cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
Saber pedir
Infantiles |
08.07.17
  • 4
  • 6
  • 203
Sinopsis

Dos días caminando por áridos desiertos, contra vientos de arena, contra lluvias; soportando el calor máximo y el frío extremo.
Luego de un día más; subiendo y escalando cornisas con el abismo acechándolo, el león por fin llegó a la morada del águila anciano. El águila, sorprendido, le preparó un brebaje para que reponga sus fuerzas y el león una vez que recuperó el aliento comenzó a decirle…

—Desde mi última visita, hace años atrás, he seguido tus consejos, pero maestro, no logré mi objetivo. He sido positivo en pensamiento y sentimiento, tal cual tus enseñanzas, aún así, si bien mejoraron varios aspectos de mi vida, no llegué a ser el rey. No llegué nunca a tener la corona, siempre otro león me ha ganado. —seguía relatando en león.
-¿Acaso te burlaste de mí?. Lo de la energía del universo ¿Fueron mentiras tuyas?. El secreto del que me hablaste ¿No existe?. Dime águila porque estoy llegando al ocaso de mi vida y no logré ponerme al frente de mi pueblo.

El águila escuchó atentamente sin interrumpir, y cuando el león terminó de hablar le hizo una pregunta:

—Dime león, ¿qué le pedías al universo?

A lo que el león respondió…

—Todos pero todos los días le decía: “Pronto seré el rey, ya llegará mi momento”

El sabio lo miró a los ojos, entristecidos, y le dijo…

—Pues es ahí donde has fallado, no hiciste lo que yo te aconsejé
—Pero… ¿Cómo que no? Si justamente eso es lo que quiero ser, y es lo me aconsejó que pidiera, que lo sintiera, y así lo hice— Agregó un poco sorprendido el león
Y el gran maestro terminó la charla diciéndole…
—Tú al pedir que pronto serás el rey y que ya llegará tu momento, el universo entiende: “Pronto y ya llegará” y esas palabras son infinitas… siempre estarás parado en ese “Pronto y ya llegará”. Lo que tú tienes que sentir, convencerte y decirte a ti mismo y al universo es: SOY EL REY, y si te convences a ti mismo el universo también se convencerá.

Luego de unos meses el nuevo rey visitó a su amigo en las altas cumbres para darle las gracias.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta