cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Relatos Lynchianos
Varios |
07.12.17
  • 4
  • 2
  • 103
Sinopsis

Inspirado por David Lynch, necesito ahondar en su lógica para comprender el porqué el enano bailaba de ese modo, y de paso atisbar el motivo del color de las cortinas rojas.

Hay un artista mimo en el salón de un hogar entreteniendo a las familias invitadas a una fiesta de cumpleaños. Gesticula los clásicos de estirar la cuerda, levantar peso, abrir una puerta para quedarse atrapado dentro de una caja… En esas realiza un movimiento idéntico a como si bebiese de una botella. Da otro trago, más extenso. Los padres de los niños se miran manteniendo la mueca de risa. Sus ojos comunican algo distinto. El mimo se tambalea de modo exagerado, haciendo gala de un equilibrio admirable. Su muda expresión delata otra sensación, y busca por su bolsillo imaginario un cigarro. Lo enciende frotando la cerilla invisible con el aire, y da una calada obscena como si estuviese solo. Un rascar de culo y un suspiro delator. El mimo se sienta sobre la nada con una perfección inquietante. Sigue fumando al tiempo que parece trastear frente a un ordenador. Gradualmente los espectadores van relajando sus expresiones de diversión. Analizan al artista como si este estuviese dentro de una jaula del zoológico. Con ímpetu el mimo se levanta de su asiento para entonces acercarse a la zona detrás del sofá. A juzgar por cómo posiciona los brazos, se dispone a bajar unas escaleras. Mira hacia abajo y va brincando para representar que va bajando. Poco a poco, con realismo, desciende hasta desaparecer. Las familias espectadoras aplauden, provocando ruido nada molesto. Destacan los gritos de los niños. La ovación va en deceso al tiempo que aumenta la impresión sobre que algo no se ubica en su sitio. El mimo no reaparece desde detrás del sofá. Un par de padres se acercan y asoman para descubrir que allí atrás no hay nadie. Todos los presentes se amontonan en la zona, los niños subidos de pie al sofá. Pasa la tarde y acude la policía. No terminan de entender a qué se refieren los testigos del suceso, y de ser una broma comunal todos interpretan a la perfección la misma estupefacción. Sin embargo los agentes continúan relajados, como con un caso más. Un niño llama la atención, comentando que sabe cómo acceder al sótano donde está el señor mimo. Lleva una hora explicándolo, pero nadie le hace caso. Uno de los policías, mostrando una amplia sonrisa, le pide que le enseñe cómo lo va a hacer. El niño brinca y se pone nervioso, dirigiéndose detrás del sofá. El policía se acerca para observarlo, casi oculto el niño por su baja estatura. Lo aprecia posicionar los brazos. Se halla muy concentrado, hasta que el policía echa hacia atrás al apreciar el rostro de ojos en blanco del niño. El policía posiciona su boca en imitación a la del crío, que busca por desencajarse. El pequeño desaparece. El agente se acerca y observa que su intuición sigue en forma, que allí no hay nadie. Mira a los lados. Nadie se ha dado cuenta, ensimismados entre ellos. El hombre siente una corriente entre los hemisferios dentro de la cabeza. Traga saliva de forma ruidosa, dispuesto a avanzar hasta detrás del sofá. Respira hondo, se posiciona en el mismo punto que el niño. Coloca los brazos como si lo hubiese practicado cien veces. Y comienza a descender. Desciende. Baja y baja traspasando el suelo. Se hace la oscuridad, y luego la luz para apreciar un sótano. El niño está allí en el suelo. Al hombre le cuesta percibir si respira. Por las paredes de tierra soportada por vigas de madera hay personas. Parecen atadas sin cuerda, un par colgando en el aire por grilletes invisibles en las muñecas.
Siente el aire expulsado hacia su nuca.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 366
  • 4.78
  • 3

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta