cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Revancha
Drama |
02.12.13
  • 4
  • 4
  • 2414
Sinopsis

¿Hasta dónde puede llegar la venganza?

El aliento de Medea se ceñía sobre ella. Y no es que se considerara una hechicera arquetipo de maldad y pasión, sino que, al igual que la inmortal maga, iba a usar la muerte de su hijo para herir a su marido. Y así, fríamente, sin remordimientos ni arrepentimiento, abandonaba la clínica donde hacía menos de cuatro horas había abortado el que hubiera sido su tercer hijo. Un varón... tanto mejor, así sufriría más. Ya  tenía dos hijas y sabía que su marido se moría por un hijo varón.

Ahora tenía que pensar cómo decírselo a él, el hombre con el que llevaba más de quince años casada, para que le causara el mayor dolor posible. Sentada en el taxi que la llevaba camino de su casa no dejaba de pensar en ello. ¿Le anunciaría que se había quedado embarazada para, inmediatamente, decirle que ya había abortado... el ansiado varón? ¿O, quizá, sólo le diría que estaba embarazada, dejándole hacerse ilusiones para destrozárselas de golpe en un par de días? ¿También podría anunciarle tan sólo la sospecha de un embarazo, e ir desgranando las siguientes fases, alargando aún más los tiempos de esperanza, consiguiendo un mazazo aún mayor? Aunque, al final, la cuestión principal era si ella podría esperar a disfrutar del sufrimiento, del tormento, de la desolación de su marido.

No podía evitar disfrutar de imaginar su venganza, así, en frío, lentamente, sorprendiéndose de no sentir ningún tipo de desasosiego ni escrúpulo. Le imaginaba, casi podía verle... ira, rabia, desesperación, en ese orden. También imaginaba cómo le iría detallando, poco a poco, lo que le había llevado a actuar de este modo: sus engaños, sus mentiras, sus argucias, convencido de que ella era tan estúpida que no se daría cuenta de lo que ocurría, como si no hubiera sabido en cada instante con cuál de sus secretarias, compañeras e, incluso, amigas de la familia, se estaba acostando. Sí, había llegado el tiempo de la revancha: ahora él sentiría en su propia piel todas las puñaladas que ella había ido acumulando. Ahora, excitada, tensa, inquieta, sentía que había llegado, por fin, su momento. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 25
  • 4.54
  • 146

¿Qué decir sobre una misma? Mejor no decir nada: si alguien quiere saber de mí, no tiene más que leerme.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta