cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Retrospección
Reflexiones |
20.02.20
  • 4
  • 5
  • 547
Sinopsis

A veces la tristeza nos visita sin motivo aparente, o tal vez ya estaba allí

A veces la tristeza nos visita sin motivo aparente, o tal vez ya estaba allí bajo capas y capas de tibia indiferencia, mediocre fortaleza y dolor enterrado tan profundamente que olvidamos que existe, que es nuestro y que probablemente al ignorarlo decidirá quedarse indefinidamente.

Entonces llega un día en que no puedes seguir caminando, no sin notar como te escuecen las heridas tanto que te obligan a parar.

Y es en ese mismo momento en el que te das cuenta de que has estado poniéndote capas y capas de falsa seguridad en forma de lo que sea que usemos para intentar olvidar que tenemos dolor, vergüenza, errores, sentimientos , bajo un montón de absurda supervivencia insulsa.

Para ese momento ya te has olvidado de que eres una persona y que tienes derecho a estar enfadado, triste, decepcionado, dolido, frustrado , o todo a la vez.

Que tienes derecho a querer estar sin nadie y a la vez temer sentirte demasiado solo , o a estar acompañado y sentirte terriblemente aislado, a no saber que haces en este mundo, a tener miedo de casi todo a sabiendas de que la implacable vida tarde o temprano te cogerá por los pies y de un tirón sin miramientos te plantará de nuevo en la tierra sin avisar, sin importarle si vas a volver a equivocarte o vas a tener la enorme suerte de hacer las cosas bien esta vez.

Y es justo en ese momento cuando tienes dos opciones, las mismas que siempre has tenido pero que nunca has querido ver, esas que todos sabemos, la tan conocida y hasta cierto punto confortable pasividad o la desconocida y temible tierra de la aceptación y el cambio.

 

Me he pasado tantos años eligiendo la segunda opción que con mucha probabilidad no soy ningún ejemplo a seguir, pero siempre me ha gustado el brillo que desprenden las nuevas posibilidades y por efímero que sea el camino de vez en cuando me distraigo unos metros e imagino que se puede vivir allí para siempre.

¿ No es eso la vida al fin y al cabo?

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • ¿Qué tal Nora? ¿Cómo estás? Agradezco tus comentarios. Yo hace mucho tiempo que estoy en una tertulia literaria en un Club Naútico en la que se comentan novelas. En cuanto a la Metafísica que a lo largo de la Historia ha tenido diversos enfoques, ahora se decanta por la Astronomía y la Física Teórica, que son unas materias que me fascinan. Yo he estudiado parapsicología, que es una rama de la psicología, una cosa va con la otra. Antes que cualquier fenómeno especial hay una realidad psicológica que hay que atender. Si lo deseas puedes leer en esta página mi reflexión: LA INJUSTICIA DE DIOS.
    Creeria Nora que de eso se trata el vivir. No la vida en si, sino el vivir. Porque uno toma decisiones, a veces equivocadas, pero pensando que esta vez sera mejor. Si tememos a lo que puede venir, estaremos estancados y es casi lo mismo que haber muerto.
    Pues sí esa es la vida. A pesar de nuestras inseguridades siempre estamos abocados a echarnos a la piscina de nuestras posibilidades. Leyendo tu relato pienso que cuando voy por la calle y veo a la gente, en su fuero interno tndrán estas sensaciones que describes. Uno se cree que sólo le pasan a él, pero es algo muy común. Estupendo relato.
    El ser humano es una encrucijada de impulsos y se mueve por el viento de su propia entidad. Algunos son indecisos y otros valientes e inquietos. Como dijo alguien...hagas lo que hagas seguro que te equivocas aunque yo soy más de Nike... Just do it. Un abrazo querida Nora, siempre es un placer leerte. Te echaba de menos por aquí. Kssss
    Una invitación a la reflexión para mantener el contacto con nosotros mismos, al gestionar pensamientos alternativos para adaptarnos a nuevas realidades cuando las circunstancias lo requieren. Saludos, Nora
  • Escribo esto a pesar de la pereza que me invade y me persigue cada vez que miro cualquier fuente de información incluyendo ponerme por primera vez a escribir al respecto.

    A veces definitivamente siento que ya no puedo hacer más. Que lo único que me queda es alejarme ,que a veces el dolor es tan asiduo que te acostumbras a el de una manera que cuesta dejarlo marchar

    A veces la tristeza nos visita sin motivo aparente, o tal vez ya estaba allí

    Si tuviera alas volaría, volaría tan lejos que me perdería, me perdería y no podría volver nunca más.

    La tristeza que me invade es tan grande que me asusta.

    No vuelvas porque me desordenas la vida, y es curioso porque eres con diferencia, la persona más ordenada que conozco.

    Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.

    Siento muchísimo haberte hecho daño, siento las lágrimas, los temblores, el desasosiego que te causé. Las ilusiones rotas, los esfuerzos en vano, las dudas, las noches sin dormir, los cigarrillos de más, las charlas infructuosas, mi mirada perdida, mis pocas ganas de seguir, mi melancolía, mi tristeza, los dolores de cabeza.

    El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

    Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

  • 33
  • 4.49
  • 324

Escribo cuando me arde el alma y las palabras apagan mi fuego.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta