cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Reina de las hadas
Terror |
25.02.08
  • 4
  • 2
  • 2093
Sinopsis

—Es sólo una mariposa, y ya deja de molestar, estoy ocupado. Ya es tiempo de dejar esos malditos cuentos; tu cerebro ya está podrido.

Alicia no pudo decir palabra alguna que pudiera convencer a su hermano de que era real; en los cuentos, la princesa siempre tenía la razón. Pero este no era otro de sus cuentos.

Antonio quien había encontrado en su nuevo libro una renovada inspiración, se levantó de su cama y encaminándose a su sillón favorito, lanzó la mirada fría y vacía que reflejaba a menudo, asombrándose del grado de inmadurez de su hermana.

Alicia era demasiado pequeña para recordarlo, pero él podía vivir, sentir, oler, esos momentos sumergido en su memoria. Pocas veces regresaba a ese momento, aquél cuando decidió ser veterinario, pues la mancha de dolor se quedaba impresa en sus pensamientos durante un largo tiempo.

Todas las tardes, después de la escuela, pasaba largas horas con Lineo, un pequeño perro que le habían regalado en su tercer cumpleaños. Desde entonces, como un padre gorrión, alimentaba y aseaba con máximo cuidado, haciendo del nido el mejor lugar para vivir. Antonio era feliz, y Lineo, su pequeño gorrión blanco, también.

Pero tenía diez años, cuando los rugidos llegaron. El león aguardaba, como siempre, que la leona regresara de su labor de caza, a cuidar de los cachorros. Pero esta vez, era diferente. Papá estaba enojado, enojado como nunca. Y Mamá llegó. Fue la primera ocasión que se le presentó a Antonio de observar uno de los instintos más básicos dentro de la naturaleza. La furia del león contagió a la leona, y los rugidos eran tan poderosos, que el nido de gorriones temblaba de manera inestable.

Mientras las fieras peleaban, el pequeño Antonio sujetaba con toda las fuerzas posibles a Lineo. Tanto que el pobre perro comenzó a toser, ahogándose dentro del miedo del niño. Antonio, regresando del trance en el que uno entra cuando se ve por primera vez derramar sangre a un ser querido, soltó a Lineo. Pocos segundos pasaron y el credo natural de la pequeña flecha blanca lo impulsó a participar en la batalla de feroces rugidos.

Pronto, se encontraba dentro del choque de las dos bestias en busca de un bando a defender. El pequeño gorrión volaba ágil dentro y fuera del círculo de batalla. Pero el león respiraba odio, y en un arrebato de furia, golpeó a la avecilla, quien perdió la vida con toda la gloria que encontró dentro del círculo de la vida.

Pero la naturaleza siempre es justa. El equilibrio en la vida prosigue, pasando sobre todo, y sobre todos. La leona sabía eso. Y cumpliendo con las leyes universales, emparejó los decesos por bando. El león había muerto. Que viva el gran león.

Ese fue un último recuerdo de Papá para Antonio. El león murió por orgullo, el pequeño gorrión por valor. El amor del gorrión blanco corrió sobre su cuerpo en forma de sangre. En sus manos se encontraba la sangre del gorrión a quien tanto cuidó. Y ya no hubo más mascotas a quienes querer. El refugio lo había encontrado en los libros, llenos de animales nuevos y extraños, donde se embriagaba de las fantásticas posibilidades que admitía la naturaleza.

Pero el olor de la sangre nunca se olvida; era en esos momentos, cuando recordaba el aroma, el sabor. Sangre que degustaba desde el cielo, tal como ave de rapiña que gusta de tentarse a ciegas con el dulce néctar de la vida, para luego descender desde lo alto, en bu
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 3.44
  • -

Leer, ver películas de terror y escribir (Obvio)

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta