cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Remordimiento
Suspense |
03.05.14
  • 4
  • 2
  • 790
Sinopsis

¿Cómo se sentiría una persona que organiza una salida con un inesperado final trágico?

Contemplo la escena horrorizada. No puedo moverme, me siento imbécil por haberles persuadido para que viniesen. Soy una idiota, ellos no se lo merecen, yo sí.

Recuerdo todo a la perfección. Éramos cinco, Louis, Susan, Molly, Jack y yo. Acababa de sacarme el carné de conducir y les invité a todos a un camping especial en el campo. Sí, lo sé, sacarse el carné no es frecuentemente un motivo de celebración, pero yo estaba muy contenta además de haberlo sacado en el segundo intento.

Louis cogió su todoterreno. Allí cabíamos los cinco, las tiendas de campaña y todas nuestras cosas. Un fin de semana con los amigos. Me encanta.

Y todo ha tenido que terminar así…No puedo levantarme, el cuerpo me pesa, y tengo varios arañazos en el cuerpo.  Veo a Susan a mi lado. Está inmóvil, con los ojos cerrados. Un tronco enorme ha aplastado su pierna. No puedo moverme, no puedo ayudarla.

El viernes al atardecer montamos nuestras tiendas. Dos en total, una para los chicos y otra para las chicas. A mí y a Molly no nos importaba dormir de forma mixta, pero ella y Jack habían cortado, y a pesar de haber organizado ese viaje, en parte, para ayudarles, no mostraban el interés mínimo en relacionarse. Lo respeté.

No distingo a nadie más. Veo el coche siniestro bajo un tronco de un árbol y a una chica tirada a lo lejos. ¿Sería Molly?

El sábado comenzó el temporal, uno que no había vivido en la vida. Nos mantuvo encerrados en las tiendas pero consiguió llevarse la de los chicos. Era increíble, cómo su ropa y sus utensilios, salían volando. No pudieron evitar venirse a la nuestra. “Sujetad bien los clavos” rogué. Eso hicieron.

Alguien pide ayuda. Le oigo. Sin ninguna duda, es Louis. Está a mi lado, sobre unas piedras. Ha caído sobre ellas, y le cuesta respirar. Intento arrastrarme hacía él y lo consigo. Le tomo la mano.

-No te mueras.-Sollozo.-Todo va a salir bien.

Y cuando llegó el domingo por la mañana,  nos sentimos aliviados por haber sobrevivido al temporal. Nos había pillado desprevenidos. Louis arrancaba el todoterreno mientras los demás apartábamos los troncos que se habían caído. Y justo en ese momento, alguien grita: “Cuidado”, no recuerdo quien. Dos árboles caen hacia nosotros, como si se hubiesen puesto de acuerdo. Louis salta del coche antes de que los árboles se desplomen.

Sirenas de ambulancia. No dejo de escucharlas. Me transportan en una camilla y cierro los ojos. Me siento aturdida y mareada, y a pesar de que no puedo moverme, soy consciente de que no voy a morir. Al menos, eso siento.

Llegamos al hospital más cercano y empiezo a escuchar teléfonos, médicos alterados y más sirenas. Y hay termina mi recuerdo.

Me despierto poco a poco. Me fijo en la persona que está sobre la cama. Se trata de Jack, está llorando. Me fijo en mi mano y la levanto. Lo he conseguido. Puedo moverme.

-No te incorpores.-Me pide.

¿Qué no me incorpore?

-El médico te indica reposo.-Dice agarrándome la mano.

Algo va mal. Jack llora y él no es de llorar.

-¿Qué ha ocurrido Jack?

-Ha muerto…-consigue pronunciar.-Molly ha muerto.

Se derrumba mientras me da un abrazo. No puedo contener mis lágrimas. ¿Debo culparme? ¿Acaso Jack se equivoca al abrazarme?

-Me levanté del suelo.-Explica mientras deja de llorar.- Observé y vi el desastre. Los cuatro estabais tumbados en el suelo. Susan jadeaba y me indicaba que vivía. Tú pestañeabas, perpleja y hablaste con Louis. Me acerqué a Molly, tenía una brecha en la cabeza. Le tomé el pulso y no lo encontré. Llamé a la ambulancia.-Pausa para llorar de nuevo.-Se había dado un fuerte golpe en la cabeza, y había fallecido en el acto.

Me levanto por mucho que Jack me lo impida.

-¿Dónde están Susan y Louis?

-Acaban de salir de sus operaciones.

Salgo de la habitación y me oriento tocando las paredes. Veo a Louis tumbado en una cama, con su madre y dos médicos a su alrededor.

-Tiene los pulmones destrozados…-consigo escuchar.

Entro y me siento sin saludar. Agarro la mano de mi amigo, y cuando el reloj da las seis, es desconectado de las máquinas. Lloro cómo nunca he llorado. Abrazo a su madre. Después, me marcho.

Veo llegar a Susan en silla de ruedas. Le han imputado la pierna derecha. Sonríe como si dijese “No estoy muerta”. Es una ingenua. No sabe nada.

Dos de mis cinco amigos han muerto, y una ha perdido la pierna. El psicólogo dice que no me sienta culpable ya que desconocíamos el tiempo que iba a hacer y que todos habíamos querido ir de acampada. Me cuesta comprenderlo. Inspiro y espiro. Me frustro. Mi vida entera ha cambiado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Buen relato, en verdad. Te hace ponerte en el lugar del protagonista
    Ese efecto de jugar con el momento presente y el pasado está bien trabajado. La lectura es fluida. Buen relato.
  • Una carpeta que contiene documentos cargados de información que puede originar algo tan espeluznante como una revolución... está en buenas manos, sí, pero es perseguida por aquellos que quieren sacarla a la luz. ¿Qué es lo que ocurrirá?

    Cada día veo a más gente que se siente abatida por la vida. Esas personas que piensan por un instante terminar con su vida, y dejar de un modo u otro, de sufrir. Sabemos que el sufrimiento es nuestro peor enemigo, aquel que nos lo hace pasar mal, aquel que nos hunde, pero la verdad, la verdad es que no es invencible, y puedes combatirle.

    De la tristeza que me ahorré gracias a la inocencia... (Relato ficticio)

    Relato sencillo en el que mezclo ilusión y realidad, fundiéndolos en lo mismo. Espero que os guste.

    ¿Cómo se sentiría una persona que organiza una salida con un inesperado final trágico?

    [...]Y en ese momento, justo cuando dirijo mi vista al frente, la veo. Es una figura femenina. Está de pie, desnuda dentro del agua. Perplejo, la contemplo. Es bellísima.[...]

    Tras la muerte de Arnold IV, último rey del reino de Talión, dos personas serán candidatas al trono. Una de ellas es su única hija de dieciséis años, la princesa Elayne, mientras que la otra, es Leopold, su hermano, que tiene unos malvados planes para el reino y que todos en el reino desconocen. ¿Quién de los dos será nombrado como nuevo rey o reina de Talión? (Parte 2/5)

    Tras la muerte de Arnold IV, último rey del reino de Talión, dos personas serán candidatas al trono. Una de ellas es su única hija de dieciséis años, la princesa Elayne, mientras que la otra, es Leopold, su hermano, que tiene unos malvados planes para el reino y que todos en el reino desconocen. ¿Quién de los dos será nombrado como nuevo rey o reina de Talión? (Parte 1/5)

    (RELATO FICTICIO) La larga espera había servido de algo, un nuevo reencuentro con la playa. Por fin, pude despejarme un poco y disfrutar. Sin embargo, esta vez, encontré una botella de cristal con un mensaje…

    Una mujer asfixia a su marido en la habitación número 148 de un hotel en el que éste le pidió matrimonio. Tras la autopsia, se descubrió que la mujer no había sido la culpable. ¿Es que acaso había alguien más involucrado?

  • 12
  • 4.25
  • 605

16. Amante de la lectura y de la escritura y adicto a la música.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta