cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Se llamaba Clara y no se aclaraba
Humor |
01.12.17
  • 3
  • 8
  • 2861
Sinopsis

Resubo este relato para quiénes no lo hayan leído. Espero que os guste.

Clara entró en la sala del cine armada con un cuaderno.

Lo hacía por su hijo. Era bloguero. O como decía Clara: «blog-no-sé-qué». Realizaba críticas de películas y las publicaba en su blog de cine. Una cada semana. Una por cada estreno importante de los viernes. Sin embargo, aquella semana no podría realizarla porque le habían operado y era imposible que acudiera al cine, por lo que estaba muy preocupado. Clara, que siempre había pensado que lo que hacía su hijo era una gran pérdida de tiempo, mientras que él insistía en que en un futuro, algún editor podría ver sus críticas y contratarle para alguna revista, no era consciente de lo importante que aquello era para él hasta esa semana de la operación. Desde que despertó de la anestesia, Carlos no dejó de decir que tenían que darle el alta antes del viernes, que no podía dejar el blog abandonado ni una semana, que se lo debía a sus seguidores. Clara trataba de tranquilizarle, pero nada, que no había manera.

Al final decidió hacer algo para satisfacer la necesidad de su hijo.

—Yo la haré —le dijo un tanto vacilante.

Carlos levantó las cejas incrédulo.

—¿Tú sabes realizar críticas?

Clara se encogió de hombros.

—No será tan difícil. Solo hay que decir lo que te gusta y lo que no.

—Es mucho más que eso, mamá —suspiró Carlos desolado.

—Bueno, yo voy, hago la crítica esa, y luego haces lo que quieras con ella.

Carlos tardó en responder, pero al final asintió con la cabeza.

—Supongo que será mejor que no publicar nada. Podría crear una entrada especial. «Primera crítica de mi madre», o algo así.

Carlos le dijo la película que quería analizar esa semana y ahí estaba ella un día después, buscando el número del asiento que indicaba el papelito. No era la primera vez que iba al cine, pero sí la tercera o cuarta; no era algo que llamara su atención. Los sonidos están demasiado altos y la pantalla es tan grande que para ver lo que ocurre sin perderte nada, tienes que mover la cabeza de un lado a otro. Pero por su hijo, lo que fuera.

Con el cuaderno y el lápiz sobre el regazo, Clara bostezó mientras la pantalla escupía toda una parafernalia de productores y contempló los créditos iniciales llenos de nombres impronunciables preguntándose cuándo demonios iba a comenzar la maldita película.

Apuntó en el cuaderno: «Créditos iniciales demasiado largos; perfectos para una breve siesta». Observó a la escasa luz lo que había escrito y tachó la última frase. Nada de sarcasmo; no recordaba haber visto ese tono en las pocas críticas que había leído de su hijo.

Mientras realizaba el tachón, una voz resonó en la sala. Clara no entendió nada de lo que un actor extremadamente guapo hablaba por teléfono. Estaba en otro idioma. ¿Sería inglés?, se preguntó. Seguro que sí. Por el momento no hizo ningún apunte. No había subtítulos, pero había visto alguna película que otra en la que cuando hablaban en otro idioma, no los ponían; suponía que no era importante lo que se decía.

Un poco más tarde seguían hablando en otro idioma, y Clara aún pensaba que era por guión. No obstante, en esta ocasión anotó en el cuaderno: «Al menos podían avisar de que para ver la peli se debe saber idiomas».

Esperó a que comenzaran a hablar en español. Media hora después, Clara se percató de que el idioma no iba a cambiar, y empezó a extrañarse.

El desconcierto dio paso a la exasperación y escribió en el cuaderno: «Una de dos: o los que han hecho la película se han olvidado de poner subtítulos; o los del cine no han dado al botón correspondiente para el idioma o como funcione eso».

Otra media hora después, Clara estaba harta de aquellas palabras desconocidas tan altas, la estaban mareando. Ni siquiera entendía lo que pasaba en la pantalla. El actor guapo era una especie de superhéroe o algo de eso. Y había tantas explosiones y disparos que creyó que se iba a quedar ciega y sorda. Para cuando la película llegó a su fin, había escrito unas cinco hojas en las que no había más que quejas y quejas.

¿Y este era el tipo de películas que veía su hijo? ¿Cómo las entendía? Qué ella supiera, Carlos no sabía hablar ningún otro idioma más que el español.

Disgustada y enfada por haber perdido el tiempo y además haberse quedado sorda y medio ciega, salió de la sala, dejando atrás el cartel en el que se indicaba la película. Un cartel marcado con las letras: «VO».

«Versión Original».

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 98
  • 4.54
  • 193

Autor de EL ESPEJO, disponible en Amazon. Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Con la escritura busco entretener, pero si por el camino cae alguna reflexión profunda, bienvenida sea. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta