cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Sensible
Amor |
16.11.19
  • 4
  • 8
  • 474
Sinopsis

Agobio de una mente perturbada

Ya desde pequeño me venía envuelto en grandes presiones que azotaban mi mente. Creo recordar cuál fue mi primera tortura psicológica. Durante un largo tiempo se repetía cada noche incesantemente. Al principio en cuanto cogía el sueño y poco tiempo después sólo hacia falta cerrar los ojos para verlo. En lo que yo suelo llamar sueño, aunque no se si lo era. Yo me encontraba en una habitación llena de altas montañas de folios. Los huecos entre estas formaba unos extraños, oscuros y deformes pasillos. En el centro de la habitación había un hueco de un metro y medio cuadrado aproximadamente, en este me encontraba yo. De alguna parte del techo comenzaba a caer un folio, lentamente, flotando, como si le costará traspasar el aire que iba encontrando a su paso. Caía lentamente hasta llegar al suelo delante de mi. En ese momento yo contaba para mis adentros UNO. Otro folio aparecía de la nada por el techo y flotaba parsimoniosamente, meciendose hasta caer encima del primero, alineandose a la perfección. En mi cabeza contaba... DOS. Nuevamente sobre mi, otro caía, a mi parecer algo más rápido que el último. TRES. Sin lugar a dudas el cuarto descendía a más velocidad. CUATRO. La velocidad del siguiente aumento en consideración. CINCO. Era un aumento exponencial. SEIS. Lo que comenzó como un juego tranquilo se estaba convirtiendo en algo estresante. SIETE. Apenas un instante después caía otro. OCHO. En este momento ya no me daba tiempo a intentar descubrir de que parte del techo salían los folios, NUEVE. Un segundo después, DIEZ. En el siguiente segundo conté ONCE, DOCE, TRECE. Sin poder pensar en otra cosa ni evitar contar CATORCE, QUINCE, DIECISEIS, DIES, DIE,DI, V........ Desde el techo comienza a caer un folio lentamente, flotando... y todo vuelve al principio. Con motivación y entrega me dispongo a contar como van cayendo, al principio lentamente y con una velocidad infinita a su fin. Llegado el momento álgido DIECINUE, VEIN, VEN, V..... y cuando mi cerebro parece que va a estallar o sufrir un colapso... Desde el techo cae lentamente un folio. No se como pero sé que la imposible meta es llegar a contar todos los folios de la habitación, y no logro llegar a treinta. Pero inexplicablemente la lenta y costosa caída del primero, me reconforta y me hace tener la confianza de que lo puedo conseguir. Creo recordar que ese fue el principio.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Francesc muchas gracias por tus comentarios pero este sueño lo tenia cuando tendria unos 6 años o menos y se fue repitiendo o le cogi tanto miedo que por eso ya lo veia (lo sentia) aunque no estuviera soñando.
    También hay algunas mujeres que se han dado cuenta de esta crítica hacia los hombres, y lo ven un error. Te recomiendo que trates de mostrarte estóico como Séneca, porque la gente anda desorientada - lo dicen los psicólogos- y nadie sabe qué pasará.
    Amigo Sergio. Creo que tenemos que ser conscientes de que estamos pasando una mala racha en el aspecto sentimental, y hay que andar con prevención. Primero porque la gente se ha vuelto muy volátil y puede cambiar de opinión en cualquier momento. Eso no es de ahora; pues en los años 80 que yo salía con unas y otras, la inmensa mayoría de mujeres que conocí estaban separadas o divorciadas, y sigue. A eso contribuye un beligerante feminismo que se ceba en el hombre por cualquier bobada, y nosotros somos los malos de la película.
    Los sueños siempre son símbolos en los que subyace un mensaje que está relacionado con nuestras vidas. Este relato es estresante, y está muy bien descrito. Puede querer decir que tenías una gran necesidad de esplicar tus anhelos, tus cosas a alguien. ¿Has leído el comentario que te hice de tu sueño premonitorio? Por cierto. Mi último relato pasa en Málaga.
    Persona, por supuesto, Sergio. Entiendo que hay veces en que al no dar pistas, puede generarse confusión, porque quien escribe tiene todos los datos y el lector no. Me alegro de que me lo hayas preguntado y espero sea satisfactoria la respuesta. En cuanto a tu comentario en el relato de bú, estoy de acuerdo en que lo más agradecido es recibir comentarios, que te pueden indicar si lo estás haciendo medianamente bien o no. No por eso pienso comentar relatos que no me aporten, no tengo base para hacerlo, pero sí puedo decir lo que me sugieren o provocan los que me gustan. Un saludo para ti
    Una pregunta Seren, en tu relato anochecer amanecer, ¿A quién esperas encontrar? ¿Tu ego, la vida, al mundo, o te refieres a alguna persona? No te pregunto en el relato porque no quiero influir en la magia que tiene pero tengo curiosidad, saludos
    Muchísimas gracias por leerme, me alegro que te haya gustado Seren, saludos 😉
    Qué cosas, Sergio! Me ha encantado, esa imaginación solo puede venir de un sueño. Saludos
  • Agobio de una mente perturbada

    Sería teoría del carácter de cada hijo según el orden de llegada a la vida

    Hubo un tiempo en que pensé que está era la mejor solución

    Cada ocasión merece su contexto

Tan insignificante y grosero Tan ilusionado e iluso Tan creidamente  engrandecido ...y ni siquiera es capaz de ocultar su ciego amor al verla ... inevitable como un escalofrío que le eriza, le hace aullar y amarla cada noche

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta