cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Siempre nos quedará Septiembre
Varios |
13.12.11
  • 4
  • 3
  • 3333
Sinopsis

Siempre nos quedará Septiembre nos muestra el día a día de un novato universitario a lo largo de un curso. Sus temores, conflictos internos, amistades, amores y vivencias de todo tipo. Todo ello tratado desde el humor y con un lenguaje cercano. Estoy empezando el libro y he querido publicar este capítulo para que me aconsejaran. Es un capítulo suelto, que aun no se si se incluirá en el libro, pero como hay que escribir todo lo que se nos venga a la cabeza...Pues aquí lo dejo.

 

Y ahí estaba yo, tirado sobre la cama, con una resaca del quince o del cuarenta (otra más) y con el hígado deshecho no sé muy bien por cuantos tipos de chupitos diferentes: cerebrito del norte, absenta, orgasmo, absenta, pis de pitufo, absenta, suavecito, chupetón…y más absenta. Con esos nombres debería estar bajo tierra, muerto y rematado por envenenamiento. Desde luego esta tía era un auténtico pozo sin fondo, vamos, lo que se conoce como una esponja.

Salí de mi letargo y sin comerlo ni beberlo me hallaba envuelto en una conversación entre Alex y David. No sabía muy bien como aquellos malditos “tocapelotas” habían ido a parar a mi cuarto y menos aún conocía la razón de porqué cojones mantenían la conversación en tonos tan altos. ¿Afectaba el alcohol a mis sentidos haciéndolos más vulnerables a los estímulos?, ¿o es que…?.

-¡Oh, MIERDA! No vuelvo a beber ­-Sin comentarios.

-¿Tio, te hemos despertado? -Dijo David.

-¿Y tu madre que tal? -Contesté.

Intenté incorporarme sobre la cama y abrir los ojos pero la luz era cegadora. Resoplé y volví a tumbarme boca-arriba sobre la cama, tapándome la cara con la almohada, que por dar más detalles, olía mal y estaba llena de saliva reseca.

-¿Qué tal anoche? -Preguntó David.

-¿Por qué estais en mi cuarto?

-Alex ha vuelto a pelearse con “Pies grandes” -Informó David.

-Son lances típicos de un partido de fútbol -Puntualizó Alex.

-¿Hacerle una entrada tipo Pepe son cosas típicas de un partido?

-Lo vi en la tele.

-Has pateado su cabeza.

-El me agarró en un corner.

-Prácticamente lo mismo -Dije en modo irónico saliendo de mi oscuridad.

-Exacto -Respondió Alex ni más convencido de que le había dado la razón, este chico era una causa perdida, había perdido la cuenta de las veces que había peleado/discutido con el imbécil de Pies Grandes.

-Vamos a ver, tio -Comenzó David.

Ahora seguramente vendría una de sus típicas citas de algún escritor/filosofo/personaje estrafalario y/o marginal.

-¿Sabes que dijo el “Gran Francisco de Quevedo”?.

<< ¡Oh, no! Ya empezamos >>. Alex resopló.

-¿Eh? ¿Sabes que dijo?

-¡Oh no! Que Vedo mis ojos.

Yo reí, pero David le soltó un pequeño guantazo a Alex.

-¡Auuhh! Joder.

Jamás pensé que David reaccionaría de aquella manera, pero me alegraba, nuestro pequeño pollito friky estaba saliendo del caparazón.

-Escúchame. Quevedo dijo: De la guerra sale…

-La muerte -Cortó Alex.

-¡Noooo! De la guerra sale la paz, de la paz sale la abundancia, de la abundancia el ocio…

Alex seguía con los ojos las manos de David, que no dejaba de gesticular, pues en estos casos le encantaba hacerse el interesante. Tan interesante a veces que rallaba lo repelente.

-Del ocio sale el vicio y ¿y del vicio?

-El sex…¡Ohhh mierda, no pienso pienso follarme a ese gilipollas! Que se lo folle el maldito Gongora de las narices -Se levantó de la silla enérgicamente.

-Quevedo -Corregí.

-Qué más da quien sea, no voy a…

 -Era -volví a corregir.

-¿Qué?

-Era. Quevedo era, está muerto.

-Pues que se joda. No me extraña, a nadie se le ocurre ir pregonando cosas como esa por ahí. Seguro que se lo cargó alguno de los que le leía en Twitter.

Y salió de la habitación dando un portazo. David y yo nos miramos incrédulos. ¿Cómo demonios había conseguido este tipo llegar a la universidad? ¿Realmente no sabría quién era Quevedo? Seguro que habría sido un lapsus, nada que ver con la L.O.E. ¿Llegaría este personaje a convertirse en cirujano? Por el bien de la humanidad esperaba que no.

-Bueno, entonces ¿anoche que tal? –Me preguntó David.

No contesté.

-Vamos, cuéntame… ¿pillaste cacho? Tío una fiesta de Audición y Lenguaje es para pillar cacho.

<< “Modo irónico ON”: me lo dice el que ha ido a muchas fiestas de Audición y Lenguaje y se ha cepillado a media facultad. “Modo irónico OFF >>.

-Qué va. Me lo pasé genial, pero no pasó nada -La verdad es que no recordaba nada a partir de las…mmmm, las…el sexto cubata y el “decimonosecuanto” chupito.

Me levanté de la cama para salir al baño a darme una ducha y dar por terminada la conversación, mientras cogía la toalla de la percha de detrás de la puerta David volvió a hablar:

-¿Qué coño es esto?

Me di la vuelta y lo vi de pie con la mano levantada frente a mi y recolgando entre sus dedos un tanga.

-No tengo ni idea -Contesté.

 La verdad es que no tenía ni la más pajolera idea de qué coño hacía un tanga de tía, pues era de tía, en mi cama. Una sensación de triunfo se despertó en mi interior, para ser más exacto del ombligo hacia abajo. ¿Habría pillado cacho la noche antes? Pero por otro lado una alarma se encendió, esta vez del cuello hacia arriba. Esperaba, por mi bien y por el de todos los santos y sus familiares, que no la hubiera cagado como había sido costumbre en ocasiones anteriores.

-Venga Rocco, puedes contármelo -Me dijo mientras manoseaba el tanga con sus manos y en su cara aparecía una sonrisa de pervertido que haría que la mismísima Guardia Civil colgara en la web su fotografía entre otros muchos depravados.

Le arrebaté el tanga de las manos. Sería la última persona del mundo mundial al que le contaría mis intimidades, pues David no era que digamos el paradigma de la discreción.

-No hay nada que contar. Ahora ¿me dejas que me voy a duchar?

-Por supuesto…Rocco- Dijo David mientras dejaba mi cuarto riéndose y haciendo gestos de “fucker”.

-Ni una palabra a nadie. O te…

Ya se había largado del cuarto, dentro de un rato el tanga sería el tema del día en el comedor y tendría suerte si no se convertía en “Trending Topic Mundial”. Puñeteras redes sociales.

Un tanga. En mi cuarto. Después de una noche de fiesta. Sin rastro de su dueña. Sin señales que delataran que en aquella cama había habido sexo durante la noche. Y sin rastro en mi memoria de lo que había ocurrido. Realmente tenía que dejar de beber. Y ahora lo pensaba en serio, no quería imaginar todo lo que me perdía durante mis noches de desfase. Tendría que preguntar a Rebecca, maldita Rebecca y su pelo largo y moreno y sus curvas y sus ojos. Maldita Rebecca entera que me arrastraba por estos caminos.

 

s como ella.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Te agradezco que hayas leído mi escrito, ya está terminado, por otra parte también agradezco las animadas críticas. Bueno en si este capitulo me parece llevadero y fácil de leer si es lo que buscabas. Sería interesante para mí leer algo más haber si me engancha. por lo demás esta muy bien narrado. saludos
    Escribe tus comentarios...
    No es lo que los puristas llamarían un texto literario, pero describe perfectamente una situación (salvando las distancias de detalles, compañeros de piso, etc) muy familiar durante ciertas épocas universitarias -y no tan universitarias-.
  • Este es un fragmento de la novela que estoy intentando escribir. No se si llegará a buen puerto. Llevo un tiempo sin publicar pues estoy intentando dedicar mi poco tiempo libre y todas mis fuerzas e ilusión a dicho proyecto.Así que os dejo un trocito que pertenecería más o menos a la mitad de la novela. SINOPSIS: la Teniente Vázquez y su ayudante se enfrentan a un temible asesino en serie con una siniestra forma de actuar: amputando los dedos de sus víctimas y dejando un macabro "detalle" en la escena del crimen.

    En 1989 un macabro crimen tuvo lugar en un pequeño pueblo del este de España. Años más tardes a pocos kilómetros sucedió el que quizás es uno de los crímenes más espeluznantes y mediáticos de la historia reciente. Este relato es un pequeño homenaje a las víctimas y a sus familiares. Y que hoy en día siguen luchando porque se haga justicia y se detengan a los verdaderos culpables. El relato puede ser un poco crudo, pero no se acerca ni de lejos a lo que tuvieron que sufrir aquellas inocentes criaturas.

    Continuación de Fenómenos Inexplicables que podéis leer aquí: http://www.tusrelatos.com/relato.asp?Leer=39459

    Una casa con pasado, pasos de madrugada, puertas que se abren, golpes...y una joven pareja asustada ante los fenómenos inexplicables de los que son testigos.

    Diario del Soldado Eric.J.Derick. Combatiente Aliado en la Segunda Guerra Mundial.

    Espero que esta historia sirva para concienciar a la gente sobre los peligros del alcohol y la velocidad al volante.

    Siempre nos quedará Septiembre nos muestra el día a día de un novato universitario a lo largo de un curso. Sus temores, conflictos internos, amistades, amores y vivencias de todo tipo. Todo ello tratado desde el humor y con un lenguaje cercano. Estoy empezando el libro y he querido publicar este capítulo para que me aconsejaran. Es un capítulo suelto, que aun no se si se incluirá en el libro, pero como hay que escribir todo lo que se nos venga a la cabeza...Pues aquí lo dejo.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta