cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Rewind
Terror |
07.12.07
  • 4
  • 1
  • 4179
Sinopsis

Decepcionado, Alex apagó el ordenador. Cerró los ojos por un breve momento, apenas unos segundos. Y luego de suspirar apoyó su espalda contra el respaldo de la silla decidido a contemplar en su mente otra vez la historia de terror recién acaecida.

De reojo miró por un breve instante el espejo. Y al no encontrar nada fuera de lo normal, volvió a suspirar. “¿Quién va a ser tan estúpido para dejarse convencer por tan barato recurso? ¡Es que ya nada da miedo!”

¿Y si se escucharan algunos pasos en la siguiente habitación? Seguro que son los gatos. Siempre pasa. ¿O acaso el sonido de la cadena de una supuesto alma en pena? ¡Son los amigos que le gastan una broma! Todo, absolutamente todo es tan obvio.

De hecho, y después de pensarlo un rato, le causó cierta indignación averiguar el tiempo que había invertido. Un tipo de calorcito que fue subiendo a la cabeza logró despejarse al gritar al viento a ver si alguien lo escuchaba: “¡No te tengo miedo! ¿Me escuchas, Quien quiera que seas? ¡Manifiéstate, oh, criatura de la noche! – Dijo, alzando la voz y gesticulando todo tipo de obscenidades hasta que se dio cuenta del ridículo que hacía – Bah, que estupidez la mía ¡Si nadie me está escuchando!”

Y junto con decir eso, una patada le dio a la puerta que separaba el living de su habitación para hacerse paso a dormir cuando un chillido extraño se reprodujo a su espalda y al voltearse a mirar la puerta esta se cerrara de un golpe seco.

Silencio. Y luego un silbido escurriéndose por su cuello, una brisa suave pero fría que por poco consiguió erizarle los pelos pareció decirle algo como un susurro: “Alex, Alexxxx” Y se esfumó hasta no sentirse.

Pero Alex, cual estatua inmutable, sonrió tan solo.

“Debió ser la ventana que se abrió, si. De ahí provenía el silbido. Y como las ramas del árbol a veces golpean el vidrio da la impresión de voces”

Pero cuando se asomó a cerrar la ventana que, efectivamente estaba abierta, dio cuenta de que las ramas no alcanzaban a golpear la ventana. ¿Y la voz, entonces? Quizás, producto del cansancio, su mente le había pasado una mala jugada.

En realidad nada podía desencajarlo porque a todo hay una respuesta, pensó. Y ese miedo que sufría la plebe era la clara evidencia de una flagrante ignorancia para explicar aquellos eventos que escapaban a su falta de cociente intelectual.

-      Son todas unas tonterías. ¿Me escuchan, fantasmas idiotas? ¡No me pueden hacer nada sus estúpidas fantasías! – Parafraseó muy convencido de su propia realidad, pero ignorando que algo escondían sus palabras.

Y, de pronto, una sonrisa, entre diabólica y juguetona, se sintió al final del pasillo. Luego unos pasos subiendo la escala, apresuradamente.

“Ah, pero que evidente. Seguro que es mi familia o mis amigos haciéndome una broma. ¡Que chiste tan repetido! Y cuando llegue arriba, seguro que cuando este en el segundo piso veré alguna evidencia. Siempre pasa”

Pero una vez arriba, en el segundo piso, nada encontró. Y aunque revisó una por una de las habitaciones, tampoco había indicios de que se hayan escapado por algún lugar. “Tiene que haber alguna explicación a esto” Pensó. Quizás alguna grabación. O alguna manera de haber salido por la ventana pero dejando el cerrojo de antemano puesto.

Cuando, esta vez, el WC se activó sin razón alguna en el primer piso. Y las corridas, y las risas abaja se sintieron.

- &nbs
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 100
  • 3.6
  • -

Yo no escribo... vomito tinta. Y aunque mi disimulada humildad parezca contradecirme, no creo particularmente que alguien sea igual de paranoico que mi persona y rebata esta tesis que tengo sobre este "arte" de juntar letras. Relatos varios y tiempodedicado al ocio en su estado más puro, son cuales hijos y madre. Yo, personalmente, no premiaría tan mediocre unión de "noble" con estatuillas, premios y otros varios: simplemente me interesa la opinión de un simple ciudadano... un posible personaje de esta parodia que alguién oso llamar vida... Gracias por su tiempo (porque yo no te lo devolveré)

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta