cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Septiembre
Reflexiones |
30.08.16
  • 4
  • 2
  • 861
Sinopsis

Reflexiones en clave nostálgica.

El viento barre las vacías calles, y la ominosa presencia de nubes preñadas de lluvia toma forma. Hay un cambio sutil en el ambiente, puede notarse el ozono que anuncia tormenta, y la humedad se incrementa hasta que es como si estuvieras sumergido en algun mágico lago de etéreas aguas, como si el beso de una sirena te hubiera arrastrado a su pelágico reino. El vello se eriza inconscientemente, previniendo con su gélida sensación el momento en que el cielo se rompe, y frías lagrimas caen suavemente, disolviendo el aroma margoso del terreno con una limpia caricia.


Aún es demasiado pronto para que la alfombra del Otoño, dorada y carmesí, extienda su manto sobre el suelo del bosque, y todavía verdes tapices adornan sus paredes. Cuando el llanto termina, puede entreverse como la misma tierra, azotada por el astro rey durante toda una estación, abre su anhelante boca, respirando de nuevo, guardando fuerzas para el invierno. Si uno se detiene lo suficiente a escuchar, casi puede oirse el suspiro, mezcla de alivio y pesar, que emana del suelo.


Septiembre tiene un aroma picante a libro viejo, a humedad y tierra fértil, a patios de hormigón batidos por la lluvia temprana, a tiza en el aire y tinta en los dedos. Tras los placeres del reinado de Apolo, nos parecen parcas y frías las dádivas de este mes, pero, aunque no tan cálidos y animosos, tambien sus secretos son bellos, y merecen ser disfrutados.


Septiembre me sabe a nostalgia, a reencuentros, finales y comienzos. Es el momento en que tus viejos y polvorientos compañeros de aventuras te reciben con los brazos abiertos. Darwin y Aristóteles, Newton y Da Vinci, Alejandro y César... todos ellos ansían contarte su vida, sus obras, y sus milagros. Falanges apretadas de afilados lápices forman ante nosotros, sacapuntas brillantes, aroma dulce de goma de borrar y calculadoras con esparadrapo....tiempos sencillos y lugares conocidos.


Y es que, amigos, Septiembre tiene alma de libro....de libro viejo y usado, remendado mil veces con celofán transparente, forrado con papel de estraza, marcado por dedos ansiosos, aburridos o indiferentes. Hay imágenes en sus márgenes, extrañas e ignotas claves que tan solo ante su redactor cobran sentido... corazones y flechas, mensajes garrapateados ante la atenta sombra del profesor, promesas y amenazas, sueños y esperanzas, rencores y venganzas. Pálidos avatares que forman oscuros hitos de tinta, como el leve rastro de un roedor asustado en el olvidado camino de nuestra infancia. Camino sin retorno, en el que nunca miramos atrás, en el que nunca nos detenemos a admirar el paisaje, hasta que ya es demasiado tarde para poder hacerlo.


Uno de los grandes problemas de crecer es quizás el cómo todo se vuelve homogéneo, cómo cada día tan sólo es seguido de otro, sin importar mes, año, decada o siglo....Ante el azote del tiempo, el uno de septiembre sólo es martes, Nochebuena un turno de horas extra, y un cumpleaños tan sólo otro clavo en tu ataúd. Es hermoso cuando, de niño, podías observar cada estación vibrar, con su magia acariciando tu mente, y su aroma envolviendo tu piel. Crecer es quizás matar las sorpresas, derribar los muros del castillo de arena que llamamos ilusión. Olvidarse de princesas y dragones en favor de listas de la compra y declaraciones de renta, pasar de conquistar países con tu invencible espada a luchar una batalla perdida contra una inquebrantable esclavitud hipotecaria, ver como, cada vez que la máquina de fichar perfora implacablemente tu tarjeta, se lleva con ella un día de tu vida, y un jirón de tu alma, que ya nunca más volverá.


En ésta amarga carrera contra el olvido tan sólo contamos con los recuerdos para que sirvan como luces en la oscuridad.Son como hebras de un tapiz que cosemos cuando avanzamos, y se deshilacha cuando dejamos de mirarlo, de modo que sólo podemos ver la imagen del presente apresurado, con el ayer robado, y el mañana incierto.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.55
  • 208

Vagabundo. Narrador. Aventurero. Soñador. Forastero. Soldado. Amante. Monstruo. Viajero. Cínico. Nocturno. Humano.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta