cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Serie EvA: -Daniela- 📕 (III)
Fantasía |
31.12.19
  • 4
  • 14
  • 1417
Sinopsis

Cuando Daniela y su amiga subieron al ferry eran las siete de la tarde. Partía a las ocho, y a las ocho de la mañana llegaba a la isla de Formentera. 

Era una salida de chicas, una semana para tomar perspectiva de sus respectivas relaciones sentimentales. 

 

La hermosa isla se recorría en poco tiempo y era una maravilla ir descubriendo sus calas y disfrutar de las aguas cristalinas de todas ellas.

Invertían el día en ello y por la noche ambas visitaban el puerto para tomarse una copa  y terminaban la noche en una discoteca, abarrotada de turistas de todo tipo.

 

Como esa noche. Mientras terminaba su bebida vio a su amiga en plena faena con un chico grande como un armario, todo lo contrario que ella, menuda y delgada. 

 

—¿Te ha dejado sola tu amiga?

 

Miró al joven que le hablaba en voz alta cerca de su oído y le pareció conocido. Pero no supo ubicarlo.

 

—Soy Pablo, el barman. ¿Y tú eres...?

—Daniela. —dijo reconociendo entonces al simpático barman que les haba servido las copas los últimos tres días.

 

La música estaba a un volumen exageradamente alto y de común acuerdo salieron a la calle.  Eran las primeras horas de la madrugada y se agradecía el frescor húmedo después del ambiente cargado de la sala.

 

—¿Cómo no estás trabajando?

—Hoy libro, contesta Pablo.

—¿Libras y pasas la noche donde trabajas? Daniela se ríe con ganas, al ver la cara de excusa que pone.

—Cuando trabajo no puedo disfrutar de la música, ni de las chicas como tú que aparecen en la disco.

—¿Como yo? ¿Qué significa eso?

—Guapas, interesantes... sexys.

—¿Así es como se liga aquí? —responde sonriéndole.

—Bajemos al puerto, te invito a una copa, —cambia de tema Pablo.

—Claro, vamos. 

 

El chico la lleva hasta donde está aparcada su moto. Suben y se dirigen al malecón. Hay todavía algún bar abierto y se sientan en una mesa al lado del mar. Transcurren las horas sin darse cuenta y la conversación distendida hace crecer la confianza entre ellos. Y algo más.

 

—¿Cuándo te marchas? —pregunta Pablo.

—Mañana por la tarde, en el ferry de las ocho.

—¿Has visto alguna vez la salida del sol desde la playa? Si quieres podemos acercarnos.

—Pero faltan unas horas todavía... —duda ella, —bien, avisaré a mi amiga para que no me espere.

 

Al llegar a la playa es noche cerrada todavía. Pablo ha puesto su chaqueta sobre los hombros desnudos de Daniela. Su top y minifalda no abrigan del relente.

Se sientan apoyados en una roca, mirando el mar en silencio, sin saber muy bien qué decir.

Son dos personas que no se conocen pero se atraen.

Y cuando cruzan su mirada sus rostros se acercan, las olas se detienen y sus labios se encuentran.

 

—Pablo, eres tan tierno...

—Porque me siento bien contigo. Si me dejas...

Ella pone su dedo índice sobre sus labios.

—Te dejo. No pidas permiso.

 

Con una sonrisa en sus labios Pablo tiende a Daniela sobre la arena. Sus miradas son como sogas trenzadas de junco que los unen fuertemente. Ella le desabrocha los botones de la camisa y acaricia su pecho; él sigue la línea de sus caderas. Sus bocas conspiran para hacer surgir el deseo que los impulsa a conocerse, como si pudieran medir su excitación con las manos.

Se recorren mutuamente con avidez, hasta que el placer funde sus cuerpos, que se unen bajo el manto de estrellas en la madrugada.

 

Cuando rendidos, yacen abrazados, se ofrece a sus ojos la maravilla del orto desde la solitaria playa.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Agradezco tu comentario, Kerman. Un grado! Con nueve llevo cuatro capas! Besos
    Una fantasía que bien podría convertirse en realidad, ¿por qué no? Hay que estar abiert@ a que suceda una experiencia tan hermosa y, lo de ver juntos la salida del sol, me ha llegado al alma. Un grado de temperatura cuando he sacado a mi Txolo de paseo esta mañana con mi espíritu tropical sufriendo a cuestas...
    Francesc, no te me disgustes. Personas abusonas e interesadas las hay en los dos sexos, lamentablemente. Y más lo sabes tú, que te basas en hechos. La verdad, es que conozco más casos de mujeres abusonas, que al revés. Venga, abrazo de paz?
    Una simple aclaración. En mi reflexión de la otra página sobre LA DEFENSORA DE LOS HOMBRES, sé que hay mujeres no demasiado positivas, que al amparo del feminismo y de sus leyes que según ellas fiscalizan a los hombres, se ensañan con ellos de mala manera. Y yo no generalizo, ni fabrico opiniones subjetivas, sino que me baso en hechos.
    Gracias por tus palabras, Leomaria. Fuerte abrazo!
    Tu autenticidad habla por ti....Un gran abrazo amiga!!!!
    El primer comentario del año, te lo agradezco, Miki. Leí no hace mucho que los sueños y fantasías forman parte de nuestra realidad... aunque no hay por qué creerse todo lo que se lee. Un besazo
    Que bonita es la afinidad. Que fácil resulta un encuentro cuando no hay barreras emocionales. Ojalá las fantasías se realizaran tal como improvisan en nuestra imaginación. Momentos de pasión que se agradecen leer encanto. Sigues siendo de lo mejor de este lugar. Besos incandescentes
    Muchas gracias, Gabrielle. Muchos besos e inspiración para el año nuevo! Un chin chin y un beso!
    Me alegro de que te haya gustado, Francesc. No sé si lo soy o no...pero si te lo parece, está bien. El estómago bien... y gracias por tus buenos deseos. Te envío a ti los mejores para el 2020, con un montón de inspiración para que nos regales más emociones. Siempre me porto bien, jajaja! Un beso y un brindis!
  • -...algún día vendrás a mi... - el Vacío la rondaba endiosado. Sabía que no era fuerte. ... -Eso no ocurrirá -le respondió ella, segura, pero si se da el caso, si llega a ocurrir, puedes llevarme contigo...

    De cómo aparece uno de los DEMONIOS COLORAOS en la Llanura Abisal de Pernanbuco después del party de este pasado abril, con las PEQUEÑAS DIABLESAS...

    Micro

    Mi agradecimiento a Jovato, autor de la opinión mencionada en el relato.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta