cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¿Quiénes eran?
Suspense |
27.12.20
  • 5
  • 4
  • 889
Sinopsis

Un misterio, el Triángulo de las Bermudas, es el centro de este relato.

                                                 ¿QUIÉNES ERAN?

 

Edgar abordó el U.S. Red Eagle saludando a todos los presente. La tripulación del “destructor”, casi todos jóvenes, le sonreían y algunos les decía algunas palabras en broma. Había terminado la Escuela Naval de la Marina de Guerra de los Estados Unidos y emprendería su primer viaje como cadete.

Como en todas partes, los novatos eran víctimas de algunas bromas y burlas, pero estaba preparado. El barco despegó al atardecer. Estuvo observando un buen rato aquella imagen de la puesta del Sol que tanto le gustaba observar. Después, se dirigió a su camarote ocupado por tres compañeros más.

– ¿Sabes por donde pasaremos esta noche? –preguntó un pelirrojo y agregó– pasaremos por el Triángulo de las Bermudas.

– No le metas miedo al muchacho – dijo un chico que llevaba gafas de aumento.

– No es miedo. Todo el Mundo sabe de las desapariciones de personas, barcos y aviones en esa zona.

– Amigo, no les haga caso. Hemos pasado por el Triángulo varias veces y no ha pasado nada. ¿Es verdad o no? – dijo dirigiéndose a los demás.

Todos dormían menos Edgar. No sabía por qué ese insomnio si el vaivén del buque y el susurro de los motores eran ideal para dormir. Miró el reloj. Las tres de la madrugada. En ese preciso instante los motores y las luces se apagaron. Los otros tres compañeros se despertaron preguntando qué pasaba. Sacaron sendas linternas y el chico que había estado tratando de inculcarle miedo al novato, dijo que iba a ver qué pasaba. Pasaron unos minutos y al ver que no regresaba, salió otro y tampoco regresó. Entonces, el de las gafas y Edgar salieron para averiguar. Se asomaron por la puerta que daba a la cubierta y vieron una nave extraña que se alejaba a gran velocidad. Se miraron asombrados y después de cerciorarse que todos habían desparecidos, subieron al puente. Decidieron llamar por radio, pues el chico de las gafas, era operador de radio. Contactaron con el Estado Mayor quien les dijo que le diera la posición que en breve saldrían a buscarlos. El reloj marcaba las cinco de la madrugada. Veinte minutos después vieron la misma nave que se quedaba suspendida encima de la cubierta y como un hombre bajaba en algo así como un ascensor invisible.

– ¡Chicos, vengan conmigo! – dijo el desconocido

Edgar le pareció todo muy raro y le dijo al hombre que iba a su camarote a buscar un libro, pero lo que hizo fue  esconderse dentro de una de las taquillas. Allí estuvo, encogido, sin moverse durante mucho tiempo hasta que sintió ruido y gente hablando. Escuchaba como preguntaban si había alguien. Estaba casi desfallecido cuando sintió que habían entrado en su camarote. Golpeó la puerta de la taquilla y un oficial le abrió.

Cuando hizo la declaración de todo lo ocurrido sospecharon que no estaba bien de la cabeza y lo enviaron al Hospital Psiquiátrico de la Marina de Guerra.

Después de varios meses en el lugar, seguía manteniendo lo dicho y cada día estaba peor de los nervios. Entonces llegó un oficial que pidió hablar con él.

– Soy Director de la Agencia de Space Research de Europa. Indagamos sobre todos los sucesos ocurridos que puede estar relacionado con el exterior. Puedes contarme todo con calma.

El joven le contó todo lo que vio aquella noche y el oficial le dijo que no se preocupara que lo llevaría a casa de sus padres.

Al otro día por la mañana, el Director de la Agencia, acompañado por el Director del hospital le comunicaba que recogiera sus cosas que sería llevado junto a sus padres. Una hora después, despegó un pequeño Jet del aeropuerto de Washington con Edgar, el Director de la Agencia de Investigacion y el piloto.

Esa tarde todos los noticieros del País, daban la noticia de la desaparición del avión.

 

 

Pcfa

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta