cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
REALIDAD O FANTASÍA
Reflexiones |
19.12.20
  • 4
  • 7
  • 315
Sinopsis

El mundo de un niño, jugar y soñar despierto. Navegar entre realidad y fantasía. Distinguir entre pobreza material y afectiva.

Mi niñez fue una época dorada, navegaba entre la realidad y la fantasía. Buscaba alcanzar los sueños que tenía. Nunca soñé con riquezas, pero ser feliz era mi mayor anhelo y lo que más quería. Ser pobre triste no me hacía ni tampoco miedo sentía. Sentirme infeliz era el tendón de Aquiles que yo tenía. Pobreza material y pobreza afectiva la distinguía, la primera no me importaba, la segunda una gran herida ocasionaba y huellas imborrables en mi vida dejaba.

Cuando niño disfruté a plenitud el cada día, ausente de pasado y futuro que venía. El mundo eran mis juegos y con ellos mis fantasías. Estudiar y rendir en mis estudios era la obligación que tenía. Carencias materiales bastante las tenía, pero infeliz no me sentía.

A veces disfrutaba la soledad para soñar despierto y enriquecer el mundo que llevo adentro. No tuve miedo estar solo porque estuve conectado con valores y creencias que me brindaron sentido de pertenencia.

Era poco creyente en asuntos religiosos y a la iglesia no asistía, pero cuando escuchaba cuentos de fantasmas y muertos que salían, al momento de dormir rezaba un padre nuestro y tres ave María aliviando así el miedo que sentía.

Cuando mis padres me reprochaban por faltas que cometía, abandonaba la casa y entre las plantas del jardín me escondía. Allí pasaba horas descargando mis rabias y hablando tonterías, así  castigaba a quienes en esos momentos pensaba que no me querían.

Una de las tantas veces que en el jardín me oculté, entre el silencio y mis fantasías miré hacia el cielo y entre las nubes observé el rostro de la virgen María. No sé si estaba dormido o con los ojos abiertos, pero observaba aquel rostro tan hermoso en la lejanía y aquella expresión de dulzura que disipó toda mi rabia y sentí inmensa alegría.

Guardé silencio sobre aquel acontecimiento y tiempo después relaté a mi madre la aparición de aquel día.

— Escucha hijo, —mi madre decía. —Nada está oculto bajo el cielo. Dios, los ángeles y la virgen María; saben cuando los hijos faltan a sus padres y hacen caso omiso a su sabiduría.

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La riqueza, de percibir la vida, desde la inocencia... Muchas bendiciones en tu camino en 2021!!!!
    Hola Flinn org.
    Encantador relato, Ramón. Echar la vista atrás hacia esas épocas tan inocentes, rememorar los sentimientos que tenían ese carácter superlativo para personitas tan pequeñas... En verdad que el afecto era lo más necesario. Un cordial saludo.
    Cómo marca la infancia en nuestras vidas, juegos imaginarios, inocencia y cómo en esos sueños nos vemos de adultos. Al calor y protección de los nuestros, con fe o sin ella. Emotivo y real. Un saludo Ramón.
    Interesantes remembranzas de la infancia. Es curioso cómo de niños la imaginación lo permite todo, o casi todo, y no pareciera sino que el mundo se halla al alcance de la mano. Luego los años nos van minando esa parcela de fantasía.
    La dualidad entre realidad y fantasia tan delgada en la vida de un niño. Creerlo. Tanto, que al final se vuelve rral. Tengo vivencias similares que aún hoy debato como fueron. Momentos de ojos cerrados en que ocurrió la magia que me regaló el momento que necesitaba. Muy buena captura de estos sucesos en tu escrito. Un gran abarazo y felicidades.
    Me ha conmovido esa historia, "Realidad y Fantasía", palabras antónimas, la primera , se connota con la existencia verdadera de algún suceso, la segunda, facultad para representar mentalmente un suceso que no existe, solo en la mente de quien lo imagina. La respuesta está en la fe, valores y principios de cada quien....Mi padre me decía, que hay hechos sin explicación y que sin embargo, suceden, que era cuestión de creer o no, porque la creencia es como el miedo ...es libre. Gracias por compartir experiencias, sueños, anécdotas, sentimientos. Saludos fraternales y desde ya, feliz navidad y venturoso año 2021!
  • "Saber que nosotros o nuestros seres queridos vamos a morir algún día crea ansiedad, eso lo descubrimos pronto en la vida. Allí comienza nuestro duelo anticipatorio, miedo a los desconocido, miedo al dolor que algún día sufriremos" (Kübler Ross y Kesller (2004)

    “Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas” Carlos Ruiz Zafón (2001)

    Los cuidadores de personas enfermas, generalmente están sometidos a situaciones estresantes, que les pueden conducir al agotamiento físico y/o mental, ocasionando en el cuidador alteraciones emocionales de tipo ansioso y depresivo. Al no poder o no saber afrontar lo que está sintiendo pueden desencadenar un estrés postraumático con consecuencias imprevistas.

    La ira es una emoción que aparece ante lo que consideramos una injusticia, pero debe expresarse en su momento. Hay muchas formas de manifestar la ira, no necesariamente con agresiones, pero callarla o disfrazarla es autodestructiva.

    La vida es lo único que te pertenece, lo demás son vínculos afectivos que llenan tus espacios vacíos.

    Andar, andar sin tener claro donde llegar o qué buscar es correr el riesgo de caminar sin rumbo cierto pero, ceder al corazón la dirección de tus pasos, quizás es terminar en un lugar muy distinto al que hubiésemos querido y a veces incluso, sin posibilidad de regreso.

    La vivencia de un acontecimiento vital estresante puede provocar alteraciones emocionales de tal magnitud, que dejen como secuelas trastornos psíquicos y orgánicos.

    El miedo a la soledad se convierte en tu peor enemigo, porque domina los pensamientos, agobia con sus mentiras y falsos presentimientos.

    No hay enfermedad, sino enfermo, porque cada quien sufre o padece la enfermedad en forma diferente, según sea la razón o actitud que asume ante la vida.

    Cuando el sentimiento duerme la enfermedad despierta.

Escribir, es dejar una huella de existencia en el tiempo, Es abrir una ventana al mundo para comunicar pensamientos y sentimientos. Cuando escribo soy yo, como un libro abierto, donde cada palabra escrita expresa mi manera personal de entender e interpretar la vida.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta