cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Relatos Insomnes
Fantasía |
17.05.17
  • 5
  • 1
  • 174
Sinopsis

Últimamente no duermo mucho, así que para matar el tiempo se me ocurren algunas reflexiones y relatos.

Abrí los ojos.

“¿Dónde estoy?” -Me pregunté aturdido.

Poco a poco mi mente se fue despejando, hasta reconocer el sitio en el que me encontraba: una estación de tren. Me toqué el pecho instintivamente, y en el bolsillo de la chaqueta encontré un billete en el que se leía: “Destino a ninguna parte”.

Vacilando me acerqué al andén donde un tren estaba esperándome. Era todo muy extraño: No había revisor, ni pasajeros, ni ningún tipo de sonido. Sólo un silencio sepulcral que helaba la sangre.

Subí al tren con pasos temblorosos y fui recorriendo los vagones uno a uno, deseando encontrar a alguien. Nadie, no había nadie. Sólo ese silencio.

Mientras tanto el tren se puso en marcha, cómo si sólo estuviera esperándome a mí. Yo era su único pasajero.

Seguí caminando por los vagones. De repente, a lo lejos, en el último vagón, distinguí una silueta. Conforme me iba acercando, su figura se iba haciendo más nítida, hasta distinguir la forma de una mujer.

Me coloqué a distancia para observarla. Era una joven sentada con los ojos cerrados y las manos sobre sus rodillas. Llevaba un vestido blanco de seda.  Me recordó a una novia a punto de entrar al altar, meditando el paso que iba a dar.

Su pelo era rubio, largo, aunque llevaba un recogido que dejaba ver un cuello también largo y esbelto.

Durante unos instantes me quedé embelesado viendo su cara. Era alargada y muy fina, pálida, aunque también irradiaba paz.

Cuando me di cuenta ella había abierto los ojos y estaba mirándome. Su mirada era penetrante, como si quisiera ver en mi interior.

Sin saber muy bien porqué sostuve su mirada y sacando fuerzas de flaqueza me armé de valor y le pregunté su nombre.

Y sólo con su mirada penetrante, sin articular palabra, me respondió: “Soledad”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un muy buen manejo del ambiente, una situación envolvente y un interesantísimo desenlace. Toda mi enhorabuena por este relato sin duda.
  • Un día en la postguerra española

    Vivencias de un parkinsoniano el día que lo visita su amigo de Londres para realizar una media maratón

    Lo que siento por mis sobrinos

    En la tierra de mis antepasados, Ilargi es la Luna, Ortzi es el Firmamento, Eguzki es el Sol, Ama-Lurra es la Tierra y Amari es la diosa de la Naturaleza.

    Un día cualquiera en la vida de Pedro

    Continuación del viaje en tren del relato anterior

    Últimamente no duermo mucho, así que para matar el tiempo se me ocurren algunas reflexiones y relatos.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta