cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Reflexión de primavera
Reflexiones |
04.12.18
  • 5
  • 2
  • 81
Sinopsis

Sentí la lluvia en la piel de mis brazos como finas agujas frías. Los chubascos de primavera no son cosa rara, pero el frío hizo que apurara el paso. Más que de primavera, parecía una mañana de otoño. Me pregunté si realmente se trataba de mi imaginación, de una estación de mi alma, algo así como el título del libro de Isabel Vega. Me siento en otoño, perdiendo las hojas y con deseos de replegarme sobre mí misma, idealmente meterme a la cama. A lo más sacar un puzzle o jugar solitario para que el cerebro no se me entumezca.

El entorno y los compromisos, sin embargo, me exigen un talante veraniego, que incluya una sonrisa pegada en el rostro, una delgadez de bikini, una juventud perenne. No tengo nada de eso para ofrecer hoy.  Seco mis brazos con una toalla y me cambio de ropa. Un café con leche podría ser útil. Cualquier cosa para no pensar demasiado, o sentir.

Los sentimientos pueden ser dañinos, más bien pueden herirte cuando menos lo esperas. Y para qué sentir tanta cosa enmarañada si al final, como en el cuento de los pájaros, el sentimiento termina en el suelo? No. Hoy necesito una dosis de inmunidad, una vacuna contra aquel mal que aqueja a las personas de vez en cuando. Ese mal que se acerca e impregna tu piel como un perfume pegajoso, y acelera tu corazón sin necesidad. Vamos, que los males cardíacos se tratan en la consulta de un médico, no suspirando y pegando el rostro a la almohada. Ya pasará, decía mi abuela, pues todo pasa, lo bueno y lo malo. 

A hibernar entonces! Que las lluvias primaverales limpian el polvo de las hojas, las aceras en las calles, pero su melancolía pareciera fijar más aún lo que esconde el corazón.

© Myriam O

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 14
  • 4.59
  • 252

Soy artista. Además, me gusta escribir.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta