cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
SALUDABLE ORGASMO
Varios |
22.11.12
  • 4
  • 11
  • 4140
Sinopsis

Quiero dejar asegurado que este relato es basado en la vida real y que el célebre doctor Joseph Mortimer Granville, así como su extraña terapia, en realidad existieron, lo cual es fácilmente comprobable por cualquiera que busque su nombre en Internet.

 

 

Violeta tenía catorce años cuando tuvo un acceso de furia tan incontrolable que destrozó su cuarto, rompió su cama, deshizo las sábanas y decoró las paredes con su propio excremento. Fue una tormenta inesperada que se detuvo con la misma descarada irracionalidad con la que empezó y que no duró más de cinco minutos. Al final Violeta, se quedó tranquila, abandonada en un oasis de paz indescifrable y con un rostro de santa.

Sus padres, el señor y la señora Shaw, se aterrorizaron tanto por aquel suceso descabellado que llamaron al sacerdote y de inmediato llegó la panza ilustre, la calva reluciente y los dientes amarillos del padre Wilson.

El minucioso examen que el anciano cura le hizo al cuerpo desnudo de Violeta no reveló nada fuera de lo normal, excepto la intempestiva floración de los senos y la pecaminosa redondez de las caderas. Pronto cayó en la idea de que el problema no se trataba de algo físico sino de un ataque del demonio y empezó el largo tratamiento a base de paternósters, misas matutinas, hostias molidas mescladas en la comida y, por supuesto, el ritual del exorcismo que el padre Wilson practicaba todas las noches y que sólo servía para desatar la furia de Violeta.

 Al cabo de dos meses de soportar los súbitos y salvajes cambios de humor de su hija, el señor y la señora Shaw empezaron a dudar de la efectividad de los tratamientos espirituales, pero no fue sino hasta que Violeta se puso tan fuera de sí que embadurnó de mierda el rostro de sus padres que ellos decidieron probar suerte con un renombrado médico en Londres.

Corría, por ese entonces, la primavera del año 1886.

Era una tranquila y soleada mañana de martes cuando cruzó por la puerta de la casa de los Shaw un hombre extraño de largo bigote y ojillos inquietos. Se llamaba  Joseph Mortimer Granville.

-Muy bien –dijo apenas puso un pie en la casa-. ¿Cuál es la enfermedad?

-Mi hija, doctor, mi pobre hija –sollozó la señora Shaw-, es juguete de los demonios.

-Imposible –rió el doctor-, los demonios son invención de las mentes débiles y los utilizamos para justificar algo tan natural como la histeria.

-¿Entonces cree que mi hija es histérica? –preguntó el señor Shaw.

-Casi podría jurar que sí –dijo el doctor-. Los accesos de enojo a cierta edad, los súbitos cambios de humor, el cuerpo avasallantemente erótico, todo ello son síntomas claros de lo que los medievales llamaban “Útero ardiente” y que algunos médicos franceses denominan llanamente como “sofocación de la matriz”.

-¿Eso tiene cura, doctor?

-Por supuesto –afirmó el sabio-. Los accesos de histeria son ni más ni menos que la acumulación de esperma femenino, todo resultado de la abstinencia sexual… ¡Por cierto, raro es que su hija tiene quince años y aún no se ha casado!

-¿Y quién querría casarse con una energúmena? –sollozó el señor Shaw-. Cúrela doctor y luego veremos como la desposamos.

El sabio hizo una leve inclinación de cabeza y subió al cuarto de la muchacha. El recinto era terrible. Las paredes estaban inmundas de sus miserias y ella estaba pegada a un rincón, temblando de rabia y con los ojos brillantes como un coyote. Se necesitaron de cuatro hombres para someterla, desnudarla y finalmente atarla de manos y pies a la cama.

El doctor entonces contempló aquel cuerpo perfecto, sometido y vulnerable , tendido en la cama, y una idea le vino a la cabeza, pero era un hombre victoriano y le cerró la puerta al pensamiento. Abrió el pequeño botiquín que llevaba y se puso tranquilamente un guante de cuero. Luego acercó una silla a la cama exhibiendo una sonrisa bonachona, se sentó justo frente a las piernas de Violeta y puso sus dedos en aquel sexo virgen e inviolado.

Fue una invasión tan inesperada como placentera y Violeta reaccionó con un gesto ambiguo entre la ira y el placer. El doctor no le puso atención a sus bufidos de pantera enjaulada y solo se concentró en mover tierna y delicadamente sus dedos por aquella vulva rosada como una fruta paradisiaca hasta que los rugidos de Violeta cambiaron del odio al deseo.

Tardaron horas y horas, ella lanzando pequeños gemidos inevitables y él moviendo sus dedos de arriba abajo, luego en círculos, luego describiendo formas extrañas, hasta que finalmente el clítoris se inflamó, la espalda de Violeta se tensó como si fuera a romperse y un gemido que parecía de dolor salió de sus labios.

Fue un clímax tan intenso que el rostro se le transformó y finalmente cayó en la cama con la respiración sofocada y con pleno dominio de su raciocinio.

¡El viejo sabio lo había logrado una vez más!

No volvieron a verlo a pesar de la insistencia de Violeta por recibir otra sesión de masajes y sólo pudieron reencontrarlo hasta dos años después, cuando se hizo famoso por inventar un novedoso aparato terapéutico que se vendía como pan caliente.

Se llamaba vibrador.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Desde el título supe que sería una historia interesante
    Está muy bien escrito, sí señor. La historia es buena, divertida y engancha desde la primera estrofa, pero repito, lo que más destaca es su narración. Buenísima.
    Podrías haberme llamado a mi ,hombre(risas).
    Que sea 100% real no quiere decir que sea una historia más interesante, es muy buena sea como sea. Aquí fue un tanto historico y bien contado, eso nos atrapa. Saludos Roberto. Esos títulos, son divertidos.
    Escribe tus comentarios...jeje, magnífica la novelación de los hechos, pasaran o no, si no estos otros similares serían. Se lo tuvo que pasar en grande curando la enfermedad de sus pacientes. Hay que ubicarse en el contexto de la época, desde luego.
    Muy elocuente
    jajajj genial
    Muy bueno
    Me pregunto lo mismo que Poyatos.Que una historia exista no quiere decir que sea verídica. Pero me gustó mucho tu literatura al narrarlo. Ahora, que en mi pueblo las muchachas a esa edad ya tienen consciencia de que en sus manos hay dedos...Aunque claro, tu estás hablando de otros tiempos, y al parecer de un contexto social muy concreto, eso también hay que tenerlo en cuenta. Saludos
    Qué simpático, jaja, no sé si será verídico históricamente, pero sería agradable que lo fuera. Saludos!
  • Un poema que escribí para mi mamá. Ayer fue su cumpleaños y no pude departir con ella por la distancia.

    Con disculpa de los amigos escritores, he tomado citas de relatos de excelentes artistas como Stavros, Lore, Venerdi, Ender, Paco Castelao e IoAd M. Este es sólo un pequeño artículo para animar el debate: ¿Cuál es mi estilo como escritor?

    Este es un soneto bastante erótico escrito en versos alejandrinos. Deseo aprovechar para enviar un saludo a los compañeros de T.R... Aquí estoy de regreso luego de una larga ausencia.

    Estamos a unos pasos del final. He querido llevar la historia a un punto de clímax aunque sé que probablemente estoy metiendo en problemas al que será el último escritor de esta aventura: el amigo Amets. Me he sentido honrado de colaborar en este proyecto y espero que esta contribución esté a la altura de las expectativas de los fieles lectores. Un saludo a todos y que la batalla continúe.

    Nueva entrega de la saga EL CETRO DE ESMERALDAS. Traté de elaborar un capítulo que armonizara con el estilo y la trama de los otros autores y al mismo tiempo que cerrara tantas puertas abiertas y que abriera algunas otras que podrían ser divertidas de explorar en el futuro. Aquí está el escrito con la máxima ambición de hacer pasar un buen rato. Ojalá sea del agrado de todos. Amigo Amets: su turno.

    Un poema al clásico modo que no tiene nada qué ver con la moderna saga de películas de vampiros afeminados.

    Un pequeño soneto dedicado a todos los escritores que me hacen el honor de leerme en esta página. Muchas gracias. Debo advertir que mi anterior escrito fue tomado más en serio de lo que corresponde a un simple guiño sarcástico. Espero que este poema me vindique y muestre que mi ánimo nunca es belicoso. Saludos.

    ¡La Muerte! Yo la he visto. No es demacrada y mustia/ Ni ase corva guadaña, ni tiene faz de angustia./ Es semejante a Diana, casta y virgen como ella;/ En su rostro hay la gracia de la núbil doncella RUBÉN DARÍO

    "El Amor nunca dejará de ser"". SAN PABLO

    Aquello que es tan familiar es lo que menos conocemos en realidad

  • 23
  • 4.56
  • 245

Escritor del libro LA PIEL DE LA LLUVIA, además de ganador del Certamen Literario María Teresa Sánchez 2017, por su ensayo LA CEGUA y asiduo lector de TUSRELATOS.COM

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta