en las garras de una mujer a la que has destrozado la vida, los sueños, las ilusiones y ese futuro dudoso que soñaba esclarecer. Te juro hijo de perra que pagarás caro tu osadía de engañarme y matarme en esta cárcel pestilente. No tengo miedo a más rejas de metal por ver manar tu sangre, no temo quitarte la vida, porqué ya me has matado encerrándome a la merced de mi cuerpo.

 

Con todo mi odio: Cristina

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Cuanta visceralidad, odio es una palabra muy fuerte que no merece la pena. La vida sigue girando. Es bueno verte por aquí, escritora.
  • Desapareció mi musa, desaparecí yo. Intentaré terminar lo que dejé a medias. Quizás este es el mejor momento para reencontrarme con ella, mientras pueda escaparme a ratos del infierno, quizás para evadirme y puede que esta vez sea la última que pueda huir del fuego. Un beso escritores, hola mi musa

    -No, no, no…¡NO! –grité.

    Era una mujer de los cincuenta, de unos sesenta años, que una mañana de invierno conocí por casualidad.

    Me ha dado por escribir esta vez para variar algo de poesía y no he podido evitar acordarme de Roald Dahl y sus "Cuentos en verso para niños perversos", una obra genial muy cortita y divertida, picaresca con trazas de rebeldía. Espero que esta no os resulte demasiado ñoña, y sino, por favor castigarme con severidad con vuestras valoraciones por haceros pasar un mal trago. Un saludo queridos míos

    .

    ¿Crear o escribir? Al final solo es arte, ¿verdad mi querido Wilde?

    .

    Sigo esperando que ocurra

    ¿Y si mezclamos una noche de fiesta con demasiado alcohol? Algo así sin contar la resaca de la mañana siguiente.

    .

  • 21
  • 4.54
  • 160

Mi nuevo nombre fue repudiado y ensombrecido por uno horriblemente común. Es hora de sacar a este engendro a la luz.Soy incapaz de expresarme hablando. Pero escribir es otro mundo.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta