cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

21 min
Seppuku
Históricos |
07.11.18
  • 0
  • 0
  • 81
Sinopsis

Periodo Heian (1180) Minamoto no Yorimasa abre la veda de un ritual samurái que eleva de grandes guerreros a los ejércitos de Japón, el seppuku

 

SEPPUKU

Periodo Heian (1180) Minamoto no Yorimasa abre la veda de un ritual samurái que eleva de grandes guerreros a los ejércitos de Japón, el seppuku

 

 

 

 

 

Seppuku

 

Por

José s. Cabrera

2018

3:33, por nosotros

Copyright del texto © JSCeditorial  2018

 

 

 

 

 

Índice

 

  • Portada                    1
  • Índice                        2
  • Prólogo                     3 -4
  • Batalla Uji                 4-7
  • Seppuku                       7-11
  • Epilogo                         11

 

 

 

 

 

SEPPUKU

 

Prólogo

Entre un embalse semi natural de piedras antiquísimo dentro del periodo Heian en Japón  se encuentra un samurái meditando en el máximo silencio con su vista puesta en la más absoluta naturaleza y predomínate color verde amarronado, Yorimasa minamoto (en posición de recostado) reza sus plegarias ahora en silencio en un onsen de Uji (en la prefectura de Kioto), tener de apellido Minamoto se considera de realeza en Japón y es honorifico permanecer en la familia, servir como ayudante a la familia real es la principal misión de un samurái para luchar y junto a sus hermanos labrar el camino del guerrero, la catana del samurái forma parte de su alma y en todo momento debe de estar preparada para defender a su familia y ahora descansa en su alforja detrás de Minamoto junto a su armadura de guerra con toques azulados como el color de su clan, la respiración esta tranquila hasta que un sobresalto le despierta de su meditación: - maldito Nue (criatura mitológica japonesa) , solo traes mala suerte y enfermedades

Una nube color grisácea se posa cada noche en el templo y trae con ella pesadillas a los que duermen bajo el templo, Minamoto sale no muy tranquilo del onsen y empieza a ataviarse su armadura samurái y dejar de lado su catana para seguidamente optar por un arco y una sola flecha en su carcaj, sin secarse a penas recita un texto de fuerza espiritual de su clan y en segundos de reposo abre rápidamente la puerta de papel de arroz pasando al pasillo de la segunda planta del templo.

A paso ahora acelerado sigue el pasillo con fin al tejado del templo, su cara seria y sus dientes tintados en negro describen el enfado del poeta samurái que con gran agilidad trepando por unas de las columnas del templo llega al tejado y sin mostrar cansancio alguno mira al cielo y le señala para después gritarle: - TUS PESADILLAS ACABARAN ESTA NOCHE, acto seguido empuña su arco y carga contra la nube gris

Al impactar sin diana alguna un enorme estruendo arranco la tranquilidad de la noche y un rayo de grandes dimensiones choco contra el templo y como consecuencia de ello se empieza a disolver la nube gris a una blanca.

En la espesura de la noche corre un viento y algunas gotas caen sobre Minamoto que con afán de victoria toma una postura de ofrenda al emperador dejando en la lejanía de las montañas un cuerpo sin vida cayendo desde el cielo y chocando con alguna roca de la superficie.

  • En la cultura japonesa se conoce al Nue como cabeza de mono, cuerpo de tanuki, pies de tigre y una serpiente de cola y de haber existido alguna esa noche conoció su muerte gracias al líder del clan Minamoto

A la mañana siguiente y al salir el sol después de semanas, el emperador y sus sirvientes notaron una mejoría que perduraría por los años, pero el mal ya estaba instaurado en el periodo Heian con una pobreza general ya arraigada que daría sus primeros pasos en una pobreza total que forjaría la guerra entre clanes de samuráis. Una batalla comenzaría pronto con numerosas bajas para ambos bandos, una guerra civil para Japón y un surgimiento samurái sería la solución para un cambio de era.

 

 

Capítulo 1 Batalla de Uji

 

El veintitrés de junio de mil cientos ochenta comenzó la batalla de Uji en la prefectura de Kioto y aquella mañana a primera hora Japón cambio, el sol se reflejaba en los adoquines y doraba los ríos de la ciudad, a diferencia de otras guerras esta no fue salvaje en su totalidad ya que fue más verbal que de choque de espadas, salvo excepciones ….

  • Minamoto: majestad debemos darnos más prisa si queremos cruzar el rio
  • Príncipe mochihito: me doy toda la prisa que puedo de verdad, pero como bien sabrás nuestra familia siempre tiene que estar bello para el resto del pueblo

 

  • En la era Heia los cánones de belleza eran pintarse los dientes de negro, para los hombres era dejarse una barba cuidad y que acabase en pico, y para las mujeres pintarse la cara con polvos blanco, las mejillas color rojizo, un labio muy por debajo de las comisuras y dejarse el pelo muy largo negro y liso (principio de las geishas)

Tocan a la puerta

  • Ichirai: (ataviado con su kimono azul con adornos blancos) señor los del clan Taira están en las proximidades del castillo
  • Minamoto: gracias por la información, avisa a Tsutsui y Gochin, nos acompañareis los tres a atravesar el puente del rio y poner a salvo al príncipe, es una orden

Afirmando con la cabeza, Ichirai entrega “naginata” (arma japonesa de asta largo con una hoja afilada al final de esta) a Minamoto y ambos se abrazan partiendo con rapidez Ichirai en busca de sus dos compañeros

  • Minamoto: (gritando) suerte amigo, nos vemos en la puerta trasera del riokan

El olor a quemado se hacía más intenso cada vez que una flecha del clan Taira impactaba con el techo del templo, la huida tendría que ser rápida y a marchas forzadas, era cuestión de minutos que fuesen apresados cuando bajando los últimos peldaños del riokan, Gochin (samurái del clan Minamoto) es embestido por un caballo enemigo

  • Gochin: mi señor, corra ¡(desde el suelo y alzando la mano señalando al puente) yo los retendré el máximo tiempo posible

El combate en desventaja entre Gochin el samurái y un jinete a caballo comenzó con un claro perdedor, las artes marciales quedan descartadas a sin que noquear al enemigo es la única posibilidad, que sin acierto porque es alcanzado por varias catanas enemigas en cuestión de segundos, aún con vida le da tiempo para gritar: - EL CAMINO DEL SAMURÁI SE ENCUENTRA EN LA MUERTE

Acto seguido una catana nuevamente acaba definitivamente con su vida cortándole la garganta de cuajo con su afilada hoja

El heroico Gochin da el suficiente tiempo para poder defender al príncipe y a Minamoto justo en mitad del puente entre barriles y un carromato abandonado en batalla, la sangre a borbotones adornaba los adoquines anexos al puente de un rojo oscuro.

  • Tsutsui: si no queréis morir en deshonor dejarme pasar hasta mis compañeros, hablo en serio

Tsutsui es otro samurái del clan Minamoto, es un poco diferente ya que no se deja ver el rostro que lo cubre con una tela blanca manchada ahora de sangre, sin mediar más palabra el primer atacante es rehuido con maestría por parte de Tsutsui y seguidamente de un tajo de su catana xl acierta un tajo en el tendón de Aquiles, haciendo que el contrincante se desplome chillando rabia por su dolor, en el pleno silencio del samurái vuelve a repetir: - yo caeré con todo mi honor puesto en batalla

Con una simple mirada atravesó su catana en el segundo enemigo abriéndose campo hacia el puente que con un potente giro de caderas dejo al tercer enemigo a merced de su catana ensangrentada.

Corriendo hacia el puente se unió a Minamoto y al príncipe

  • Minamoto: muy bien echo Tsutsui, ¿dónde está Ichirai?
  • Tsutsui: es el arma secreto señor espere y lo podrá ver

Un caballo de guerra con su cota equipada galopa a gran velocidad en dirección al puente, mediante se va acercando se ve a Ichirai abriendo camino en lo alto del caballo catana en mano y dando tajos a diestro y siniestro, su armadura samurái ahora manchada de sangre deja ver que la intención no es otra que ir en dirección recta y cruzar el puente lo antes posible

  • Ichirai: SEÑOR¡, voy en camino, vaya cruzando el puente

A escasos metros de encontrarse el grupo empezó el adelanto del caballo asegurando el camino por delante y rechinado el caballo paro en seco en el extremo opuesto al puente ya a salvo, bajando de un salto empieza a hacer gestos con la mano de que está a salvo

  • Príncipe mochihito: no puedo correr mas

El clan Taira le pisan los talones, pero sin peligro aún

  • Minamoto: seguir hacia adelante sin mirar atrás, yo les haré frente aquí

Tras su espalda el príncipe y Tsutsui hicieron caso y corrieron para ponerse a salvo y emprender un camino hacia el exilio del príncipe

El clan Taira (de color naranja) emprenden batalla en el puente con el mejor marco posible para ellos, enfrente de Minamoto y detrás de los Taira se encuentra el templo totalmente en llamas, se puede ver algunas personas arrojarse desde los tejados y sus chillidos estremecen a los presentes más cercanos, el humo aun negro se puede vislumbrar en kilómetros dejando huella perpleja de que la guerra se decantaba más para los Taira.

  • Taira: Sabes cómo va a acabar esto, entréganos al príncipe y morirás rápido maldito falso
  • Minamoto: tu clan y el mío eran amigos años atrás, defiendo al príncipe como samurái que soy
  • Taira: somos el motivo del cambio

Desenfunda su catana y se quita su máscara con forma de mariposa naranja, Minamoto también se despoja de su máscara puntiaguda de color azul, el combate está servido.

El primer choque de catanas sonó muy fuerte para dejar paso a otros más, ambos son magistrales con la catana, pero una sucia patada de Taira tira al suelo a Minamoto

  • Taira: sigue el camino del guerrero y honra con tu muerte al príncipe

Minamoto logra bloquear el tajo y ponerse de pie lanzando un fuerte puñetazo acertando de pleno a Taira, con la mirada frente a frente se palpaba la seriedad del asunto, uno por querer cambiar la historia de Japón y el otro por defender su honra:

  • Minamoto: los samuráis surgirán, pero no contigo

Tras otro choque de catanas un corte acertante de Minamoto en el cuádriceps de Taira hizo caer de rodillas soltando su catana

  • Minamoto: tu deshonra será tu perdición

Se gira dejando a su enemigo a la espalda y se emprende el camino a cruzar el puente

  • Taira: MINAMOTO

Solo su nombre bastó para alcanzar su arco y aunque está herido en el cuádriceps está perfectamente para apuntar y disparar una única flecha con tal acierto del gemelo de Minamoto, haciéndolo caer al instante y soltar un gruñido incesante, él sabía que estaba herido pero sus compañeros y el príncipe estaban intactos, rodilla hincada en el suelo con la mirada fija hacia sus compañeros grito: - CORRED, PONER A SALVO AL PRINCIPE

  • Tsutsui: SEÑOR¡, no podemos dejarle a si
  • Minamoto: haz frente a tu valía como samurái y sirve como ayudante a la familia real, hemos perdido el templo, pero no perderemos al príncipe
  • Ichirai: señor, yo me encargare de salvar al príncipe personalmente

Acto seguido coge en hombros al príncipe y pone rumbo a la escapatoria junto con Tsutsui, dejando a Minamoto con el Seppuku ya en mente, el clan Minamoto en la batalla de Uji fue el derrotado contra todo pronóstico en 1180 por culpa del alzamiento de los Taira y sobre todo por la pobreza general de la sociedad japonesa.

Ya solo a escasos metros de atravesar el puente se encuentra Minamoto con la mirada puesta ante el templo de la familia real en llamas que aportaban un calor extra ya notable en el ambiente, herido en combate y en orgullo por no poder asegurar el camino del príncipe se pone en posición a coger su catana que yacía en el suelo, su catana fue victoriosa pero no podía dejarse capturar por los Taira y solo abrió la boca para decir una palabra

  • Minamoto: SEPPUKU

 

SEPPUKU

La derrota no es una opción para un samurái y dar información al enemigo tampoco, sin soltar lagrima alguna, Minamoto (herido) se pone en posición de cuclillas mirando fijamente a una derrota en mayúsculas, el templo de su príncipe echándose a perder debido al pasto de las llamas, la respiración está relajándose y cada pocos segundos resopla y la auto convección de una derrota deja la única alternativa para el clan Minamoto pero, nuevamente sus pensamientos no dan cabida a ella, en sus pupilas se refleja el emblema de los Taira, unos pocos del clan de color naranja se acercan al hincado en rodillas Minamoto, el aire se notaba cargado de ceniza y algunas brasas agrandan el infierno a los alrededores del puente.

  • Taira: hoy empieza el reinado de los Taira, la derrota de los Minamoto os hace más débiles y la familia real será apresada en breve, el futuro que hablas en tus poemas empieza hoy, pero con distintos personajes principales

Minamoto hace caso omiso al pequeño ejército que festejaban la victoria conseguida, el seguía en la misma posición solo que con su mano izquierda agarra su catana para acto seguido arrojarla con la perspicacia de llegar a los pies de Taira, entonces Minamoto abrió la boca

  • Minamoto: TAIRA, me acojo a la enmienda del código del bushido de aplicarme el seppuku

El silencio se proclamó ipso facto, el clan Taira de los allí presentes se miran los unos a los otros y el principal Taira empieza a cavilar sobre el vulgar harakiri para unos y el reconocimiento a un enemigo de aplicarle el beneficio al camino del guerrero para otros, el seppuku

  • Taira: (con rostro serio y anonadado), por la falta de valentía de tu clan nos vemos en esta encrucijada Minamoto, para los jóvenes el seppuku no es conocido a sí que abandonad de inmediato este puente y dirigíos a informar a vuestros superiores de la victoria (dirigiéndose a su clan, los Taira)

Tras la sorpresa de la noticia recibida y el desconocimiento del mismo muchos asistentes comienzan a darse la vuelta y alejarse del lugar a la vez que los más cercanos preguntan que será el seppuku, mientras tanto alrededor de unos doce samuráis (todos menos uno, Minamoto) se acercan aún más a Minamoto

  • Minamoto: como bien sabes no me puedo dejar atrapar por el clan rival
  • Taira: (a escasos metros) ¿de verdad quieres aplicarte el seppuku?

Sin mediar palabra Minamoto señala al “tanto” – espada pequeña de uno quince centímetros

  • Taira: (arrodillándose a su adversario derrotado) – por tu lealtad y honor se te aplicara tu último deseo del seppuku, beberemos “sake” (bebida alcohólica obtenida a través del arroz) juntos;  
  • grita: ¡APRESAD AL ENEMIGO¡, LLEVADLO A MI TIENDA, AHORA ¡

Dos samuráis del clan Taira cogen de ambos hombros y cargan con Minamoto en el aire y comienza el arrastre del enemigo y a la caída de su honra, a medida que se acortan los metros hasta la tienda las miradas de unos y otros con asombro por entender la decisión del enemigo es la más dolorosa pero la más honorifica, no se conoce un seppuku real hasta la fecha y ahora se iba a aplicar el ritual del seppuku a un enemigo, al llegar a la tienda de los Taira dejaron caer a Minamoto

  • Taira: traedme el mejor sake que encontréis, tinta y papel de arroz
  • A LA ORDEN, respondieron y se pusieron en camino a ello

La atmosfera se respiraba con aires de humedad mezclada con tierra recién mojada, aunque en el exterior sucedía un infierno de fuego de incendios continuos sobre los alrededores y en el asfalto se amontonan los cadáveres de ambos bandos y algún que otro civil, la contienda tocaba casi a su fin, ahora toca el inicio de barrer el castigo de los Taira a los Minamoto, en el exterior ya no se escuchan choque de catanas ni improperios entre bandos ya que la regla de los Taira era de no dejar vivos que porten el kimono azul, el naranja debe predominar hasta por encima del rojo sangre derramada por los enemigos, solo una excepción de última hora, el samurái Minamoto que ganándose el respeto del enemigo está bebiendo sake y brindando por un futuro “shogunato” (reinado samurái)

  • Taira: te has ganado el respeto de mi familia Minamoto

Ambos se miran y copa en mano se beben el brebaje de arroz fermentado de un trago que como consecuencia sueltan un resoplo

  • Minamoto: gracias por ayudarme en el final del camino del guerrero, mi familia sabrá como recompensarte después de las futuras batallas, un buen guerrero sabe elegir lo que es mejor para el respeto del contrincante, aunque este sea derrotado
  • Taira: brindemos de nuevo y te dejo a solas para que escribas tu “zeppitsu” (Ultima pincelada en forma de poema de despedida antes del Seppuku)

Ahora Minamoto está solo ante un papel y sus pensamientos rondan dando vueltas para plasmar su último poema que quedará recordado durante infinitas guerras, no le tiembla el pulso en los primeros trazos y sus ojos se percatan de que su fin está más cerca de los que su buena salud le permitiera, se aferra de valor para afrontar su sabia decisión ya tomada, la cabeza empieza a darle vuelta y sus demonios internos se apoderan de su mano al escribir el siguiente “Zeppitsu” (poema):

 

  • Como un árbol fosilizado
    del que no se esperan flores
    triste ha sido mi vida
    destinada a no producir ningún fruto.

 

Las lágrimas ya si brotaban de las mejillas de Minamoto, su despedida ya está cerca cuando pasaron unos 40 minutos de soledad para Minamoto, no necesita más y se frota los ojos y asiente como confirmación de su valor por este acto, en ese instante entra Taira con una compañía conocida por ambos

  • Watanabe: (con cara de asombro) hola señor, siento mucho que nos veamos así, quiero decirte que desde el clan Minamoto estamos muy orgullosos de usted, no traigo buenas noticias

Mientras se agacha con el puño en el corazón con la cabeza baja

  • Minamoto: levanta la cabeza amigo pues tu eres el futuro que debe subir hacia el cielo el nombre de los Minamoto, mira a tu enemigo Taira y brindar a la historia una buena batalla de samuráis para dar comienzo el “shogunato”
  • Taira interviene: - Él se ofreció a arrojar tu cabeza al rio Uji para que yo no cobre recompensa por tu derrota y he aceptado a que entre en la tienda después del “seppuku”, ahora déjanos solos Watanabe para que sigamos, te avisare cuando se termine y te dejaremos solo en el sendero hacia el rio Uji. Cabe decir que mi clan y el tuyo están en guerra, somos enemigos

Una vez enrollado el zeppitsu y puesto en frente de Minamoto, Taira le entrega el tanto a Minamoto mientras les mira a los ojos asombrado por la gran proeza que va a hacer.

Minamoto se despoja de las mangas para entremeterla por sus rodillas evitando no caer hacia atrás, para que después su cuerpo ya sin vida permanezca  derecho y con total frialdad desenvaina el tanto que tras la última exhalación de aire introduce en el centro de su abdomen, (suelta un pequeño quejido) no hubo gritos ni derrotados ni vencedores solo tragos de saliva cada vez más seca por parte de Minamoto, ambas manos agarran el mango y empieza el camino hacia la izquierda y luego hacia la derecha para acabar de nuevo en el centro, aún vivo y desangrándose por la gran herida emana sangre pero la vista sigue recta y su rostros serio se despide ya de esta vida y su alma que el nota como se empieza a escapar de este mundo para formar parte de otro acompañada del calor corporal hacen que las velas de la tienda tintineen unas cuantas veces dejando unos segundos de oscuridad total para dejar paso a un amarillo tenue

  • Minamoto: Taira, es la hora, gracias (cerrando los ojos)

Taira asienta y desenvaina su catana bien afilada

  • Taira: Suerte en la otra vida compañero samurái, fuiste un gran adversario

Y al levantar al aire la catana para acto seguido decapitar de un tajo la cabeza de Minamoto también corto el tiempo y al clan Minamoto, el silencio parece más incómodo de lo habitual, la cabeza choca contra el suelo, pero el cuerpo decapitado permanece recto con el seppuku perfectamente realizado, lo más importante del seppuku ya estaba hecho, el primer seppuku de la historia.

Taira recoge la cabeza de Minamoto y la introduce en una bolsa para acto seguido salir de la tienda apagando antes las velas dejando la estancia totalmente a oscuras, la soledad de esa tienda jamás se podrá describir del acto histórico que se acababa de producir.

  • Taira (saliendo de la tienda): señores (se forma una pausa) hoy no ha ganado los Taira, Hoy se hace historia entre los samuráis y ha ganado el valor y el respeto por el enemigo, que el día de hoy se refleje el derecho de aplicarse el Seppuku a cualquier samurái que con valor y espíritu lo reclame, hoy y mañana se rendirá luto al enemigo y se parara la guerra y se ofrendará el “zeppitsu” a los Minamoto, ahora descansar de este día y reflexionar por esta cultura que ambos amamos

Todos los presentes despidieron a Watanabe con la bolsa con la cabeza de Minamoto y el “Zeppitsu” del mismo, Watanabe se aleja del camino y deja atrás al clan Taira para dirigirse a arrojar la cabeza al rio Uji y posteriormente declarar el último poema de Minamoto como acto heroico de guerra, sus palabras serán recordadas para toda la historia de Japón

 

  •  
  • Como un árbol fosilizado
    del que no se esperan flores
    triste ha sido mi vida
    destinada a no producir ningún fruto.

 

 

 

EPILOGO

 

El 23 de junio de 1180 comenzó la batalla de Uji dejando paso al inicio de las guerras Genpei, debido a estas revueltas en las calles con tanta pobreza aparecieron pisando fuerte los samuráis con sus clanes a la cabeza, aparte de los Minamoto y los Taira también estaban los Fujiwara (consortes a la familia real japonesa)

Durante se este periodo se escribió la primera novela conocida como Genji Monogotari

La belleza era muy importante inculcada en la sociedad, según tu belleza estabas mejor visto

Empezaba a formar el cuerpo del primer shogunato por el 1185 por los Minamoto

Días después de este relato, desafortunadamente el Príncipe mochihito fue capturado por los Taira a escasos poblados de Uji y asesinado poco después

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Periodo Heian (1180) Minamoto no Yorimasa abre la veda de un ritual samurái que eleva de grandes guerreros a los ejércitos de Japón, el seppuku

    un secuestrador, un secuestrado…y Arantxa

  • 2
  • 3.0
  • -

jamas me llamare escritor pero si un brutal aficionado de la lectura y escritura

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta