cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Silencio
Reflexiones |
09.01.14
  • 4
  • 18
  • 3866
Sinopsis

Ausentes de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, en nuestro interior tenemos un mundo aparte.A menudo el trasiego de la vida diaria, nos evade de nuestra propia verdad.

Ausentes de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, en nuestro interior tenemos un mundo aparte.A menudo el trasiego de la vida diaria, nos evade de nuestra propia verdad.Realmente vivir tan rápido como la vida obliga, es a menudo más fácil , no tener que afrontar lo que vamos guardando en nuestra mochila interior, estar constantemente entretenido ,con motivos sobradamente justificados como puede ser el trabajo o la familia, es la más común de las cosas.

Lo difícil es aceptar el silencio, acallar el vaivén de la rutina, de las cosas. Mantener la cabeza con el cartel de ocupado todo el tiempo, es a mi parecer lo más cómodo.Lo complicado surge cuando hay que afrontar cosas que duelen, que no habías planeado, ni que ocurrieran ,ni que te pasaran, o quizás que no habías ni soñado que podrías vivir, en tu propia piel o tan cerca de los más allegados, que por supuesto te salpican, y sin darte cuenta su historia, se convierte en la tuya sin quererlo.

Cuando silencias todo el ruido de alrededor en el que nos refugiamos, hay que mirarse a uno mismo por dentro y ver que es lo que has hecho con tu vida, contigo mismo, hasta entonces.No hablo de grandes cosas, cada uno tiene su vida, sus vivencias con mayor o menor calado, pero todo forma parte de lo más grande que tenemos, nuestra propia vida.

No importa la edad seas más joven o no tanto, hay quien tarda más, hay quien se encuentra antes, puede que nunca, pero si haces caso a tu yo más profundo tarde o temprano  se encenderá la luz de nuestras entrañas y habrá que ajustar cuentas con el juez más implacable y menos compasivo del mundo, que es sin ninguna duda, nosotros mismos.Es mejor ir haciendo pequeños juicios rápidos a nuestra conciencia, que esperar al juicio más duro de todos con muchas causas pendientes con uno mismo,aunque solo sea para hacer examen de nuestro interior y ver si realmente estamos siendo justos con los demás, o nos estamos tapando bajo una capa de egolatrismo constante.Lo bueno de todo esto es que cuando lo logras, cuando te enfrentas y ajustas cuentas contigo mismo, te conoces más, puedes ser más feliz y en consecuencia, todo en la vida cobra un nuevo sentido.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Nada más importante que la quietud. Sin ella no hay claridad para ver lo que haces... Y quizá ese sea lo único importante en esta existencia... disolver el tú, en el yo... Saludos.
    Bienvenida Soledad, solo frente a ella podemos pensar, crear y conocerse a uno mismo. Me encanto tu relato. Felicitaciones.
    Uno mismo el juez más implacable. Cuidado con sus sentencias, a veces incluso acierta
    Compaginar el trasiego diario con nuestro mundo interior debería ser de obligado cumplimiento para evitar perder nuestra esencia. El que se dedica un momento del día así mismo lleva mucho ganado, pues cuando ya de anciano las cosas no vayan tan rápido y sí haya tiempo para esos juicios de valor, probablemente lamentará no haberse dedicado más a sí mismo. Muy cercano y comparto cada palabra. Un saludo.
    Hola Nora: suscribo de la primera a la última de tus palabras.- Una reflexión tan clara como el agua de lluvia.- Saludos
    Silencio....se escribe. Un abrazo.
    Esto de lo que hablas ahora lo llaman Mindfulness: parar, ser consciente, no dispersarse. Te interesaría creo , esta muy de "moda" ahora en la Psicología y también en Terapias Alternativas. Después del rollo, decir que estoy de acuerdo en general. Yo necesito mis pausas y me niego a dejarme llevar por una velocidad estúpida ni a que sea primavera en diciembre,jeje. Saludos
    Muy filosófico tu texto. Es real lo que planteas acerca de las evasiones que con tanto ruido que nos rodea, queremos hacer de nuestro ser interior, como si nos doliera analizarnos en nuestro proceder cotidiano. ¡Felicitaciones!
    Hola Nora, muy cierto y muy bien escrito. De un simple vistazo muchas veces es facil darse cuenta quien se escucha a si mismo y quien no, y siempre hay que quedarse al lado de los primeros, que tienen mas que ensenar y ofrecen palabras mas sabias. Un saludo, es siempre un placer leer lo que escribes.
    Pánico tengo cada vez que miro en mí, y me juzgo. Prefiero no fijarme demasiado o me costaría seguir siendo quién soy. Buena reflexión.
  • Siento muchísimo haberte hecho daño, siento las lágrimas, los temblores, el desasosiego que te causé. Las ilusiones rotas, los esfuerzos en vano, las dudas, las noches sin dormir, los cigarrillos de más, las charlas infructuosas, mi mirada perdida, mis pocas ganas de seguir, mi melancolía, mi tristeza, los dolores de cabeza.

    El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

    Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

    He pensado tantas veces en que sería de mi presente si hubiera elegido otros caminos que la sola idea de volver a intentar valorarlo me aburre.

    Los pájaros que cada día visitaban mi soleada terraza aún no habían venido, todos los días hacía lo mismo, sacaba al perro a la misma hora y la misma pregunta a horas distintas.

    Cada día huele más a verano y todavía es invierno, un invierno que se ríe del frio. Un invierno que no quiere serlo, un invierno que quiere ser primavera, como cuando una mujer siendo morena decide que es rubia.

    Sabía que estaba viviendo tiempo de regalo desde que me levantaba por la mañana con la temperatura corporal de una merluza congelada.

    Hoy he podido dormirte en brazos a la hora de la siesta, yo sentada en tu camita y tú en mis rodillas, dejándote llevar por el suave balanceo que hacía temerosa de que quisieras que parara.

    Al principio del camino hay un montón de libros apilados en el suelo, ya los estoy viendo.

  • 27
  • 4.7
  • 72

No sabría como empezar...

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta