cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Reina y Maga Goblins
Fantasía |
15.04.20
  • 4
  • 4
  • 297
Sinopsis

Otra idea más para desarrollar...

Capítulo 1. El Páramo de Gabgdaal.

 

Un frío páramo era el lugar donde se asentaba la tribu goblin de los "Azaltadores", el nombre le daba cierta pompa a la tribu, pero la realidad era que asaltaban bien poco.

 

Varios kilómetros de tierras poco o nada aptas para la agricultura eran la mayoría del dominio, lo poco destable que dominaban era un lago en una gran colina donde se podía pescar, el río que salía de ese lago y que varios kilómetros río abajo formaba un cañón por el que había un paso entre montañas y unas cuevas en las que la tribu podía habitar con una temperatura adecuada para la supervivencia.

 

Las principales actividades económicas de la tribu eran la caza, la pesca y ocasionalmente el asalto a caravanas comerciales de humanos, que antiguamente cruzaban poco la zona y recientemente menos todavía, ocasionando que la tribu fuese sumamente pobre.

 

Gobulina era una adolescente goblin cuya madre había muerto de enfermedad y probablemente hambre y cuyo padre había perdido una pierna en uno de los últimos asaltos a una caravana y malvivía de la pesca en el lago.

 

Se había criado con su tía durante el verano, trabajando un huerto que tenían sus tíos y los inviernos cuando la comida escaseaba se iba al lago con su padre, a ayudarle calvando un pozo en el lago helado y tratando de pescar algo con la caña para poder comer y sobrevivir un invierno más.

 

Cuando llegaba la noche que era muy pronto y ya no podía pescar más se dirigían con la captura del día hasta la casa escavada en uno de los laterales de la colina y encendían la chimenea con la leña que habían recogido a la mañana y que se había secado con el fuego de leña vieja que habían prendido nada más levantarse.

 

De vez en cuando el padre enseñaba a la hija a manejar la espada que tenía en casa, un recuerdo de tiempos mejores para él, tiempos en los que comía más variado y en los que era más feliz.

 

Gobulina aprendía e iba adquiriendo destreza con el arma, todo el conocimiento que podía enseñarla un asaltador de una tribu harapienta de goblins de páramo, que si bien no era el mejor conocimiento en la materia, servía bastante y la sería útil en tiempos venideros.

 

Los años fueron pasando y creció hasta el metro ochenta, altura muy respetable para un goblin y especialmente para uno hembra, y gracias a su habilidad con la espada tuvo la suficiente confianza para retar al líder de la tribu, Gobko el tuerto.

 

El combate fue breve y brutal, Gobulina se acercó por su ojo tuerto y tras una finta que Gobko trató de evitar y contraatacar, la agil adolescente hizo su ataque real dando un corte en la pierna que tenía más cerca y cuando el goblin cayo ella aprovechó para clavar la espada en su espalda y luego retirarse rápidamente.

 

Gobko estaba muy mal herido, trató de levantarse pero hasta su pierna ilesa falló y cayó pesadamente. Murió días más tarde por la gran herida que tenía en su espalda.

 

Así fue como hubo el primer cambio de gobierno en la tribu en treinta años, no todos estaban contentos con el cambio pero nadie osaba retar a la nueva lider.

 

La nueva jefa fue a desperdirse de su padre al que dejaría al cargo de la tribu en su asencia y tras pasar una noche en el lago pescando y cenando la captura partió hacia las cuevas donde estaban listos los treinta goblins más capaces para la pelear.

 

Si los humanos no venían al páramo de Gabgdaal, los goblins tendrían que salir de el a buscarles.

 

Con esa intención partió la expedición compuesta por veintiún guerreros con espada y escudo de madera, la nueva jefa incluida, siete con lanza y escudo y tres arqueros.

 

En el grupo apenas había cinco hembras más, dos con espada, dos con lanza y una arquera.

 

La arquera fue puesta al mando de los arqueros y su misión principal era cazar liebres para el grupo y la secundaria explorar el terreno en avanzada, el orden era relevante e indicativo de las necesidades de la tribu.

 

Las otras cuatro hembras formaron la guardia personal de Gobulina y dos protegían la tienda heredada de Gobko mientras las otras dos descansaban a la espera de su turno.

 

El resto de la tribu dormía en sacos cerca de un pequeño fuego donde se cocinaba la caza que conseguían los arqueros y algunos pescados que habían traido recién capturados en el lago.

 

También llevaban algo de carne y pescado salados y cantimploras con agua del río, no tenían demasiada comida pero estaban acostumbrados a pasar hambre y racionarían sabiamente hasta tener la oportunidad de llenar sus panzas.

 

Continuaron avanzando a ritmo tranquilo para ahorrar energia hasta que encontraron algo que les subió el ánimo, el terreno cambiaba, de pequeño árboles raquíticos que había en el páramo pasaron a árboles más grandes, que pronto aprovecharon para talar y preparar un buen fuego y lo que era mejor, había animales más grandes para cazar.

 

Esa noche tuvieron la primera comida abundante en meses, los arqueros habían herido a un oso y los lanceros habían conseguido terminar con su vida sin sufrir ningún daño.

 

El ánimo de la partida estaba elevado, casi por las nubes. Gobko estaba demasiado viejo para liderar una aventura así y solo hacía tiempo hasta que le retasen gozando todo lo que podía de los privilegios de ser el jefe.

 

Entre la gente joven ninguno tenía planes excepto Gobulina y por eso pese a no estar muy contentos con una jefa la habían seguido, la tribu necesitaba librarse del exceso de habitantes hambrientos para que los que se quedaban en las cuevas no muriesen de hambre.

 

Tras descansar en el bosque tres días más reanudaron la marcha a mejor ritmo, ya tenían ganas de tener un encuentro con los humanos.

 

Y finalmente ese día llegó semana y media más tarde, cuando finalmente la partida emergió del bosque y encontro una granja no fue lo que esperaban, un humo fino salía de la granja, el fuego que solo había sido parcial se estaba ya apagando y lo que se podía ver era tres cadáveres a las afueras de la casa que todavía sostenían una azada dos de ellos y el tercero un cuchillo.

 

Cuando entraron en la casa la encontraron ya saqueada, aunque todavía consiguieron alguna cosa que para los humanos no valía nada, dos tenedores y un cuchillo de metal, dos cuencos de barro cocido, tres prendas de ropa y dos mantas medio raidas.

 

Cuando todavía estaba la jefa examinando la casa su arquera Jalwa entró a toda prisa con la noticia de que habían capturado a dos hermanos que se habían acercado a la granja al ver que había movimiento en ella.

 

Eran la hija mediana y el hijo menor de los granjeros asesianos junto a su otro hijo el día anterior.

 

Gobulina se acercó a los asustados niños y les ofreció comida que rápidamente aceptaron y luego les permitió quedarse con la partida pese a la protesta de algunos goblins.

 

La jefa aprovechó para practicar el idioma de los humanos de esa zona que le había enseñado su padre, en la tribu casi ninguno sabía nada que no fuese goblin del páramo, que estaba relacionado con el goblin común pero con ciertas palabras propias.

 

También consiguió suficiente información para saber lo que sucedía entre los humanos, guerra, algo que podía ser sumamente útil para sus intereses, su padre siempre decía que cuando una oportunidad se presenta, no hay que dejar que se escape de entre las manos.

 

 

Capítulo 2. La montaña de Boolba.

 

La noche era clara y las estrellas se veían muy bien desde la montaña donde una pastora goblin estaba con su rebaño de cabras.

 

Zanda al igual que habían sido sus padres era pastora, y al igual que ellos llevaban leche y carne a sus parientes en el asentamiento que había a las faldas de la montaña, ella se lo llevaba a su primo para que vendiese sus productos solo que ella tenía una ventaja que sus padres no poseían, estaba dotada para la magia de teleportación y cuando una cabra se alejaba demasiado la traía con magia hasta donde estaba ella, reunir el rebaño no era complicado y podía transportarse a ella misma y sus animales fácilmente.

 

Pero esa noche Zanda estaba evaluando que tan poderosa era su magia y trataba de acercar una estrella hasta ella... tarea imposible sin duda, pero ella no era consciente de la enormidad de la distancia que la separaba de ella.

 

Una estrella fugaz pasó en ese momento y trató de acercarla cosa que inesperadamente consiguió, afortunadamente el meteorito llevaba una trayectoria que le alejaba de donde ella estaba y del asentamiento goblin al pie de la montaña, pero como lo había acercado la onda de choque del impacto llegó hasta ella lanzándola hacia atrás y dándose un buen golpe en su verde cabeza.

 

Tras recuperarse fue a examinar el lugar del impacto del meteorito encontrando una bola de metal muy valioso que transportó con magia hasta el almacén que poseía su primo en el pueblo.

 

Ese día Zanda descubrió cuan poderosa era y que que si había algún meteorito cerca podía hacer una gran destrucción a su alrededor.

 

Tambien aprendió lo que era ganar mucho dinero rapidamente, su primo era muy consciente del alto valor de ese metal y aunque pagó muchos menos de lo que debería, para su prima era mucho más de lo que necesitaba.

 

Con los pingües beneficios la goblin compró al pueblo una parte de la montaña y allí, en una posición elevada y fácilmente defendible, comenzó a construirse un castillo de piedra con su magia.

 

En el pueblo comenzaron a llamarla Zanda, la maga loca de la montaña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Está dentro de un proyecto con varios dibujantes más. Pero ahora que todo el mundo regala cultura no tenía pensado sacarlo. Estamos produciendo más. /// http://www.tusrelatos.com/relatos/cluhok-1-capitulo /// http://www.tusrelatos.com/relatos/cluhok-capitulo-2 /// esto es lo que tengo subido de Cluhok, es ciencia ficción normal, no steampunk.
    Me regalas una copia del comic cuando lo tengas terminado, especialmente el de los mechas. ¿Viene siendo como la historia de FullMetal Alchemist pero en un ambiente congelado en el tiempo de los druidas y los esforzados nórdicos? Dejame un link para ver los primeros capítulos.
    Hola Valentino, estoy acabando el tercer borrador de Cluhok, aquí tengo subidos los dos primeros capítulos y me han hecho ya un cómic de dos capítulos del segundo borrador de novela corta. Ahí hay humanos peleándose entre ellos y contra alienígenas. También hay mechas, robots de combate, híbridos voladores, marinos, mejororados genéticamente... De todo. Gracias por tu cinco.
    Se lee bien la saga. Sin embargo, debido a que en los sitios de publicación anglosajones y también latinos, aparte de las grandes producciones de Hollywood, creo que es necesario alejarse un poco del mundo élfico y nórdico. En mi pobre opinión, sería conveniente agarrar esta saga asi como está y elevarla mucho más, del tipo de "Fundación" de Isaac Assimov con sus humanos dispersos a lo largo del Imperio Galáctico y sus luchas contra los advenedizos aliens y robots manipuladores. O bien, trasladar asi como está a este mundo élfico a un futuro millones de años adelante, tras la Caída de un imperio inter-galactico. Se leería más moderna y alejada de los años 50's. Saludos. Es solo una opinión
  • Otra idea más para desarrollar...

    Comienzo de un borrador...

    Unas ideas que tengo para un borrador. No se si me pondré a ellas cuando acabe con el tercer borrador de Cluhok... tantas ideas y no se por cual decantarme, de repente se te ocurre otra cosa la anotas en el cuaderno y ahí la tienes... jaja

    Parte del tercer borrador de novela corta que tengo por ahí.

    Pues eso mismo.

    No quiero ser malpensado pero...

  • 113
  • 4.45
  • 361

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta