cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Reflexiones grises
Varios |
03.01.09
  • 4
  • 4
  • 856
Sinopsis

Cometí el error de adelantarme a la lluvia un día antes. Sin justificación ni argumentos, quemé el viernes entre pajas con más o menos fundamento, películas de guante blanco, redadas a la nevera y un sin fin de idas y venidas por el hogar, con el pelo indomable y el chándal lleno de lámparas sin luz.
Hoy amanezco y el sol no existe, llueve luego soy, y el gris ha vestido a la mañana de un tedioso aspecto descafeinado.
Sin casa en la montaña, sin automóvil con el que evadirme a la aventura, y sin el estatus económico que me permita improvisar más allá de unos kilómetros a la redonda; me veo obligado a repetir el día anterior, calcarlo en sus argumentos y formas y dejarme pasar.
Mi cerebro apenas deja salir unas gotas de savia masculina, ya no tengo la capacidad juvenil de almacenar y fabricar licor de hombre en cantidades industriales. No obstante, me sigo tocando cual niño en plena fase de descubrimiento genital, la inercia hace el resto.
El baño es mi segunda casa, en él paso grandes momentos de meditación carnal. Suelto lastre, me descompongo y reconstruyo, alzo velas, ondeo banderas, pongo semillas, cambio de envase, tiro del carro, de marras, por pencas… El baño es la fábrica de aspectos, el laboratorio de investigaciones avanzadas. Pulo el patio de butacas, desinfecto las zonas comunes, enmascaro mi rostro, fabrico pelucas, corto el césped de mi cara, cambio de aromas y de pomadas… Si mi casa es un teatro, el baño es el camerino donde creo al personaje que poco después ha de salir a escena.
La nevera es un océano inmenso, lleno de barcos cargados de alimentos, a veces solitario y calmado mar; la antártica, un depósito de cadáveres, de fechas de caducidad. Mi nevera es mi ir y venir, un contemplar sin decidir, un dejar escapar sin atrapar; mi segundo televisor, una mirada perdida al infinito, un administrador de placeres, de brebajes, pucheros, caldos, colores, satélites y cristales. La nevera es esa dama fría capaz de darte lo mejor y lo peor…
Entre el ordenador y el televisor muevo fichas a ratos desiguales. Frente a una pantalla a fin de cuentas, me abro en canal y dejo escapar todo el tiempo posible, luego existo. Si se tercia, veré otra película, una blanca, por supuesto, con final previsiblemente feliz y envases pulidos por la estética y el quirófano. Si se tercia no salgo de Internet, ahí tengo todo lo necesario para no ser yo. Puedo inventarme un personaje y acabar creyéndomelo, puedo incluso salir de compras sin moverme de la silla; leer los estupidos mensajes de "facebook", ver las fotos de aquellos tiempos pasados que siempre fueron mejores (aunque ahora nos produzcan vergüenza y risa), o leer los correos electrónicos que mis amigos se empeñan en re-enviar con mensajes nada interesantes augurando el fin del mundo, la buena fortuna, el final de la pobreza, o el salvoconducto de algún condenado, injustamente, a la silla eléctrica. Todo es posible si re-envías esos mensajes a 177 amigos, incluso de no hacerlo, te puede pasar algo terrible.
Si el salón cobra protagonismo, que sea horizontalmente, nada de cuerpos en “L”. Que la cocina no se pierda de vista, por cada película inyectada hay que visitar la cocina pausadamente, a veces simplemente para coger una nuez, en otras ocasiones se puede perder la cabeza y elaborar una torre catalana de alimentos. Aquí se demuestra que el ser humano es como un perro, puede comer hasta explotar, por puro placer o simple desajuste químico en el cerebro. A veces el salón saca el lado más romántico de uno y acabas desfogándote en todas las combinaciones posibles.
En fin, sigue lloviendo, voy a ver que están echando en la nevera, digo la “tele”.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ten cuidado, no se convierta en la nevera asesina. Pero un relato muy bueno, eclosionando desde la cotidianeidad del hastio.
    Tedio hecho arte
    Me gusta tu estilo de relatar, me recuerdas a un buen amigo y mejor escritor que empieza a ganarse la vida con esto de la escritura.
    Buena descripción de la autosuficiencia, sea por narcisismo, sea por aceptación de ciscustancias. Buenas metáforas
  • A veces es necesario coger distancia para despertar y salir de ese letargo que te tenía atrapado en el tiempo, como Bill Murray en el día de la marmota. Recuperas el olfato, el gusto, los sentidos y te apetece tocar, saborear, ver, sentir, disfrutar... vivir...

    Es tiempo de copiar y pegar, de ver la vida pasar tras el cristal templado de un teléfono móvil o tableta digital, desde el anonimato de un perfil vacío, tras las cortinas... Confinados y confitados, envasados al vacío....

    Todos los caminos conducen a Roma (Amor, si lo lees al revés), basta con dejarse llevar, con vivir tu vida, aunque esta esconda diferentes caminos en uno mismo, aunque esa vida esté llena de aventuras paralelas y secretos a gritos.

    A menudo, la felicidad se confunde con normalidad disfraza de rutina, y se hace bueno aquello de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer"...

    Todo salta por los aires cuando la normalidad se convierte en incertidumbre y lo que pensabas que era una vida plácida y feliz, no es más que un espejismo de felicidad fotocopiada, disfrazada de conformismo...

    Cuando el deseo y las ganas son más fuertes que el sentido común; te ciegan obviando la realidad... Los ensueños y las fantasías se agolpan y nada es imposible (o eso crees). ¿Quién no ha pagado una fanta alguna vez? O cientos de fantas...

    La sala de un cine es el escenario perfecto para dejar que fluya la pasión y se resuelva la tensión sexual de dos personas en fase de descubrimiento. Se atraviesa esa línea morbosa que en numerosas ocasiones imaginaste, pero que nunca llegaste a experimentar... Y todo aderezado con el delicioso sabor de una botella de gominola,.

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro está compuesto por una serie de relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro reúne una selección de textos publicados en la web: www.rutasybatallas.net

    Relato extraído del libro "Rutas y Batallas". Dicho libro esta compuesto por relatos, reflexiones, rutas y batallas, que el autor ha ido publicando en su Web: www.rutasybatallas.net con la bicicleta y los viajes como principal protagonista.

  • 25
  • 4.5
  • 303

Qué sé yo...

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta