cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Sabor a caramelo
Drama |
12.10.17
  • 5
  • 2
  • 41
Sinopsis

En ocasiones, a pesar de las vicisitudes, el horizonte se nos presenta prometedor.

Por lo que fuera, ahora que tenía el ansiado abismo bajo sus pies, no se atrevía a dar el salto. Los pensamientos enmarañados, que poco antes le empujaban a saltar, jugaban a volverlo loco en ese momento, regándole la cabeza con un mar de dudas. Abajo le esperaba el abrazo rotundo del pavimento de hormigón; la misma tristeza insondable le aguardaba, como cada día, si no daba el paso adelante. "Sólo un paso y ya está", se dijo.

-Perdone, ¿me ayuda a cruzar al otro lado?

Se volteó ligeramente para mirar quién le hablaba. Un hombre, tan desorientado como él, tanteaba torpemente, con su bastón de ciego, el murete sobre el que se había encaramado para saltar. La emoción que lo embargaba le había impedido sentir su llegada. Volvió a mirar al vació bajo sus pies. Luego, de nuevo observó al ciego, de reojo. Los ojos del hombre que le acababa de hablar se movían inútilmente, como buscando, a izquierda y derecha, la poca luz que quedaba ya del día.

-¿Al otro lado? -le preguntó al ciego.

-¡Sí, coño, al otro lado! ¿Qué tiene de extraño?

El estado de entereza que aparentaba el invidente le hizo sentirse, por comparación, como una mierda. Parecía tan rabiosamente decidido a saltar... Pero luego dudó como siempre, ahora más de las convicciones del hombre que de las suyas. Volvió a arrobarse con la visión del vacío bajo sus pies.

-¿Me va a ayudar a cruzar o qué? Porque no tengo todo el tiempo del mundo... -le apuró el ciego, sacándole de su trance por segunda vez.

Se bajó del murete con un movimiento ralentizado. Asió al ciego por el brazo, para ayudarlo; olía a bodega; se le antojó desagradable y sucio el tacto de su gabardina.

-Tenga cuidado, hay un altillo. Espere, que le echo una mano para subir.

-¡Cada vez se lo ponen a uno más difícil, los hijos de puta!

Encaramado otra vez sobre el murete, junto a aquel hombre desconocido, en un momento tan íntimo, se sintió ridículo.

-Seguro que hace un precioso atardecer, y yo, perdiéndomelo. ¡Qué bonita es la vida...!

El sarcasmo del ciego lo empujó a mirar al frente: el cielo, de color caramelo, le ofrecía la tibieza de sus últimos rayos del día. Por primera vez en mucho tiempo el horizonte se le presentó dulce y prometedor.

-¿Qué cojones hacemos aquí parados, cruzamos o qué? Porque no siento venir ningún coche. ¡Con lo que tengo que hacer...! Ande, suélteme, que ya me las apaño yo solo...

Vio al ciego, como si nada, dar ese paso adelante, el que él no se decidía a dar. Ni un segundo tardó en sentir el golpe, al unísono, de la carne y los huesos quebrados contra el pavimento. No quiso ya mirar hacia abajo, pues, de repente, la simple altura del murete le producía vértigo. Una leve sonrisa se le hizo incontenible, al imaginarse al pobre hombre, en su breve descenso, tanteando el aire con el bastón, y moviendo sus ojos tan de balde...

Algo desorientado bajó por el lado contrario al del abismo, resuelto a perseguir ese horizonte, con sabor a caramelo recién tostado, que le estaba provocando como nunca antes...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sí, Mrs Hyde, un poco ácida la historia sí que es, para mí es un poco tragicómica, pero creo que cae más para el lado de lo trágico. Un saludo y gracias.
    Dicen que el suicida no quiere morir, sino dejar de sufrir. Muy bien relato, algo ácido pero también existen los "caramelos ácidos". Me gustó con ganas. Slds
  • El desesperado discurrir de Domingo en su búsqueda del amor

    En ocasiones, a pesar de las vicisitudes, el horizonte se nos presenta prometedor.

    Un tipo con afán de protagonismo visita el circo, y así le va...

    Relato chabacano en que no queda claro si fue el protagonista quien vio los dragones morados, o quien lo escribió, o ambos.

    Señoras y señores, disculpen si vengo a perturbar su tranquilidad, pero la necesidad aprieta y es menester que les transmita mi lastimera petición.

    Habían concertado la cita a primera hora de la mañana. Una de esas citas a ciegas para amantes con vocación de desesperados.

    Por entonces mi padre me advirtió que aquella chica no me convenía. "Ese trabajo que tiene es flor de un día", fueron sus palabras.

    Cuando la necesidad de trascender aprieta, hay que apañárselas como buenamente se pueda.

    Acabo de ver en un anuncio, por la tele, una cheslón en oferta, que no seré yo la que se quede sin ella.

    Yo soy una personas seria y respetuosa con los demás, se puede confiar en mí. No entiendo por qué nadie parece querer entenderme. Supongo que es el clima, lo que nos hace ser tan diferentes...

  • 14
  • 4.71
  • 135

Cuando el sol aprieta, la realidad está hecha de espejismos.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta