cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Sí, al final... salté
Drama |
28.02.19
  • 4
  • 5
  • 182
Sinopsis

.

Apenas habían pasado unos segundos desde que me planté allí, pero, caminaban tan despacio las agujas, a mí me parecían horas. De pie, junto al borde, miré al fondo del cauce,… yo. A mí, los que se mantenían unos metros más allá; unos nerviosos, otros indecisos. Incrédulos los que más.

Un temblor intenso, continuo, veloz como el repiqueteo del timbre de un despertador antiguo, me recorría el cuerpo, mientras unas gotas de sudor se desprendían de las patillas y recorrían las mejillas hasta llegar al mentón.

Los curiosos, muchos, miraban haciéndose cruces,… algunos. Otros  gritaban para que desistiera de mi empeño, pero yo, después de varias ocasiones desperdiciadas, había decidido que este sería el día ¿Para qué desaprovechar una ocasión como esta? De no hacerlo seguiría con la misma matraca en la cabeza, arrepintiéndome de no haber tenido el valor suficiente para dar este paso, un paso nada más,… al vacío.

Los gritos hicieron eco en las paredes del barranco justo en el momento en que decidí dar ese paso. El aire, por la tremenda velocidad que cogía en la caída, me golpeaba la cara, deformaba los pliegues de la piel, me despegaba los labios, en contra de mi voluntad. Unos instantes fue suficiente para que, como infinidad de veces he escuchado, toda mi vida pasara por delante: mis padres, los primeros, mi mujer, que en multitud de ocasiones ha intentado quitarme la idea de la cabeza, mis hijos, para los que siempre he sido su mejor juguete, mis amigos, con los que tantas risas y lloros he compartido,…, todos en unos cortos instantes de caída; no más.

Sí, porque a pesar de lo alto que lucía aquello, al menos a mí me lo parecía visto desde arriba, unos segundos eran suficientes para acabar el recorrido, que, una vez empezado, no tenía vuelta atrás.

¡Uuaauuu! El reventón de adrenalina consiguió que no sintiera como me crujieron las vértebras cuando, la cuerda elástica que sujeta el arnés, llegó al tope y frenó bruscamente la caída, a unos pocos palmos de la superficie de la cristalina agua que corría, serena, por debajo del ojo del puente.

Puente, puenting ¿Qué más da? Sólo puedo decir que este viaje hay que repetirlo, ¡seguro!
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Con el paso de los años vamos reuniendo vivencias que, en ocasiones, nos apetece compartir. Sin la más mínima pretensión, unas reales, otras ficticias, aquí están algunas de las mías.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta